El Año de la Paz y la Misericordia

Las palabras del Papa Francisco, en su mensaje para Jornada Mundial de la Paz, han  querido subrayar que Dios no es indiferente a nuestra suerte, que a Dios le importa la humanidad, a la que no abandona. Esto significa que la paz es un don de Dios y que no debemos perder la esperanza en la capacidad del hombre de superar el mal con su gracia. En esta perspectiva, Francisco nos invita a desarrollar un corazón humilde y compasivo, capaz de anunciar y testimoniar la misericordia como antídoto a la indiferencia global y al cinismo destructor.

En suma, la propuesta del Papa para este nuevo año consiste en desarrollar personal y comunitariamente esa forma de vida que la tradición cristiana denomina “obras de misericordia”. Ese es el verdadero fundamento de una paz que debemos construirse tenazmente, combatiendo el veneno de la indiferencia que amenaza a la familia humana. Que sea este el sentido de nuestra felicitación en esta antesala del 2016.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>