El equipo económico de Obama, ¿un castillo de naipes?

Renuncia al cargo por “razones familiares”, para volver a Connecticut junto a su esposa. Esa ha sido al menos la excusa que ha dado el sub…

Renuncia al cargo por “razones familiares”, para volver a Connecticut junto a su esposa. Esa ha sido al menos la excusa que ha dado el subsecretario del Tesoro estadounidense para la estabilidad financiera, Herbert Allison, al anunciar su dimisión este miércoles, 22 de septiembre.

Sin embargo, a nadie se le escapa que en el trasfondo de la crisis económica por la que atraviesa Estados Unidos y las medidas adoptadas por su presidente, Barack Obama, está la verdadera causa de esa dimisión.

Allison era el encargado de dirigir el plan de rescate dotado con 524.000 millones de euros, conocido como el ‘Programa de Alivio de Activos Depreciados’ (TARP en sus siglas en inglés), que fue aprobado a finales de 2008 por el anterior gobierno de Bush.

Un castillo de naipes que se derrumba

Pero, el subsecretario del Tesoro no ha sido el único. En las últimas semanas ya son cuatro los altos cargos económicos que, por una u otra causa, han abandonado el ‘barco’ de la Casa Blanca que dirige los destinos económicos del país.

La Casa Blanca anunciaba poco antes que Lawrence Summers, responsable del Consejo Nacional Económico (NEC), el principal órgano asesor económico de la presidencia, dejaba su cargo en noviembre para reemprender su carrera académica en la Universidad de Harvard.

También, a primeros de este mes, dimitió Christina Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca que dejaba su puesto por la Universidad de California, en Berkeley.

Y el director de Presupuesto de la propia Casa Blanca, Peter Orszag, hacía lo propio el 30 de julio.

¿Inquietud intelectual en el equipo económico de Obama? No, todo apunta a que las medidas económicas adoptadas por el presidente están creando malestar incluso en su propio entorno.

Una muestra de ello es la reforma sanitaria, en la que ha basado todo su esfuerzo para salir del atolladero en que se encuentra y dar una buena imagen de gestión. Hasta un 49% de los norteamericanos están en contra de esa reforma, mientras que un 43% está a favor, según los últimos sondeos.

En cualquier caso, tras este alud de dimisiones, cual castillo de naipes que se derrumba, Obama se ve obligado a remodelar por entero su equipo económico para afrontar los dos años que le quedan de mandato.

Con elecciones a la vista

Además, esta última dimisión se produce a tan solo poco más de un mes de las elecciones legislativas que se celebrarán el próximo 2 de noviembre.

Es decir, las cuatro dimisiones de responsables económicos en el equipo de Obama no sólo representan un dolor de cabeza para el presidente sino que hacen tambalear las aspiraciones del Partido Demócrata en los comicios que están al caer.

De hecho, todas las encuestas vienen a coincidir en que los demócratas obtendrán un mal resultado el 2 de noviembre a causa, principalmente, de la gestión económica.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>