El CIS difunde ahora una encuesta de noviembre sobre el matrimonio gay

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) acaba de hacer pública una encuesta sobre el matrimonio homosexual que fue realizada entre octubre y n…

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) acaba de hacer pública una encuesta sobre el matrimonio homosexual que fue realizada entre octubre y noviembre, es decir, hace al menos 5 meses. El Gobierno, por tanto, ha retenido una información de interés público sin ninguna justificación explícita. Y ahora hace públicos los datos cuando faltan sólo unos días para la votación de la reforma del Código Civil en el Senado. Se trata de una clara medida de presión a los senadores, especialmente a aquellos que forman parte de los grupos que habitualmente dan libertad de voto según la conciencia de cada parlamentario y que, partiendo de la composición de la Cámara Alta, fácilmente pueden decantar la votación hacia el rechazo de la iniciativa gubernamental.

 

Según el sondeo, dedicado globalmente a opiniones y actitudes sobre la familia, el 56,9 por ciento de los españoles están a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo, que implica automáticamente la adopción, mientras que un 32,2 se declaran en contra y un 10,9 responden que no saben o no contestan. Precisamente ante la posibilidad de que estas parejas adopten hijos, los encuestados partidarios y contrarios están mucho más igualados. Siempre según el CIS, el 42,4 por ciento están “muy o bastante de acuerdo”, mientras que el 40,8 aseguran estar “poco o nada de acuerdo”. Para el 63,7 por ciento, lo importante es garantizar el bienestar del niño con independencia de la orientación sexual de la pareja.

 

En otra de las preguntas del estudio, el organismo gubernamental revela que sólo un 7,6 por ciento de los españoles acatan siempre las indicaciones de la Iglesia católica en materia de relaciones matrimoniales o de pareja, mientras que un 61 por ciento declaran que nunca las siguen y otro 13 por ciento explican que raramente los tienen presentes. Sobre el tipo de convivencia en pareja, el 55,6 por ciento de los encuestados afirman que prefieren vivir casados. Además, para el 70 por ciento, las parejas casadas están más favorecidas que las restantes en cuanto a ayudas sociales y beneficios fiscales. En la misma línea, 3 de cada 4 entrevistados creen que el matrimonio es el mejor medio para garantizar los derechos de los hijos. A la hora de decidir casarse, el 68,4 por ciento se ven influidos mucho o bastante por el hecho de tener hijos o pensar tenerlos, mientras que la estabilidad de la pareja es la prioridad para el 52,9 y las creencias religiosas constituye el aspecto fundamental para el 46,2 por ciento. Finalmente, un 99,1 por ciento de los encuestados considera “muy importante o bastante importante” el papel de la familia en su vida.

 

Extraña combinación

 

En este sondeo difundido casi medio año después de su elaboración, se detecta una extraña combinación entre una visión mayoritariamente positiva del matrimonio y la familia y una simpatía, también mayoritaria, ante la posibilidad de que se casen dos personas del mismo sexo. ¿Qué sentido tiene que un Gobierno retenga información de interés público? La única respuesta verosímil, aunque no se conoce explícitamente, se encuentra en el oportunismo político de unos datos que, para el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, conviene dar a conocer ahora, en pleno trámite parlamentario y con un importante rechazo de la sociedad civil.

 

Mientras tanto, siguen pasando los días sin que el Gobierno haya mostrado el más mínimo signo de dialogar con las numerosas entidades que, representando a varios millones de ciudadanos, están apoyando la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) del Foro Español de la Familia a favor de una definición clara de matrimonio como la unión entre hombre y mujer. Por otro lado, el ejecutivo no reacciona ante la evidencia de que una ley fundamental como ésta, que supone una ruptura antropológica y vacía de contenido el matrimonio, será aprobada con una mayoría ajustada, sin consenso y presumiblemente con el rechazo del Senado. Por su parte, E-Cristians sigue encontrando numerosos apoyos a su campaña de envío de mensajes a los senadores para que, en la próxima sesión de la Cámara Alta, defiendan el matrimonio real, la familia y los derechos de los niños.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>