El centenario de la Revolución Rusa: La revolución que cambió el mundo

Después de la caída de los Zares, Rusia pretendió establecer un estado proletario para poder expandir el socialismo en el mundo

Revolución Rusa

El  7 de Noviembre la Revolución Rusa cumple cien años. El imperio fundado por Pedro I, llamado el grande, en 1721 se derrumbó ante la creciente inestabilidad del país. Las derrotas en el frente durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), juntamente con la expansión de los movimientos obreros y la escasez de comida, propició el estallido de la Revolución de Febrero. La abdicación del zar Nicolas II transformó el país en una frágil república moderada, liderada por el abogado revolucionario Aleksandr Kérenski. Este estableció un estado bicéfalo gobernado por un gobierno provisional y, al mismo tiempo, por el creciente Sóviet de Petrogrado (actual San Petersburgo). La situación no mejoró y el distanciamiento entre las dos cabezas fue cada vez más grande hasta estallar la revolución que cambiaría por completo el mundo: la Revolución de Octubre.

Revolución Rusa

“¡Lenin vivió, Lenin vive, Lenin vivirá!”. A diferencia de Iosif Stalin, la figura de Lenin fue incuestionable durante toda la existencia de la Unión Soviética. Con un fuerte carácter mesiánico, Lenin era visto como el padre del Estado e iniciador de una revolución que se extendió por casi todos los continentes.

El 7 de Noviembre, según el Calendario Gregoriano, el lema bolchevique “Paz, pan y tierra” se convirtió en una violenta revolución que condujo al antiguo imperio a una larga guerra civil (1917-1923). A pesar de la gran variedad que existía entre los miembros revolucionarios, el ala más radical del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (llamados como los Bolcheviques), perfilaron un plan para poder tomar las riendas de la Revolución y poder asegurar el control del nuevo estado. La sede de una gran compañía de seguros fue tomada por el gobierno revolucionario y la transformó en la central de los futuros cuerpos de seguridad interna: la Lubianka. La Cheká, la NKVD de Stalin y el KGB de la Guerra Fría tenían este edificio neobarroco como su centro neurálgico.

Revolución Rusa

Edificio que albergó la Cheká, el NKVD y el KGB. Actualmente es la sede del Servicio Federal de Seguridad Ruso en la capital moscovita.

Los moscovitas tenían un chiste que hacía referencia a este edificio: se consideraba el edificio más alto del mundo porque desde el sótano, y aunque no haya ni ventanas, ya se podía ver perfectamente Siberia. Esto era porque en los niveles subterráneos se usaba como prisión y centro de torturas e interrogatorios. La Lubianka estaba conectada a la red de campos de concentración soviético que perdurarían durante varias decadas, llamados los Gulag.

Una nueva economía para un nuevo estado

Desde 1914, con el inicio de la Primera Guerra Mundial, hasta el establecimiento de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en el año 1922 el vasto territorio soviético vivió un gran empobrecimiento. Lenin, uno de los grandes artífices de la Revolución socialista, murió por causas aún desconocidas. Las hipótesis más famosas son las de muerte arterioesclerosis, sífilis o por una bala que se ubicaba en su cuello (fruto de un intento de asesinato). Antes de morir, Lenin advirtió al partido que Stalin no era el mejor candidato para gobernar el país.

“Stalin es demasiado brusco, y este defecto, plenamente tolerable en nuestro medio y en las relaciones entre nosotros, los comunistas, se hace intolerable en el cargo de Secretario General. Por eso propongo a los camaradas que piensen la forma de pasar a Stalin a otro puesto y de nombrar para este cargo a otro hombre que se diferencie del camarada Stalin en todos los demás aspectos sólo por una ventaja, a saber: que sea más tolerante, más leal, más correcto y más atento con los camaradas, menos caprichoso, etc. Esta circunstancia puede parecer una fútil pequeñez. Pero yo creo que, desde el punto de vista de prevenir la escisión y desde el punto de vista de lo que he escrito antes acerca de las relaciones entre Stalin y Trotski, no es una pequeñez, o se trata de una pequeñez que puede adquirir importancia decisiva.” – Lenin, 4 de enero de 1923.

La ligera apertura económica del país, junto de la permisividad de la existencia de los Kukaks (propietarios de explotaciones agrícolas) se vio totalmente borrada por su sucesor Iosif Stalin. Hasta el año 1941 el país sufrió una gran industrialización, como también de una descomunal expropiación y colectivización de los medios de producción.
Revolución Rusa

Evolución del Producto Interior Bruto (PIB) per capita de Rusia durante el último siglo, juntamente con el precio del barril de petróleo.

La centralización era total y todo formaba parte de los aparatos del estado. Stalin se aseguró de mantener el control del país mediante la muerte de millones de personas internadas en los Gulag. Años más tarde el científico y escritor Aleksandr Solzhenitsyn mostró al mundo el horror de los campos de concentración y de trabajo de la Unión Soviética, como también la terrible persecución religiosa.
Uno de los campos de trabajo más famosos es el de Norilag, situado en el Círculo Polar Ártico. Las condiciones de trabajo, juntamente con una deficiente alimentación, significaba la muerte para gran parte de los trabajadores. El momento más crítico se produjo durante el mandato de Stalin, que es el líder de la URSS que más muertes de ciudadanos produjo.
Revolución Rusa

Arrestos y condenas de la OGPU y del NKVD durante 1930-1939. Datos: Getty, J. Arch; Naumov, Oleg V. (1999). The Road to terror: Stalin and the Self-Destruction of the Bolsheviks, 1932-1939. Fuente: Elaboración propia.

Además de la muerte de muchos ciudadanos por la posesión de las propiedades y por supuestos motivos ideológicos, Stalin purgó a las fuerzas armadas y a su propio partido político. La pérdida de mandos fue importante, hecho que afectaría al Estado Mayor durante el inicio de la guerra contra el III Reich.
Revolución Rusa

La forzosa colectivización del sector agrario en Ucrania desencadenó una gran hambruna (1932-1933) que acabó con la vida de más de 7 millones de personas en tan solo un año. Esta tragedia humanitaria es llamada “Holodomor“, que significa matar de hambre.

Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial Rusia se encontraba con un gran territorio nuevo para poder comerciar y extraer más recursos. Fue en el año 1949 cuando Stalin ordenó la creación del COMECON (Consejo de Ayuda Económica Mútua). Esta alianza económica permitió a la Unión Soviética poder sobrevivir al aislamiento de los países occidentales. Los estados miembro fueron Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumanía, Albania, República Democrática de Alemania, Mongolia, Cuba, Vietnam y la Unión Soviética. Como estados observadores se encontraban China, Corea del Norte, Finlandia, Irak, México, Angola, Nicaragua, Mozambique, Afganistán, Etiopía, Laos y Yemen del Sur.

El intento fallido de borrar la fe

Se estima en la actualidad que se asesinó entre 15 y 20 millones de cristianos. Miles de monjes, sacerdotes y obispos fueron traslados a diferentes campos de trabajo forzado en Siberia para econtrarse con la muerte. Anatoli Lunacharski, dramatrugo y miembro del partido comunista, avisó en los años 20 que perseguir frontalmente la fe lo único que se consigue es hacerla más firme.

«La religión es como un clavo. Cuanto más se la golpea en la cabeza, más penetra» – Anatoli Lunacharski, 1923.

Él, que años antes realizó un juicio contra Dios en el que se simuló su condena a muerte por crímenes contra la Humanidad, vio como no se hizo caso a su propuesta de infiltrarse dentro del cristianismo. Sin embargo años más tarde con Stalin se efectuó una gran entrada de agentes de la NKVD, y de su sucesora KGB, entre el clero para tener el control total. En 1929, durante el II Congreso de los sin Dios, Maxim Gorki destacó la importancia de la eliminación de la fe:

“Me parece que muchos se toman este trabajo, importante y de gran responsabilidad, como funcionarios, fríamente. ¡Tenemos que extirpar de la vida lo que se ha enraizado durante 20 siglos! En vuestro trabajo se nota cierto toque frío, de funcionario (…). Mientras nuestros enemigos usan las emociones, un lago de patetismo con una fuerza enorme, nosotros no sentimos ningún patetismo, y si se siente, se expresa de tal forma que no persuade, sino que irrita. En el proceso doloroso de eliminar de nuestra vida las supersticiones religiosas, no se puede actuar de forma grosera”.- Maxim Gorki en 1929.

Uno de los momentos más dolorosos para los ortodoxos rusos sucedió cuando Stalin ordenó la explosión de la catedral de Moscú. La Catedral, confundida normalmente con la Iglesia de la Intercesión de la Virgen junto al foso (también llamada como la catedral de San Basilio), fue totalmente derrumbada para la construcción del Palacio de los Soviets. Fruto del inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) el edificio que estaba diseñado para ser el más alto del mundo no se materializó y la zona se transformó en una gran piscina. Fue a principios de los años 90 cuando se inició la reconstrucción completa, hasta el día de la Transfiguración del año 2000.

Revolución Rusa

Catedral de Cristo el Salvador en Moscú. Se acabó de reconstruir en el año 2000.

A pesar del intento de eliminar la fe cristiana de la sociedad, el pueblo ruso continuó manteniendo el cristianismo hasta vivir un resurgir en los últimos veinte años. En el caso del Islam también se efectúan construcciones de grandes mezquitas en las repúblicas del Cáucaso, como también en la capital rusa.

El ingenio ruso: menos recursos pero mejores resultados

A pesar de tener menos recursos monetarios que los Estados Unidos, la Unión Soviética mostró tener un capital humano de alto nivel científico. El caso más famoso es el de la carrera espacial, donde las dos principales potencias del mundo compitieron para ganar una carrera hacia el infinito. Después de la Segunda Guerra Mundial, ambos bandos saquearon la tecnología de la derrotada Alemania Nazi para avanzar tecnológicamente. Estados Unidos pudo trasladar al famoso ingeniero Wernher von Braun (artífice del V-2, el primer cohete balístico de largo alcance y de vuelo suborbital de la historia) para desarrollar cohetes con fines bélicos.

Revolución Rusa

“Gloria al Octubre”. Propaganda soviética lleno de una esperanza futurista donde se ensalza a la Madre Patria (Rodina) y a la conquista espacial (Kosmos).

Stalin le dió una segunda oportunidad al ingeniero soviético Sergei Pavlovich Korolev, cuyo delito era ser “enemigo del pueblo”. Gracias a su ingenio, fue capaz de asimilar la tecnología alemana del V-2 y creó el cohete R-7. Gracias este avance la Unión Soviética, entre otros hitos, fue la primera en enviar un satélite al espacio, el Sputnik en 1957. Mientras que Estados Unidos fracasaba en enviar su satélite, la URSS ya había enviado a la perra Laika al espacio exterior. Ya en 1961, con un equipo muy parecido al que se usa en la actualidad, Yuri Gagarin fue el primer hombre en encontrarse fuera del planeta azul.

Revolución Rusa

“¡Gloria a los hijos del Partido!”. La Unión Soviética usaba no solamente a personajes como Yuri Gagarin para dar la imagen de que realmente el país era liderado por la clase obrera y trabajadora.

“Un cosmonauta no puede estar suspendido en el espacio y no tener a Dios en su mente y en su corazón” – Palabras dichas por Yuri Gagarin según su amigo General Valentin Petrov.

Una vez entrados en los finales de los 80, Gorbachev anunció una reforma política (Perestroika) y una apertura comercial (Glasnost). A pesar del esfuerzo por perpetuar el régimen dicho movimiento supuso el fin de la Unión Soviética y el mayor empobrecimiento de toda la esfera del COMECON.

Del comunismo al consumismo

La caída del Telón de Acero en 1989 supuso un duro golpe para las economías socialistas. El Producto Interior bruto decreció bruscamente en estos países y la irrupción del capitalismo acabó de hundir a los gobiernos. Casos como el ruso o el ucraniano son un claro ejemplo de la mala transición hacia un modelo occidentalizado. Miles de industrias públicas se malvendieron o acabaron en manos de unos pocos oligarcas. En Rusia, por ejemplo, después de una dura lucha, se ha reducido la sobre acumulación de poder de los oligarcas del país gracias a la línea de gobierno desarrollada por Vladimir Putin. Sin embargo, no todas las ex repúblicas soviéticas ni socialistas han mejorado desde los duros años 90 sus perspectivas económicas.

Revolución Rusa

Un Trabant, coche de la extinta República Democrática de Alemania (RDA), atraviesa el muro de Berlín en una pintada sobre él mismo.

La Caída del Muro que dividía el Berlín occidental del soviético fue el preludio de una rápida caída de todo un sistema oxidado que controlaba gran parte de Eurasia. Por otro lado, se respiraban tiempos de cambio y de libertad tanto religiosa como políticamente, pero la transición hacia el capitalismo no se realizó de la mejor manera. La sociedad estaba acostumbrada a tener el empleo como algo asegurado y la vivienda y la educación como un bien gratuito ofrecido por el estado. En este sentido, la caída del comunismo no garantizó el bienestar de la población durante toda la década de los 90.

Los estados bálticos rápidamente se escudaron en los países nórdicos y adoptaron reformas políticas y económicas con mucha más facilidad que el resto de antiguas repúblicas soviéticas. En cambio, Bielorrusia, aún hoy, está anclada en el pasado a nivel político y económico. Su interés siempre ha sido, a diferencia del resto de estados, el de mantener una unión con Moscú. Ucrania, al querer estar bajo influencia rusa y occidental a la vez, está sufriendo una grave crisis interna (con un decrecimiento del 10% de su Producto Interior Bruto en 2015).

Revolución Rusa

En la actualidad aún existen numerosos monumentos sovieticos en las antiguas repúblicas que se encontraban detrás del Telón de Acero.

En el Cáucaso, Armenia y Azerbaiján continúan disputándose Nagorno Karabaj (territorio étnicamente armenio que se encuentra en Azerbaiján). Armenia, en ese sentido, se ve beneficiada por la diáspora de armenios que trabajan en países occidentales como Estados Unidos y que traen divisas al país. Azerbaiján, en cambio, vive de sus enormes explotaciones de petróleo, que le da una ventaja económica respecto a su vecino. Georgia aún sufre las consecuencias del conflicto que mantuvo con la Federación Rusa en 2008 en el que perdió las regiones de Abjasia y Osetia del Sur, lo cual también desencadenó un mayor acercamiento con Occidente.

En Asia Central, también productora de minerales y de petróleo, han sido muy pocas las reformas políticas y económicas (excepto casos como el kazajo). Tajikistán, por ejemplo, vive en una continua guerra civil y en los últimos años ha tenido problemas con el islamismo radical. Uno de sus hombres más fuertes en materia de seguridad, el coronel Khalimov, es ahora uno de los líderes de Estado Islámico.

En el análisis gráfico, no se ha incluido estados de Europa del Este ni estados procedentes de otros continentes que no integraron la Unión Soviética en sí como son Cuba, Polonia, Rumanía o Vietnam.

URSS

Datos del crecimiento económico desde la caída de la URSS (Cuanto más verde o azul es la celda, mayor es su valor. Nótese el comportamiento singular de Ucrania). Año base 1991. Datos: BBC. Fuente: Elaboración propia.

En los datos de la tabla superior se aprecia la evolución económica de los países que compusieron la Unión Soviética, tomando como año base el de 1991. Se puede observar que la mayoría de estos países presentan una situación mejor ahora que cuando cayó el Telón de Acero.

¿Qué piensa Rusia de su centenaria revolución?

En las últimas elecciones presidenciales del 2012 Vladimir Putin consiguió ganar con un 63,3% de los votos. El Partido Comunista aún hoy tiene relativa importancia, siendo el segundo partido más votado. La visión actual de la Revolución Rusa es algo confusa desde el punto de vista occidental. La fiesta estatal más importante del año es el Dia de la Victoria, donde se celebra en el Kremlin la victoria sobre la Alemania Nazi.

Revolución Rusa

Carros de combate desfilando en el Día de la Victoria (Den Pobedi).

La combinación de elementos zaristas, como algunos uniformes, con otros rasgos soviéticos (la puesta en escena o la bandera de la victoria), muestran el posicionamiento del gobierno respecto a la URSS. La sociedad rusa, a pesar de la diversidad de opiniones, busca elementos como la victoria en la “Gran Guerra Patriótica” para buscar puntos de unión. En este sentido, el Presidente ruso recuerda los delitos del antiguo régimen pero no quiere borrar de la historia los logros de la Unión Soviética.

“Estos crímenes no pueden tener ninguna justificación (…). Espero que esta fecha será entendida por nuestra sociedad como un motivo para pasar página sobre los sucesos dramáticos que dividieron el país y el pueblo, y que será un símbolo de superación de esta división, un símbolo del perdón mutuo y de que la historia de nuestro país se acepta como es, con sus grandes victorias y sus páginas trágicas” – Vladimir Putin hace unos días durante la inauguración de “el muro del terror”, dedicado a las víctimas a manos de los bolcheviques.

Uno de los mejores embajadores de la cultura rusa en la URSS y en la actualidad es el Coro del Ejército Ruso (Alexandrov Ensemble). La interpretación de canciones folklóricas rusas, junto con himnos soviéticos se mezclan con fragmentos de ópera clásica o, con la caída de la URSS, de música religiosa. Gran parte de los músicos murieron hace casi un año en un accidente aéreo. Se dirigían a Siria para animar a las tropas en la guerra contra el terrorismo.

Por otro lado, la Iglesia Ortodoxa Rusa en las últimas décadas pone mucho énfasis en la memoria de los cristianos perseguidos durante el comunismo. El Patriarca Kirill opina que en aquella época “las bases espirituales de la vida de la élite ilustrada empezaron a desmoronarse. La gente perdió su soberanía interior”. Esta causa, según el clérigo, provocó “la pérdida de la fe”. La Iglesia no pudo impedir el avance de este proceso dado que “estaba maniatada por el Estado”. De acuerdo con Kiril, la Iglesia “no tuvo ni una sola oportunidad para contar la verdad de Dios a sus fieles sin mirarse en el Estado, además era incapaz de dar crédito a los procesos políticos”.

Revolución Rusa

La Catedral de San Isaac, en San Petersburgo, ha vuelto abrir el culto después de décadas cerrada. Se calcula que se abren 1.000 nuevas iglesias cada año en Rusia.

María Vladímirovna Románova, representante de la Casa Real de Rusia y descendiente de la dinastía Romanov, pretende que se vuelva a establecer el Zarismo pero sin caer en personalismos. En referencia a la Revolución de Octubre, en los últimos días de ha referido de esta manera al proceso que acabó con casi toda su familia:

“Hundieron al país en el caos y fueron reemplazados en octubre por el partido revolucionario más radical, que prometió al pueblo cumplir todas sus aspiraciones y se embarcó en un experimento extraordinario para establecer un orden mundial fundamentalmente nuevo. Este experimento se basó en la idea utópica de una sociedad absolutamente justa de prosperidad general, un ‘paraíso terrenal’. No importa cuán hermosas y atractivas sean esas ideas, son fantásticas. Y los intentos de implementarlas en la práctica siempre se convierten en desgracias. Así sucedió también en Rusia”, afirma Románova.

A causa de las sanciones económicas contra la Federación Rusa la economía se ha resentido. Por este motivo Vladimir Putin ha decidido establecer vínculos más fuertes con sus socios asiáticos para depender menos del Viejo Mundo. A pesar de este revés económico la popularidad del presidente se mantiene cercano al 85% sobre el total de la población. Es verdad que su importancia es menor que durante la existencia de la Unión Soviética, pero su papel geopolítico ha vuelto a tomar una importancia significativa en el marco mundial durante la última década.

Después de cien años de historia Europa ha sufrido grandes cambios en cuanto a las fronteras y a la propia sociedad. A pesar de la desaparición del comunismo y de la casi total presencia del capitalismo en el mundo, el descontento político en diversos estados parece mostrar un nuevo cambio de ciclo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>