El envejecimiento afecta a la seguridad nacional

El declive demográfico se acostumbra a analizar desde el punto de vista de las pensiones y del gasto sanitario: menos cotizantes teniendo que a…

El declive demográfico se acostumbra a analizar desde el punto de vista de las pensiones y del gasto sanitario: menos cotizantes teniendo que asumir el coste de una población con derecho a pensión creciente y que genera unos costes sanitarios también crecientes. Pero las consecuencias del envejecimiento de las naciones son múltiples y no se reducen sólo a las antes citadas (si bien, pensiones y gasto sanitario son, desde un punto de vista económico, las más importantes). Mercator.net acaba de hacerse eco de dos artículos al respecto.

The Establishment Post acaba de publicar un artículo en el que se pregunta acerca de cómo afecta el declive demográfico a la capacidad de un país para afrontar dificultades colectivas, y lo hace a partir del caso de Singapur. El último Informe de Población de Singapur señala que actualmente hay 5,2 personas en la franja de edad entre 20 y 64 años, esto es, la banda de edad que recoge principalmente a quienes están en condiciones de trabajar, por cada persona de 65 años o más. Este ratio era de 7,6 en 2004, de 10,4 en 1990 y de 13,5 en 1970. Como vemos, un intenso declive de la fuerza laboral en relación a los jubilados. Todo ello como consecuencia de una tasa de fertilidad por debajo de los 2,1 hijos por mujer durante los últimos 30 años (¿les resulta familiar?)

El artículo se plantea los problemas que esto puede acarrear frente a diversas crisis, como amenazas terroristas o emergencias médicas, pero no entra directamente en algo que sí hace el Business Insider en otro artículo en relación a Japón: plantear los efectos del envejecimiento sobre el ámbito militar.

Y es que un país envejecido, con cada vez menos jóvenes, está en menores condiciones de repeler una agresión que otro con una pirámide más equilibrada. En este caso se fija en Japón, un país donde no ya el declive, sino el hundimiento demográfico es rotundo: se prevé que sus 127 millones actuales se reduzcan a 86 en 2060 y a 50 en 2100. Por ahora Japón intenta paliar esta carencia con más tecnología bélica, pero no se trata sólo de efectivos para el Ejército, sino de su capacidad para movilizarse y hacer un esfuerzo en caso de conflicto bélico. En la Segunda Guerra Mundial fue clave el esfuerzo industrial, ingente, de Estados Unidos, ¿qué esfuerzo de producción puede hacer un país de ancianos?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>