El debate de la enseñanza y la FERE

Sin duda alguna, el debate más importante en estos momentos es  el  de la Ley Orgánica de la Educación (LOE) que se va a discutir y aprobar el próximo…

Forum Libertas

Sin duda alguna, el debate más importante en estos momentos es  el  de la Ley Orgánica de la Educación (LOE) que se va a discutir y aprobar el próximo mes de noviembre en el Congreso de los Diputados. Antes de Navidad, sabremos si quienes gobiernan España se han decidido a abordar seriamente la crisis de nuestra enseñanza o si, por el contrario, han optado por la vía de la política discursiva. Sabremos si hay sentido de Estado y de la responsabilidad social consiguiendo un gran acuerdo, con el único fin de que nuestros hijos puedan disfrutar de un buen nivel de enseñanza, o si imperará el dogmatismo.

 

Lo que se juega en estas escasas semanas es la cantidad de recursos económicos que deben garantizarse. También algo tan importante, tan esencial para los derechos humanos y la libertad, como el efectivo cumplimiento del derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza más acorde con sus creencias morales y religiosas. Veremos si la cultura del esfuerzo, el deber de estudiar, de trabajar en la escuela, es un eje fundamental de la legislación o continúa sin aparecer en ella. Podremos constatar si la clase de cultura religiosa confesional se mantiene en condiciones efectivas, es decir, dentro del horario escolar, evaluable y formando parte de la nota promedio, con asignatura alternativa, o si, por el contrario, se la intenta liquidar por la vía de la marginación y el maltrato. Juzgaremos cuál es el resultado final de la situación de los profesores de religión, si reciben el trato de lo que son, enseñantes como los demás, o si se les intenta apartar del cuerpo docente y convertirlos en una anomalía a base de darles un trato profesional y laboral tan raro como el que de momento plantea la LOE.


Ante esta situación, sorprende el retraimiento de la FERE, que agrupa a las escuelas de las congregaciones religiosas que, en el caso de Cataluña, corresponde al Secretariado de la Escuela Cristiana. El hecho de que dialoguen con el Gobierno, como también llevan a cabo otras organizaciones, no puede significar en ningún caso desentenderse de la necesaria movilización, concretamente de la manifestación del día 12 de noviembre. Primero porque, en cualquier proceso negociador, el diálogo va unido a la presión. Esto es un componente esencial de la dialéctica en el seno de una sociedad democrática donde el político establece sus rutas a través de la identificación de las resistencias y puntos débiles que encuentra en su camino.

 

Las congregaciones religiosas, al actuar de esta manera, se están haciendo corresponsables de que la ley resulte perjudicial para la inmensa mayoría de españoles, contraria al derecho de los padres y liquidadora de la clase de religión, al menos en los centros públicos. Si esto fuera así, si esto acabase de esta manera, la FERE y el Secretariado de la Escuela Cristiana de Cataluña habrían olvidado que su primer papel es el de actuar al servicio de la Evangelización de la Iglesia de Jesucristo y de su Magisterio para pasar a convertirse en un simple interés corporativo. Sería de una gravedad extraordinaria que escandalizaría no solo a muchos españoles, sino también al mundo católico y a sus dirigentes. Por eso estamos confiados en que no será así y que el día 12 también las escuelas y las congregaciones religiosas estarán presentes en Madrid.

Hazte socio

También te puede gustar