El enigma del 11-M continúa: ¿Casualidad en las coincidencias ETA-islamistas? ¿O conexión?

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, trasladó este lunes, a la comisión parlamentaria que investiga los atentados del pas…

Forum Libertas

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, trasladó este lunes, a la comisión parlamentaria que investiga los atentados del pasado 11 de marzo, un mensaje basado en el convencimiento de que la masacre fue obra “exclusivamente del terrorismo internacional de tipo islamista” y en la idea de que los autores respondieron a la misma consigna que la que provocó la matanza de 3.000 personas el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington y las matanzas de Casablanca (mayo de 2003) y Estambul (noviembre de 2003). Zapatero, en diferentes respuestas, incluso citó varias veces a Al Qaeda como nexo de unión de todos estos asesinatos masivos, aunque no aclaró si, para él, la organización de Osama Bin Laden es la autora del 11-M. Estos comentarios eran un reconocimiento implícito de que la acción terrorista de Madrid no habría tenido nada que ver con la guerra de Irak. Sin embargo, en la respuesta a una de las últimas preguntas del portavoz del Partido Popular Eduardo Zaplana, Zapatero relacionó la masacre con el apoyo de España a Estados Unidos en la invasión de marzo de 2003. “Es evidente que aquella decisión implicaba un aumento del riesgo de atentados terroristas. Es lo que piensan la inmensa mayoría de los ciudadanos de esta país”, comentó el actual presidente.

La comparecencia de Zapatero, aunque no sirvió para conocer datos fundamentales, puso sobre la mesa de la comisión de investigación muchas otras cuestiones interesantes, especialmente en su choque dialéctico con Zaplana. Por ejemplo, acusó al Gobierno de Aznar de mentir los días 12 y 13 de marzo, una línea que hasta ahora habían liderado otros dirigentes socialistas mientras Zapatero prefería no pronunciarse públicamente y se remitía a esta sesión parlamentaria. “Habiendo en realidad sólo una línea de investigación desde el momento en que se conoció el explosivo utilizado, que era Goma-2 y no Titadyne, el Gobierno cometió un engaño masivo”, afirmó. Sobre las concentraciones del 13 de marzo, jornada de reflexión, el ahora presidente aseguró que, cuando conoció su existencia, llamó “al secretario de Organización del PSOE, José Blanco, para decirle que el partido no podía apoyarlas de ninguna manera”. Pero ante la insistencia del portavoz popular pidiéndole que condenase aquellas manifestaciones, que calificó de “bochornosas”, Zapatero no atendió la exigencia y optó por no pronunciar ninguna palabra explícita en ese sentido.

La parte más larga del diálogo entre Zaplana y Zapatero fue la referida al enigma sobre las posibles conexiones entre ETA y islamismo radical. El portavoz del PP preguntó, por ejemplo, por las dos caravanas de explosivos que salieron de Asturias casi simultáneamente, por las vinculaciones entre presos de los dos ámbitos terroristas y por la presencia de algún miembro de la organización vasca en tierras asturianas en algún momento. El actual presidente del Gobierno respondió leyendo informes policiales de la Comisaría General de Información en los que se explicaban los hechos, con el argumento de que no ve ninguna relación entre ambos tipos de terrorismo. Sin pronunciar la palabra, la explicación de Zapatero en este punto justificaba la tesis de que se trataría de una “casualidad”, término al que sí que recurrió Zaplana para rebatir a su adversario. En cualquier caso, sigue el enigma sobre las casualidades o las conexiones.

Rodríguez Zapatero, por otro lado, aseguró que, en las manifestaciones posteriores a la matanza no vio a nadie con “miedo”, y calificó de “indecente” que algunos políticos españoles digan que el vuelco electoral del 14 de marzo fue fruto del atentado de tres días antes. “¿Se puede encontrar una ciudadanía más fuerte y más segura, más contenida? Ésa es la España segura que yo presido y la que me enorgullece presidir”, comentó en su exposición inicial. Como la de Aznar, esta comparecencia empezó con un recuerdo a las 192 víctimas mortales, concretamente con una cita de los nombres de la primera y la última según el orden alfabético. También aseguró que lo único que le interesa es “que se sepa toda la verdad, y verdad sólo hay una”. En esta línea, se preguntó en referencia a Aznar: “¿Quiénes han ido con el cuento de nuestra debilidad y nuestra cobardía a los gobernantes de otros países?”.

Ya por la tarde, en el turno de preguntas del portavoz de Convergència i Unió, Jordi Jané, el actual presidente explicó que el 11-M debe servir para aprender la lección “en varios temas”. Aseguró que el ejecutivo de Aznar, entre el 11 y el 14 de marzo, “mezcló sus intereses partidistas con los del país”, y se reafirmó en su convencimiento de que sus predecesores mintieron. “El 11 de marzo por la tarde, la pista del terrorismo islamista radical ya estaba más clara, mientras que no existía ningún indicio sobre ETA”, afirmó. Sobre la guerra de Irak, reconoció que “también podía haber habido un atentado islamista sin el apoyo de España a la invasión de Irak”, aunque se reafirmó a continuación en su tesis del “aumento del riesgo”. Y en cuanto a la preparación del atentado, que meses antes de la guerra de Irak según algunos datos de la investigación judicial en curso, el presidente no negó esta posibilidad, pero añadió que “entra en contradicción con otra tesis: la que sirve para afirmar que el atentado se cometió para cambiar el signo político del Gobierno”.

En el momento de cerrar esta edición, estaba interviniendo el portavoz de Esquerra Republicana (ERC), que basó sus preguntas en la necesidad de luchar conjuntamente contra el terrorismo y en la crítica a la intervención del popular Eduardo Zaplana. También criticó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo firmado por PP y PSOE a finales del año 2000. Zapatero, en sus respuestas, se reafirmó en sus críticas al anterior Gobierno, punto en el que coincidió con el comisionado que le preguntaba.

OTRAS FRASES DESTACADAS DE ZAPATERO

CONEXIONES

“No existen pruebas que permitan ni siquiera sospechar posibles conexiones entre ETA y el terrorismo islamista radical”

“La coincidencia de dos reclusos en un mismo centro penitenciario no implica relación entre ellos”

LA INFORMACIÓN DEL ANTERIOR GOBIERNO

“Hubo un borrado masivo de información entre el 11 y el 14 de marzo en la Moncloa. No había ni un solo papel, ni un solo dato en soporte informático; absolutamente nada en el Gabinete de la Presidencia, porque se produjo un borrado masivo de todo”

“Aznar había tenido innumerables conversaciones con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en la mañana del 11 de marzo; por tanto, recibió mucha información”

“La furgoneta encontrada en Alcalá de Henares tenía todas las características de una reivindicación clarísima”

BÚSQUEDA DE NUEVOS ACUERDOS

“Este Gobierno está dispuesto a amparar, propiciar y suscribir un gran pacto con todas las fuerzas parlamentarias democráticas. La unidad ante el terrorismo es una exigencia de los ciudadanos”

“El engaño que practicó el anterior Gobierno fue un intento de confusión masiva que constituye una irresponsabilidad grave”

LA AUTORÍA DEL ATENTADO

“Es verdad que los autores no estaban ni en montañas ni en desiertos; estaban en Lavapiés, en Leganés, en Morata de Tajuña, muy cerca de nosotros desgraciadamente”

“Si alguien pone en duda algo en relación con los autores, es que puede tener datos sobre los autores; y si tiene datos, lo que tiene que hacer es acudir al juzgado. Si su pretensión es generar confusión, que vaya a generar confusión a otro sitio, porque los ciudadanos se merecen el esfuerzo de responsabilidad de todos”

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar