El Dios de los refugiados‘, visto desde el Servicio Jesuita a refugiados

Tenemos el peligro de volvernos indiferentes ante el sufrimiento de los demás. Son tantas las imágenes que nos llegan en las que la humanidad aparece …

Tenemos el peligro de volvernos indiferentes ante el sufrimiento de los demás. Son tantas las imágenes que nos llegan en las que la humanidad aparece destrozada, que podemos acabar perdiendo de vista el sufrimiento del hombre concreto.
 
Por otra parte, cabe la posibilidad, para el creyente, de que la presencia del dolor acabe oscureciendo el sentido de su presencia en aquel lugar, junto a aquella mujer o aquel hombre que sufre.
 
Uno de los dramas de nuestro tiempo es el de los refugiados. A ellos se vienen dedicando con especial interés los jesuitas, organizados a través de un servicio con el que pueden realizar mejor su entrega y, al mismo tiempo, ser más útiles. En este libro se nos presenta como ese trabajo, donde lo inmediato puede llevarse toda la atención, está sostenido y es fuente de una espiritualidad.
 
Copiamos de la contraportada: “Durante estos últimos años, los que pertenece al Servicio Jesuita a Refugiados han considerado una experiencia espiritual su trabajo con esas personas y, al mismo tiempo, se han dado cuenta de que esas víctimas de la guerra y la violencia eran capaces de compartir sus sentimientos religiosos y su mismas vivencia de Dios en esa situación de éxodo obligado y extrañamiento.
 
El Dios de los refugiados recoge el testimonio de una serie de personas, religiosas, laicos o refugiados, que han accedido a narrar cómo han vivido o viven esta terrible realidad y cómo esta tragedia ha afectado a sus relaciones con Dios y con los demás.
 
Esa obra no idealiza la situación que viven tantos desdichados apartados o desplazados de su país, sino que expone diversas formas de buscar y encontrar a ese Dios que se hace presente en el sufrimiento del destierro”.
 
Se trata de un libro en el que se recoge experiencia y reflexión. Todo va iluminado desde el evangelio, contemplado desde la escuela de san Ignacio. Es por ello que se trata de un verdadero libro de espiritualidad encarnado en el sufrimiento de nuestro tiempo.
 
Por otra parte, las fotografías que ilustran el texto, ayudan al lector a situarse en la escena desde donde se escribe el libro. Así se nos facilita abrirnos a la humanidad sufriente y a los que la acompañan desde la fe.
 

EL DIOS DE LOS REFUGIADOS
Servicio Jesuita a refugiados
Mensajero
Bilbao 2006
180 páginas

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>