El cautivo, la quinta novela histórica del sacerdote Sánchez Adalid, entre las diez más vendidas en español

El Cautivo narra la infancia y primera juventud de Luis María Monroy de Villalobos, un joven perteneciente a la nobleza española del siglo XVI, desde…

El Cautivo narra la infancia y primera juventud de Luis María Monroy de Villalobos, un joven perteneciente a la nobleza española del siglo XVI, desde sus primeros años en la casa familiar de Jerez de los Caballeros hasta su participación en la batalla de los Gelves en Túnez.

-En alguna ocasión, mientras preparaba El Cautivo, usted comentaba que era el libro que más le estaba gustando… ¿una vez que está en la calle sigue pensando lo mismo?

 

-Realmente es el libro que he escrito con más placer.

 

-Suponemos que ahora estará en plena labor de presentación. En la de su libro anterior, La tierra sin mal, hubo presentaciones hasta en Hispanoamérica debido a la temática…

 

-La presentación de El Cautivo me ha cansado. En junio se presentó en Madrid, se ha presentado en Barcelona; en Extremadura se hizo una presentación en el Monasterio de Yuste… Ahora tengo la llamada del Instituto Cervantes para ir en febrero a Atenas, donde tengo ya muchos lectores. Allí han interesado sobre todo Félix de Lusitania y La luz del oriente.

 

-Cuando estaba escribiendo este libro tuvimos la ocasión de hablar y me decía que El Cautivo era el que más lo estaba llenando de cuantos había escrito; ¿sigue pensando lo mismo?

 

– Probablemente quizás no sea el que más me ha llenado, pero sí el libro que he escrito con más placer. Está situado en una época que creo que nos identifica mucho a los españoles. A mi, que soy un amante de los clásicos, toda la época cervantina que se desenvuelve entre el 1540 y el 1560, creo que es el periodo más interesante del siglo XVI.

 

– Una época que se vive en clave de conflicto entre dos culturas que quizás se repite hoy con otras claves. Del libro podemos sacar algunas conclusiones o se ve reflejado algo de lo que estamos viviendo actualmente?

 

– A mi la época de conflictos me interesa, creo que es cuando sale lo más profundo del hombre. Aquí nos encontramos a caballo entre dos reinados que identifican mucho a la que quizás sea la época más idealista de España, que es el siglo XVI. Entre Carlos V y Felipe II, sobre todo a finales del reinado de Carlos V, se encuentran afianzados los grandes ideales de aquella España que ve culminada la Reconquista y que se lanza a dominar el mundo. Ya tiene abiertas las puertas de América, en Europa se debate con los protestantes y en el Mediterráneo con los turcos.

 

Yo creo que esta época de crisis, como otras que he tratado en anteriores libros, le pueden servir al hombre de hoy para conocer muchas cosas de la que yo considero que es una época de crisis. Yo pienso que Occidente, este Occidente nuestro que camina hacia una Europa plenamente identificada, pero a la vez desidentificada en alguna de sus raíces, está atravesando un período de crisis.

 

-Ciertamente algunos pensadores de la cultura Postmoderna hablan de lo que se ha dado en definir como pensamiento débil. Partiendo de esa experiencia de crisis tratada en El Cautivo con ciertas similitudes a la actual ¿podemos extraer lecciones válidas para hoy?

 

– Eso el tiempo lo dirá. A mi me gusta ser positivo porque de todas crisis sale algo bueno: algo termina y algo empieza. No ha habido en la historia ninguna crisis que nos haya demostrado que todo sucumbía. Se habla de la crisis del Imperio Romano, de la caída, incluso, del imperio romano, y de ahí vino una cultura interesantísima.

 

– En sus libros aparece siempre un binomio de historia-novela en lo formal y otro, más de fondo, que es lo local y lo espiritual. ¿Cómo se encajan estos parámetros en El Cautivo?

 

-A mi me gusta que en mis libros no aparezcan los personajes desencantados, tiene que aparecer su infancia y su juventud. Yo creo que ahí nos formamos todos, nuestra infancia es la que forja nuestra personalidad. Dentro de la idea que he presentado en otros libros, a mi me parece que la vida es una peregrinación que el hombre emprende en el nacimiento, que continúa a lo largo de su vida y que termina con su muerte; en medio de ese camino te vas encontrando con luces y sombras. A veces te detienes en el camino porque consideras que has encontrado el solaz, la tranquilidad, el lugar donde tienes que quedarte, otras te ves impulsado a seguir hacia delante, es como cuando uno hace una peregrinación y encuentra una fuente donde le gustaría quedarse, pero debes continuar la vida.

 

El Cautivo se ha convertido en pocos meses en uno de los libros más vendidos.

 

– Estar en la lista de los más vendidos no le quita ni le pone nada a la obra, pero para el autor es una gran satisfacción, para que lo voy a negar. Esta semana aparecía la lista de los más vendidos en EXPANSIÓN y El Cautivo está el séptimo entre los diez más vendidos en lengua española.

 

– ¿Tiene buena acogida en Hispanoamérica?

 

– En Hispanoamérica tengo muchos lectores. Tengo en Santa Fe, en Argentina, en México, Venezuela, Santo Domingo… y después entre la población hispana de Estados Unidos también tengo muchos.

 

– Como no deja de trabajar, estará ya pensando en otra historia.

 

– Estoy decidido a escribir algo, no le llamaría yo la segunda parte de El Cautivo, pero sí retomará el personaje de Luis María Monroy de Villalobos y lanzarlo a otra aventura, que sería una historia de espionaje en Constantinopla, lo que hoy es Estambul, con la presencia del propio don Álvaro de Sande, uno de los personajes muy extremeño que aparece en El Cautivo y que preso en la torre del Mar Negro, empieza a lanzar mensajes a la cristiandad de las posibilidades reales que existen para conseguir el logro que sería la batalla de Lepanto, exactamente diez años después, en 1570.

 


 

Entrevista de Juan José Montes, cortesía del semanario de la diócesis de Badajoz, Iglesia en Camino.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>