El cinismo de Obama: Asia Bibí y el fundamentalismo islámico

En su viaje a Kenia, Obama le ha faltado tiempo para poner en evidencia a su anfitrión con la crítica a la legislación de aquel p…

Forum Libertas

En su viaje a Kenia, Obama le ha faltado tiempo para poner en evidencia a su anfitrión con la crítica a la legislación de aquel país sobre la homosexualidad. Bien está que el presidente de la primera potencia mundial se preocupe de los derechos humanos, pero resulta escandalosa su continua injerencia en África sobre este tema, que de hecho también está en el trasfondo, como un tema más, de los que le enfrentan con Putin. Para Obama la promoción de la homosexualidad es una prioridad política. Lo grave es que al mismo tiempo la vida de miles y miles de cristianos, no tenga ningún interés para Estados Unidos. Y no nos referimos al terrorismo, ni a esa alianza con Turquía para mantener desangrándose a Siria, una alianza ahora ampliada para masacrar a los Kurdos, con la excusa del Estado Islámico, sino a estados consolidados que gozan de totas las prerrogativas internacionales, como Arabia Saudí, a quien por cierto nunca se ha exigido que dejen de encarcelar y perseguir a los homosexuales, por el simple hecho de hacerlo. Con los africanos sí se atreve, pero no con los saudíes, y los demás países musulmanes no.

Y en todo este juego de cinismo que se reviste de ideal, un caso cobra especial relieve. El de Asia Bibí encarcelada y condenada a muerte en Pakistán, por una ley brutal que condena con la pena capital la blasfemia- aquello que los islandeses ha decidido que ni tan siquiera es una falta, en Pakistán te lleva al corredor de la muerte… si eres cristiano. Porque es sobre todo una ley pensada para reprimirlos.

Pakistán es un aliado privilegiado de Estados Unidos, depende de el para mantener un potente ejército, cuyos servicios secretos, se han dedicado a alimentar la amenaza talibán. Obama poda haber intervenido para poner fin a esta tortura de una pobre mujer. La señora Clinton defensora de los derechos de las mujeres como signo de identidad, podría haberse ocupado del caso con el poder que les confería ser Secretaria de Estado, o ahora como candidata a la presidencia, pero ambos han preferido el silencio envueltos en la bandera del arco iris.

Sobre la conciencia y el legado de ambos, pesará su mirar hacia otro lado el sufrimiento de Asia Bibi y de tantos cristianos perseguidos y masacrados por el simple hecho de serlo.

Hazte socio

También te puede gustar