El Belén y la cruz

Lo absurdo del propósito de intentar eliminar la cruz de las escuelas públicas se constata simplemente con observar la realidad. Pocos d…

Forum Libertas

Lo absurdo del propósito de intentar eliminar la cruz de las escuelas públicas se constata simplemente con observar la realidad. Pocos días antes de que este hecho se produjera en el Congreso, se dio a conocer una sentencia de un tribunal de justicia de Murcia que rechazaba la demanda de un padre de que se retirara el Belén de un centro público porque aducía que vulneraba el derecho que tenía su hijo a no recibir una educación religiosa. La sentencia, contraria a esta pretensión, argumenta algo bien sabido como es que los Nacimientos tienen una dimensión cultural y tradicional que responden a un sentido más amplio que el que concierne a las personas adscritas a una confesión religiosa.

¿Se puede prohibir la cruz en la escuela pública y al mismo tiempo aceptar el Belén? Es decir, ¿se puede expulsar la muerte de un hombre y lo que simboliza y al mismo tiempo acoger su nacimiento? Es evidente que es un absurdo que solo podría resolverse de dos maneras. Una, radicalizando el planteamiento: ni cruces ni belenes. Pero entonces quedarían por resolver otras muchas cosas, desde el escudo de España, que incorpora la cruz, a todos los símbolos comunes, locales y autonómicos, que también lo hacen. O más allá de la cruz, todos aquellos que tienen un origen religioso, y más allá de ello, la denominación de pueblos y ciudades que tienen un nombre que presenta las mismas características, empezando por Santa Cruz de Tenerife y terminando por todos los pueblos con denominaciones de santos y santas que cubren la geografía española.
Esta forma de proceder recuerda a la que el partido comunista ruso aplicaba a la historia y, en concreto, a su manifestación fotográfica. En función de las sucesivas purgas iban desapareciendo de las fotografías colectivas los sujetos liquidados, de manera que al final, como sucede conuna famosa fotografía de Lenin arengando a las masas, en su entorno han desaparecido casi la mitad de los que figuraban en la imagen inicial.
Quienes intentan cortar así de manera tan grosera y brutal la historia terminan ahogados por ella.
Hazte socio

También te puede gustar