El desencantamiento del mundo; una historia política de la religión‘, de Marcel Gauchet

Trotta reedita una obra de culto de la cultura francesa: El desencantamiento del mundo. Desde perspectivas heideggerianas, el autor pretende una expli…

Trotta reedita una obra de culto de la cultura francesa: El desencantamiento del mundo. Desde perspectivas heideggerianas, el autor pretende una explicación de la aparición de la Democracia. A decir verdad, es una compleja explicación que reunirá desde las tesis weberianas, a la percepción  desde diferentes teorías antropológicas, pasando por la influencia de la filosofía.
 
Para explicar la Democracia, y con ella la modernidad, Gauchet propone penetrar en la comprensión antropológica de la religión. Aunque hemos de advertir al lector medio que su concepción de la “religión”  es especial.
 
Así, advierte: “La comprensión de la religión, desde sus orígenes y en sus principales mutaciones, no es separable del esfuerzo por comprender la inmensa transformación  de la que somos  producto y se ha realizado gracias al desencantamiento del mundo”. Esto es, Gauchet pretende descubrir en la religión aquello que fue eliminado  con la “eliminación de la magia como técnica de salvación”. 
 
De hecho, la aparición del cristianismo supondría, la eliminación de la posibilidad de retorno a esa “religión”.  Por eso, según el autor, hay que “reconocer  la especifidad cristiana como un factor  matricial y determinante en la génesis de las articulaciones que singularizaron fundamentalmente  nuestro universo, ya se trate de la relación con la naturaleza, de las formas de pensamiento, del modo de coexistencia de los seres, o de la organización política”.
 
Gracias al cristianismo, y su inversión de las relaciones  entre el hombre y el universo, respecto a la “religión”, se podría explicar la aparición de dos fenómenos paralelos, pero interconectados: la técnica -y con ella el capitalismo- y la democracia.  El cristianismo, generador de esta especifidad, quedaría extrañamente definido como: “una religión de la salida de la religión”.
 
Como tesis -no novedosa, aunque insuficientemente ahondada- se propone el cristianismo como factor de secularización. O mejor dicho, para no escandalizar, podríamos decir que sólo una cultura del cristianismo se puede permitir la secularización. 
 
Si el cristianismo es -en cierta medida- el fundador de nuestra civilización, se podría afirmar que: “Lo que ha desaparecido, lo que ha sido engullido en los engranajes mismos de la civilización es la función cuyas necesidades definieron desde el principio el contenido de las religiones”.
 
El propio cristianismo permitirá a la “técnica política” rehacer las relaciones simbólicas con el universo. Los fenómenos de secularización y sacralización política irán eternamente acompañados.
 
Poco a poco, el autor irá desgranando, desde los esquemas interpretativos, una serie de explicaciones sobre el sentido “histórico” de nuestra cultura; así como el sentido del crecimiento, la aparición de la igualdad. En definitiva de toda aquella articulación que permite explicar la aparición de la Democracia.
 
A veces en tonos crípticos, a veces bajo la complejidad filosófica, este es un libro sólo apto para los que tienen una cierta inquietud antropológica, filosófica, teológica y de filosofía política. Y aún así el texto se les resistirá a una comprensión fácil.
 
El desencantamiento del mundo. Una historia política de la religión.
Marcel Gauchet
Trotta
Madrid, 2005
302 páginas
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>