El caso de la profesora desaparecida, por Joachim Friedrich

¿Recuerdan ustedes aquellas aventuras de Los Cinco o Los Siete Secretos que hicieron las delicias de muchos niños, ahora padres? Pues bien, lo que nos…

¿Recuerdan ustedes aquellas aventuras de Los Cinco o Los Siete Secretos que hicieron las delicias de muchos niños, ahora padres? Pues bien, lo que nos ofrece Joachim Friedrich con su serie Cuatro amigos y medio viene a ser una puesta al día de aquella fórmula. Por desgracia, Friedrich no es Enid Blyton y la reducción en el número de miembros de la pandilla refleja otra disminución, de mayor calado, en la calidad de la obra.

Los cuatro amigos y medio son tres chicos, una chica… y un perro callejero de menguado tamaño. La pandilla de amigos se dedican a investigar cuanto se les pone por delante de las narices, con fortuna variable más bien tendente hacia el más estrepitoso de los fracasos. El libro nos presenta sus aventuras, nacidas de su curiosidad y su imaginación para entrever misterios, y los diversos estados de ánimo y relaciones entre los miembros de un grupo de principiantes poco acostumbrados a salirse con éxito de los casos que abordan.

Advertimos aquí un tono humorístico que es quizás el rasgo mejor logrado de esta serie y que se refuerza por unas ilustraciones plenamente conseguidas. Mikel Valverde hace aquí un trabajo de primer orden, de una gran expresividad, que logra complementar a la perfección la narración y que no tiene nada que envidiar a los mejores ilustradores del panorama internacional (si en vez de apellidarse Valverde se llamara, pongamos por caso, Ross, asistiríamos posiblemente a un alud de parabienes por parte de los más exigentes críticos).

El libro parte de una situación cotidiana, la asistencia de los amigos al colegio, en la que aparecen sucesos que se salen de lo corriente y que provocan el inicio de una investigación por parte de nuestros imberbes detectives. A partir de aquí se desarrolla ésta, fuera de horas de clase, siguiendo el esquema clásico de las novelas de intriga. Nada que objetar aquí al buen oficio del autor: la trama se irá enriqueciendo, avanzando hacia su desenlace a través de nuevos descubrimientos que mantienen la tensión del relato y la atención del lector, atrapado por la sucesión de acontecimientos y el suspense respecto del desenlace.

Una de las lacras que se ciernen sobre la literatura infantil actual es esa manía de querer introducir moralejas "políticamente correctas" en los libros que leen nuestros niños. El resultado es pésimo: se intenta adoctrinar a los más pequeños en el valor de, en este caso, la inestabilidad matrimonial, de una manera tan burda que el primer afectado es el mismo texto, que pierde nervio e interés. Este enfoque, tan extendido, es sin duda alguna una de las causas de que los adolescentes, en cuanto se emancipan de la tutela de los mayores, dejen de leer.

Es una lástima, pero este libro se enmarca de lleno en esta tendencia. Y así, hace trampa al lector: se saca de la manga un affaire sentimental, ajeno al desarrollo de las pesquisas, que desconcierta al lector infantil y le deja con la sensación de que el autor ha querido utilizarlo para otros fines. Como mi hija no cesa de recordarme, la trampa empieza por el mismo título, pues la profesora desaparece tan sólo unos breves instantes al final del libro. No es con trampas de esta índole como conseguiremos que nuestros niños se apasionen con el maravilloso mundo de las letras.
 
El caso de la profesora desaparecida
Joachim Friedrich
Traducción de Irma Huici
Ilustraciones de Mikel Valverde
Edebé
240 págs.
8,90 euros

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>