El ejemplo de otros países deja en casi nada el duelo institucional del Gobierno español

Son muchos los países del mundo cuyos jefes de Estado o de Gobierno han superado al presidente español en el momento de afrontar institucionalmente la…

Forum Libertas

Son muchos los países del mundo cuyos jefes de Estado o de Gobierno han superado al presidente español en el momento de afrontar institucionalmente la muerte de Juan Pablo II. Chile y Portugal (con gobiernos de izquierdas) han triplicado el día único de luto oficial que decretó José Luis Rodríguez Zapatero, igual que en Egipto y Líbano, naciones de mayoría musulmana. Además, la Venezuela de Hugo Chávez y la Cuba de Fidel Castro dedicaron oficialmente 5 días, mientras que Brasil, con el socialista Lula da Silva en el poder, elevó el período a una semana. Son algunos ejemplos de reacción que contrastan con la del ejecutivo español, cuyo presidente ya empezó a recibir críticas el domingo 3 de abril, incluso desde sectores de su partido y desde sus círculos más próximos, cuando no acudió personalmente a la Nunciatura Apostólica de Madrid, la máxima representación institucional del pontífice en España, para expresar su pésame a la Iglesia católica. Optó por delegar en su vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega.

 

Rodríguez Zapatero, que debería haber liderado con fuerza la valoración gubernamental ante los hechos, es de los pocos mandatarios del mundo que no ha emitido ningún comunicado oficial. Hasta este miércoles, 4 días después de la muerte del pontífice, ni siquiera había hablado públicamente del tema. Y ese día se limitó a realizar un comentario poco concreto y en el que insinuaba críticas a sus adversarios políticos: “No me gustan las competiciones ni las exhibiciones en los duelos”. Luego llegó a decir que sus reformas contaban con amplio apoyo de la sociedad española a pesar de las críticas de la Iglesia. Como mínimo, se trata de una valoración con frases poco oportunas cuando Juan Pablo II todavía no ha sido enterrado. En realidad, lo único que ha hecho Zapatero en razón de su cargo es enviar un telegrama de pésame al Vaticano.

 

Sin embargo, el presidente de Cuba, Fidel Castro, escribió un mensaje respetuoso e incluso afectuoso hacia la persona de Karol Wojtila. Lo hizo en un libro de condolencias de la Catedral de La Habana y tras asistir a una Misa por el alma del pontífice. Por el contrario, el jefe del Gobierno Español no ha asistido a ninguna ceremonia religiosa de las muchas que se han organizado tanto desde las diócesis y las comunidades cristianas como desde la sociedad civil. Otro líder que también ha estado presente en alguna celebración es el presidente francés, Jacques Chirac, y su primer ministro Jean-Pierre Raffarin. Ambos, principales autoridades del único país europeo que se define como laico, coincidieron en la catedral parisiense de Nôtre Dame. Lo mismo han hecho el primer ministro británico, el laborista Tony Blair, participando incluso en una Eucaristía católica, y el presidente de Portugal, el también socialista Jorge Sampaio.

 

Ninguna comparecencia institucional

 

El presidente español, por otro lado, no ha realizado ninguna comparecencia institucional para valorar la figura de Juan Pablo II con motivo de su muerte. Presidentes como el de Estados Unidos, George W. Bush, el argentino Néstor Kirchner o el chileno Ricardo Lagos, así como el primer ministro israelí, Ariel Sharon, son algunos de los que han pronunciado mensajes oficiales recogidos por los medios de comunicación. El mismo contraste se produce en las valoraciones por escrito, que también tienen carácter oficial. Mientras el Gobierno español no ha emitido ninguno de manera pública, mandatarios como el iraní Mohamed Jatami sí que lo han hecho. Y en este último caso, además, se trata de uno de los primeros líderes que confirmó su presencia en los funerales de este viernes en el Vaticano.

 

Y es que Juan Pablo II ha demostrado estos días, con su cuerpo sin vida, el ejemplar poder aglutinador. Ninguna persona en el mundo sería ahora capaz de reunir en un mismo lugar a los presidentes de Estados Unidos, Irán, Palestina, Israel, Egipto, Francia, Siria, Líbano, Jordania e Irak, por poner solo algunos de los ejemplos más significativos en política internacional. Sin embargo, parece que el Gobierno español no entiende ni esta circunstancia ni el sentimiento de millones de sus ciudadanos que se sienten, como católicos, plenamente unidos al Papa. Eso sí, Zapatero estará este viernes en los funerales, junto con los Reyes Juan Carlos y Sofía y el líder de la oposición, Mariano Rajoy. Siempre quedará la sospecha de si lo hace por la dimensión del acontecimiento o por mera promoción personal.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar