El divorcio rápido aprobado por el Gobierno español supone un riesgo para los hijos

El Gobierno español, como ya adelantó ForumLibertas.com en su edición del martes 23 de noviembre, aprobó este viernes 26, por segunda vez, la reforma …

El Gobierno español, como ya adelantó ForumLibertas.com en su edición del martes 23 de noviembre, aprobó este viernes 26, por segunda vez, la reforma de la ley del divorcio vigente en España desde 1981. Se han introducido algunas modificaciones al texto aprobado en Consejo de Ministros el pasado 17 de septiembre, pero no afectan al principio de celeridad, es decir, a la supresión del plazo de separación previa como requisito. Por tanto, sigue siendo suficiente la libre decisión de los cónyuges para una ruptura automática, como ya contemplaba el proyecto anterior. Ahora el ejecutivo, atendiendo a las peticiones de grupos de mujeres separadas, ha añadido algunas condiciones al punto que concede potestad al juez para decidir sobre la custodia compartida de los hijos: el interés del propio menor, la paz familiar y que no concurran circunstancias de violencia. Sin embargo, una vez más, el Gobierno no ha escuchado a entidades como la Conferencia Episcopal, el Foro Español de la Familia o E-Cristians, y ha limitado la regulación de las causas del divorcio a los casos de litigio ante los tribunales.

El divorcio nunca es bueno. Por eso sorprende que el gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero tenga tanto interés en poner todas las facilidades posibles para que la ruptura de un matrimonio sea algo casi automático y, sin embargo, no piense en medidas positivas. Precisamente éste es uno de los puntos en el que incide el Informe sobre el divorcio; la evidencia empírica internacional, firmado por el Instituto de Ciencias de la Familia y las facultades de Derecho y Ciencias Económicas de la Universidad de los Andes (Chile). Nuestro periódico ya se refirió recientemente a este trabajo, que desmonta el argumento de que el incremento de rupturas provocado por reformas como ésta sólo es momentáneo: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=708. En un capítulo dedicado a las consecuencias del divorcio sobre los cónyuges y los hijos, este estudio elaborado en Chile recuerda que, en los países con ley de divorcio, son muchos los menores involucrados en este tipo de situación. “En Estados Unidos, por ejemplo, más de la mitad de los divorcios afectan a hijos menores de 18 años, lo que se traduce en más de 1 millón de niños que experimentan el divorcio de sus padres cada año”, explica.

Otro ejemplo citado en el informe es el Reino Unido, donde del total de divorcios registrados en 1999, “un 55 por ciento afectaba a hijos menores de 16 años”. Además, en este mismo país, “las tendencias actuales sugieren que 1 de cada 4 hijos habrá experimentado el divorcio de sus padres antes de terminar la etapa escolar”, añade. Más allá del contexto por países, el estudio asegura que, para los hijos, las consecuencias negativas predominan claramente sobre las positivas, y además “no sólo por su profundidad, sino también por su extensión”.

P.R. Amato, un estudioso del tema citado en el mismo trabajo, señala en una de sus recientes publicaciones que. “cuando el conflicto entre los padres es intenso, crónico y abierto, el divorcio representa un escape de un hogar adverso para los hijos”. Y añade que “sólo una minoría de los divorcios, sin embargo, son precedidos de un alto nivel de conflicto marital, lo cual explica que el divorcio beneficia a menos niños de los que daña”. Otra experta citada en el trabajo de la Universidad de los Andes es Judith Wallerstein, que lleva tres décadas investigando a 60 familias norteamericanas cuyos progenitores se han divorciado. “Encontró que, 15 años después del divorcio, el 80 por ciento de las madres y el 50 por ciento de los padres pensaban que la decisión de divorciarse había sido buena para ellos; pero sólo el 10 por ciento de los hijos la consideraron positiva para ellos”, afirma. 

Sectores desprotegidos y conductas antisociales

Este Informe sobre el divorcio, después de ofrecer éstos y otros muchos datos, aclara que “no se trata de estigmatizar a las personas que descienden de matrimonios que se han separado, sino de alertar sobre la situación de riesgo en que se coloca a los menores y la necesidad de diseñar políticas alternativas que neutralicen esos efectos en la mayor parte de la población, sobre todo aquellos sectores que están más desguarnecidos por su falta de acceso a la educación y a la salud”.

El documento asegura, a partir de numerosas investigaciones realizadas en Estados Unidos, que “existe una relación entre el divorcio de los padres y conductas antisociales de los hijos”. En este sentido, cita un estudio en el que se revela que “sólo el 13 por ciento de los delincuentes provienen de familias intactas, mientras que un 33 por ciento tienen padres divorciados o separados y un 44 tienen padres que nunca se casaron (viven con un padre soltero o una madre soltera)”. La Universidad de los Andes también afirma que los hijos de hogares divorciados o separados ocupan el segundo lugar en la lista de situaciones familiares de menores involucrados en delincuencia o crímenes, “muy cerca de los que son hijos de familias monoparentales con padre soltero”. Un estudio sobre los problemas de comportamiento en niños según el estado marital de sus padres revela que los de padres divorciados protagonizan más incidentes que los de matrimonio intacto. Por ejemplo, un 18,6 de los niños de familia rota y un 11,6 por ciento de los de familia intacta “mienten sobre algo importante”. En cuanto al consumo de alcohol, “presentan algún tipo de ebriedad un 5,2 de los niños encuestados que pertenecen a familias de padres divorciados y sólo un 1,1 de los que viven en un hogar con matrimonio unido”.

En definitiva, esta reforma de la ley de divorcio nunca puede tener consecuencias positivas, por mucho que se diga que está garantizada la libertad de no divorciarse. Además, como ya afirmó el Consejo General del Poder Judicial en su informe sobre el proyecto, “puede introducirse el repudio” en la legislación española. Como recuerda también la declaración elaborada por E-Cristians con este motivo, la reforma “contribuye a debilitar el matrimonio y la familia, que son la base de la sociedad”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>