El Dakar es una “cruenta carrera de irresponsabilidad”, dice la Santa Sede

Tras la muerte de un motorista sudafricano en la prueba Lisboa Dakar, el Vaticano publicó un editorial este miércoles, 10 de enero, en L’Osservatore R…

Tras la muerte de un motorista sudafricano en la prueba Lisboa Dakar, el Vaticano publicó un editorial este miércoles, 10 de enero, en L’Osservatore Romano, en el que subraya que este rally “tiene poco de sana competición” y es una “cruenta carrera de la irresponsabilidad”, como titula la nota editorial.

 

El director del rally, Etienne Lavigne, se apresuró a responder a la Santa Sede invitándoles a visitar la carrera “para que hablen sabiendo”, pero se olvida de que la Iglesia ya está presente allí todos los días del año, mientras ellos tan sólo practican ‘turismo de aventura’.

 

Elmer Symonds, motociclista sudafricano de 29 años participaba este martes en la cuarta etapa cuando se produjo el accidente que le costaría la vida. “Se encontraba a la izquierda de la pista marcada por el libro de ruta, seguramente porque encontró ahí una zona más fácil. Pero eso es peligroso, porque el libro de ruta no marca los peligros que pueden encontrar ahí”, se limitó a decir Lavigne.

 

54 muertes, suma y sigue

 

“La historia del Dakar está hecha de accidentes”, añadió el director de la prueba. Son accidentes que ya se han cobrado la vida de 54 personas en toda la historia de esta competición. La edición de 1986 fue la más trágica, al fallecer siete participantes, entre ellos el creador de la carrera, el francés Thierry Sabine.

 

La primera víctima mortal del rally fue en 1979: Patrick Dodin, tras salirse de la pista, se fracturó el cráneo. Desde entonces periodistas, técnicos, pilotos, médicos y espectadores han perdido la vida durante la disputa de una de las pruebas más duras del mundo.

 

Elmer murió de la misma forma que otros corredores, como Meoni (11 de enero de 2005) y Caldecott (9 de enero de 2006), con el cuello roto por un golpe seco; y también en una de las tres fechas fatídicas de la prueba: del 9 al 11 de enero. José Manuel Pérez, ‘El Carni’, también perdió la vida el 10 de enero de 2005.

 

“Rastro de sangre”

 

“El Paris-Dakar, incluido por muchos entre los eventos deportivos, tiene poco de sana competición y es, en realidad, una cruenta carrera de la irresponsabilidad”, dijo el Vaticano en su editorial de L’Osservatore Romano.

 

“El rastro de sangre que se amplía de año en año en la ruta de la carrera pone de relieve el innegable componente de violencia que contiene”, precisó el rotativo.

 

La Santa sede también criticó que se intenten “exportar modelos ‘occidentales’ en ambientes humanos y en ecosistemas que de occidentales tienen bien poco, y con todo el apoyo de los promotores, que nunca faltan”.

 

El vespertino del Vaticano añadió que, con un “cínico comportamiento que ignora toda la realidad atravesada, son lanzados en el desierto a velocidades de locura automóviles, motocicletas y camiones, cuyos restos son abandonados creando herrumbrosos monumentos a la irresponsabilidad”.

 

“Que hablen sabiendo”

 

Con unas manifestaciones que denotan una gran ignorancia por parte de quien las pronuncia, Etienne Lavigne se defendió de las acusaciones del Vaticano invitando a la Santa Sede a visitar la carrera “para que hablen sabiendo”.

 

“Les invito a que vengan a vernos para que vean cómo trabajamos y cuáles son las relaciones que tenemos con los países que atravesamos. Creo que no lo conocen bien”, aseguró el director del rally.

 

Sin embargo, a nadie se le escapa que esas ‘amistosas’ relaciones tienen dos componentes: por una parte, el de los intereses creados con las administraciones que les conceden los permisos; por otra, el del ‘agradecimiento’ de los más desfavorecidos con el rico que le da una propina, a costa de regalarle también esos “herrumbrosos monumentos” a los que alude el Vaticano.

 

Al mismo tiempo, Lavigne parece olvidar con su invitación que la Iglesia ya está presente, no sólo en lugares que atañen al recorrido del rally, sino en todo el continente africano, todos los días del año, y atendiendo a todos aquellos que lo necesitan. Los participantes en el Lisboa Dakar tan sólo realizan su particular ‘turismo de aventura’.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>