El cielo y las elecciones

En el programa El Cascabel en 13TV, se entrevistó al Sr. Hernández Mancha, Presidente que fue de Alianza Popular en los años de l…

Forum Libertas

En el programa El Cascabel en 13TV, se entrevistó al Sr. Hernández Mancha, Presidente que fue de Alianza Popular en los años de l987 a l989. Sus conocimientos, recuerdos y opiniones los iba desgranando con acierto y yo diría que con brillantez. Pero ya casi al final de la entrevista y a una pregunta de la periodista Cristina López Schlichting sobre la retirada del Anteproyecto de la Ley del Aborto por el PP, se destapó: “No quiero ganar el cielo, quiero ganar las elecciones” contestó rotundamente.

Palabras duras, trágicas y su sentido de lo justo, corrompido. Debe conocer que en el cielo no entra nada sucio, perverso, indeseable y aún así prefiere “ganar las elecciones” para su partido ¡que ambición más baja!

Rebobiné en el tiempo y me situé en el siglo I y ¡OH coincidencia! hasta la raíz de los nombres de estos protagonistas coincidían: HERodes y HERnández. Más de veinte siglos los separan y sin embargo ¡cuánta coincidencia! Herodes el Grande, rey ambicioso y carente de sentido humano y religioso y llamado el grande por sus construcciones, sobre todo la restauración del templo de Jerusalén para atraerse al pueblo judío. Pero “grande” también por sus crímenes. Nada le importó con tal de mantenerse en el poder: “Ganar las elecciones”.

Y dice la Biblia que cuando los Magos de Oriente van a visitarlo y le hablan del “nacido Rey de los judíos”, se altera e intenta engañarlos para que le avisen dónde se encuentra ese rey para también ir él a adorarlo. Pero su astucia no pudo impedir que se cumplieran los designios de Dios y “viéndose burlado por los magos, se irritó sobremanera y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en sus términos de dos años para abajo…” (Sn Mt. 2,16). Escalofriante orden que hizo estremecer al pueblo de Jerusalén. En su ambición, supuso que uno de los niños de Belén le podría arrebatar el trono y quiso mantenerse en el poder ordenando la “matanza de los inocentes”. El caso era “ganar las elecciones”, los medios poco importaban. Al poco tiempo de este suceso Herodes murió. Jesús de Nazaret cumplió su misión.

Y hoy, siglo XXI, se pretende también “ganar las elecciones” autorizando la matanza de niños inocentes, (ahora se dice interrupción del embarazo). Hay que señalar, además, una diferencia: en el tiempo de Herodes fueron unos cuantos niños los que perdieron la vida, en nuestros días son miles, millones de seres humanos que pagarán con su vida la ambición de los poderosos de turno. En su ignorancia pretenden engañar no solo a los hombres sino a Dios, digo, se pretende, porque por mucha astucia y promesas falsas, al final ocurrirá lo que esté dispuesto para los que sólo quieren “ganar las elecciones”.

El político tiene sus planes pero Dios tiene también los suyos.

Hazte socio

También te puede gustar