El espíritu de Manresa: éxito rotundo de la nueva evangelización europea que funciona

“Nuestra ciudad, Manresa,es la más descristianizada de la diócesis de Vic”, explicaba a este periodista una manresana que co…

Nuestra ciudad, Manresa,es la más descristianizada de la diócesis de Vic”, explicaba a este periodista una manresana que conoce bien la situación socio-espiritual de la Cataluña central. “Y la diócesis de Vic está peor que la de Solsona… En Solsona hace diez años que, con Xavier Novell como vicario episcopal, empezó una buena escuela de formación de laicos, muy eficaz, con oración y teología fiel al magisterio, y aquí en Vic han empezado una escuela similar en serio hace un par de años, pero en esta diócesis, por desgracia, la mayoría de los sacerdotes son rebeldes, excepto unos cuantos muy majos, y cuesta mucho despegar”.

Sin embargo, como se dice, el Espíritu Santo sopla donde quiere y al parecer decidió encender el fuego de la Nueva Evangelización en España partiendo de una ciudad descristianizada en una diócesis descristianizada y una zona tan secularizada como es Cataluña.

Un congreso que se planteaba para unas 50 o 100 personas, pensando básicamente en Cataluña, atrajo a más de 500 de toda España. “Veo que hay ansia por la Nueva Evangelización aquí”, nos comentaba muy contento Andrea Brugnoli, el sacerdote italiano impulsor de Sentinelle dell Mattino, que vino a impartir talleres de entrenamiento para jóvenes evangelizadores callejeros.

Amistad y coraje

Una de las cosas más hermosas del Congreso de Nueva Evangelización de Manresa, del 7 y 8 de enero de 2012, fue ver la amistad sincera y cómplice que une al obispo Romà Casanova, de Vic, y a Xavier Novell, de Solsona. Otra, que mencionó el principal conferenciante invitado, el obispo francés Dominique Rey, de Toulon, es “su coraje” (Rey dixit). Parece que Dios ha bendecido ese coraje.

Y es que el coraje estuvo en el inicio de todo. Romà Casanova llegó a la cátedra de Vic en 2003 con 46 años, un obispo joven de las Tierras del Ebro, al que grupos eclesiales disidentes recibieron en su toma de posesión con una fea manifestación a la entrada de la catedral (pero los fieles con un gran aplauso dentro). De talante tranquilo, animosoybienhumorado, Casanova ni se arredró ni se dejó amargar. Sin prisa pero sin pausa, fue trabajando por la comunión interna de la diócesis.

En 2007, dado el envejecimiento paulatino del clero, Casanova trajo sacerdotes, y luego religiosas, del Instituto del Verbo Encarnado IVE), un movimiento misionero originario de Argentina con carisma ignaciano que estuvo encantado de trabajar en Manresa, ciudad donde San Ignacio vio concretarse su vocación.

La campaña mediática “progre” contra Casanova fue dura, y cualquiera puede buscar los titulares en Google: “A la derecha del Opus”, “Argentina exporta curas ultraconservadores”, “Demuestra el poco respeto del obispo por sus sacerdotes”, etc… Casanova se mantuvo tranquilo pero firme y los misioneros del IVE y su rama femenina, las religiosas de Matará, se instalaron en la diócesis. Llevan más de 4 años y participan en la vida cotidiana con toda normalidad.

Invitado a Toulon

Un tiempo después, una consagrada catalana de la Comunidad del Emmanuel que trabaja en Toulon, visitando a unos amigos de esta comunidad carismática en la diócesis de Vic, supo del talante del nuevo obispo: valiente, con ganas de evangelizar, abierto a nuevas realidades, incluso extranjeras… y se lo comentó a su obispo en Francia, Dominique Rey, un pastor que ha invitado a docenas de nuevos movimientos y comunidades misioneras de todo el mundo, ha creado varias fraternidades y realidades locales y tiene 80 seminaristas y una mayoría de sacerdotes jóvenes en una diócesis de 1,1 millón de personas, con menos de un 5% de habitantes practicantes.

Dominique Rey, atraído por el perfil de Casanova (valiente y con ganas de evangelizar) le invitó a su congreso de Nueva Evangelización en Hyeres, cerca de Toulon, en abril de 2009. (ForumLibertas asistió y describió con detalle lo que pasó allí en este artículo). Moraleja: quien es valiente tiende a reconocer y apoyar a otros valientes.

De Francia a España

A Casanova le gustó el formato del Congreso de Hyeres: mucha oración, evangelización práctica por las calles, testimonios, pluralidad de carismas, liturgia cuidada. También le gustó el contenido. Pero ¿cómo realizar algo similar en Cataluña? Vic sola ¿tendría fuerzaspara ello?

Entonces, en diciembre de 2010, con 41 años, Xavier Novell recibió la mitra y el báculo de obispo en la vecina diócesis de Solsona. No era un recién llegado, sino un nativo de la diócesis que como vicario episcopal llevaba tiempo formando líderes laicos y jóvenes. (Católicos comprometidos de Vic nos comentaron que esos jóvenes y laicos de la vecinaSolsona son los que han nutrido el núcleo del Congreso de Manresa, aunque también participaron muchos de la diócesis de Casanova, por supuesto).

Además, Novell (abajo, rodeado de congresistas)conocía bien los métodos de la Nueva Evangelización y sabía de su eficacia de primera mano: su hermano, alejado de la fe, había experimentado un fuerte avivamiento espiritual en un Curso Alpha. Con convicción y coraje (insistimos, el mismo Dominique Rey quiso señalar esa valentía) los dos pastores convocaron el encuentro. Y hubo “overbooking”.

Exceptuando los fieles de las dos diócesis, convocados por sus obispos, los que llegaron del resto de Cataluña, de la Comunidad Valenciana, de la murciana, de Toledo, de San Sebastián, etc… se enteraron, sobre todo, por Facebook y diarios digitales católicos como ForumLibertas, ReligionEnLibertad e Infocatólica. Y llegaron con ganas de aprender los métodos de nueva evangelización.

Dominique Rey, el valor de la pluralidad

Oriol Domingo, el redactor de temas de religión de "La Vanguardia", despachaba rápidamente el "fenómeno Toulon" etiquetando en su artículo del 8 de enero al obispo Dominique Rey como "tradicionalista", amigo de la "misa de espaldas al pueblo" y diciendo que es muy "apreciado por los kikos". (Esto lo escribe dos días después de regañar en su blog al monje Lluis Duch por "repartir carnets de cristiano"… se ve que repartir carnets sólo lo podemos hacer los periodistas).

La realidad es otra. Dominique Rey tuvo su experiencia de conversión con 26 años en la Comunidad del Emmanuel y se formó eclesialmente en ella. Rey es por lo tanto un hijo espiritual de la Renovación Carismática, de su libertad y creatividad, y para nada un tradicionalista. Pero le gusta la liturgia bien hecha y que se cumplan las normas litúrgicas, y valora la forma extraordinaria del rito latino, que usa sin complejos cuando quiere y en la que entrena a sus 80 seminaristas.

La clave del éxito de Toulon es el cuidado y aprecio de Dominique Rey por la diversidad, siempre dentro de la centralidad eclesial. No solo ha introducido más de 40 comunidades nuevas en su diócesis (los neocatecumenales son sólo una de ellas) sino que las estudia, las conoce en profundidad, las busca… en vacaciones, por ejemplo, va a Brasil a conocer de cercalas casas-madre de los movimientos Shalom o Cançao Nova. Rey mima la acogida de los recién llegados: aprecia su carisma y especificidad, no les pide abandonar sus peculiaridades, les integra en la diócesis y las parroquias, les enseña sistemáticamente francés y cultura francesa, no los deja solos sino que los acompaña… ¡Y lo mismo hace con los franceses que sienten vocación!

En los turnos de preguntas, varias veces los congresistas preguntaron al obispo el papel de los nuevos movimientos y qué hacer para integrarlos. Y Dominique Rey lo tiene claro: "los problemas con los nuevos movimientos llegan cuando se les margina", denuncia. Y es que eso fue lo que vivió en su juventud, y lo que ha visto después como pastor.

"Yo estaba en Comunidad del Emmanuel y antes del reconocimiento oficial la comunidad era relegada, marginalizada y en las parroquias apenas nos dejaban una esquina. Eso no nos ayudaba a evangelizar", explicó. Hoy la comunidad cuenta con más de 7.000 miembros, varios cientos de sacerdotes y representantes en el Pontificio Consejo de Laicos y en el Pontificio Consejo de Nueva Evangelización.

"Los obispos y sacerdotes han de atender a los movimientos, darles las condiciones para que crezcan, porque los suscita el Espíritu Santo. Y cuando haga falta, corregirlos, que no se conviertan en guetos. Como obispo, hago que mis párrocos conozcan bien a los movimientos y que vean cómo integrarlos en su parroquia, y así ganan todos".

"El obispo Rey es de la Comunidad de Emmanuel, pero no ha apostado solo por Emmanuel, sino que ha salido a buscar muchas propuestas y ha estudiado y acogido a las que le llegaban, y esa es la clave de su diócesis", explica en pasillos José Ortuño, un sacerdote español que trabaja con él.

"El pastor, el párroco, el líder, en vez de decirse ‘tengo tal cargo vacante, a ver a quién pongo en él’, debe plantearse ‘tengo estas personas con estos dones y carismas, a ver dónde los pongo para que los usen y den fruto", predica el obispo de Toulon.

Nuevo ardor, nuevos métodos, nueva expresión

El sábado la Iglesia de Cristo Rey de Manresa estaba repleta, mientras el obispo Xavier Novell proclamaba una homilía sencilla y rotunda: "¿Cómo evangelizar? ¡Como lo hacía Jesús!" Explica que la nueva evangelización no es un nuevo material catequético, no es una nueva delegación, es un objetivo para siempre y tenemos que "tomarnos nuestro tiempo para prepararnos": Jesús se tomó 30 años antes de su ministerio público.

"Hay que salir a la calle, al encuentro de la gente que está dañada por el pecado, la enfermedad, la marginación, y anunciarles el evangelio que libera". Tras poner el ejemplo de San Antonio María Claret y San Ignacio, añadió que "si las personas se convierten, reciben la curación de sus esclavitudes y enfermedades y llevan una vida distinta: no dudéis de que el Señor sigue obrando las curaciones de cuerpo y espíritu que le acompañaban en los evangelios".

El obispo Casanova completó el cuadro en su predicación del domingo en la hermosa Seo manresana: "En la Evangelium Nuntiandi, Pablo VI nos enseña que los hombres que desconocen a Dios pueden salvarse por la gracia y misericordia divina por vías que desconocemos, pero ¿nos salvaremos nosotros, los cristianos, si por negligencia, vergüenza o miedo dejamos de anunciar a Cristo?"

De dos en dos, a la calle

Entre los congresistas, hablamos con María José Carrillo, de 15 años y su hermana Belén, de 13, de padres mexicanos afincados hace 12 años en Cataluña (en la foto de la derecha). Hablan español con acento de la Cataluña interior. Van a un colegio de monjas de Vic: ninguno de sus compañeros de clase cree en Dios. Su madre les habla de México, del movimiento juvenil Éxodo que allí reune un millón de jóvenes en el DF para rezar… pero no lo conocen por experiencia propia. Ni siquiera han estado en la JMJ de Madrid.

Se apuntan al taller del movimiento italiano "Centinelas de la Mañana" y por la noche las envían a evangelizar por las calles de Manresa, como a otros50 jóvenes de Vic y Solsona.

"Id en parejas, no en grupos, y hablad con vuestros iguales, los de vuestra edad que veáis en la calle, que no estén ocupados", les han dicho en el taller. "Podéis entregarles estas tarjetas que hablan del amor de Dios, y les decís que Jesús quiere tener un encuentro personal con ellos, que Él les ama y les espera esta noche de forma especial en la parroquia de Cristo Rey".

Las jóvenes chicas Carrillo lo hicieron y nadie les respondió mal en la calle. "Por la noche, en la adoración en Cristo Rey, vimos a uno de los chicos que invitamos, pero parece que luego se fue; supongo que vio que era para gente más mayor", dice María José, un poco decepcionada. Lo cierto es que la adoración eucarística del sábado por la noche, aunque hermosa y con música carismática suave, no cumplía todos los puntos que recomienda "Centinelas de la Mañana" para acoger alejados jóvenes de la fe, pero daba una idea de la atmósfera de belleza y oración que se busca.

A modo de conclusiones

En la última sesión del congreso, presentó un resumen muy práctico Xavier Morlans, sacerdote de Barcelona recientemente nombrado consultor del Pontificio Consejo de Nueva Evangelización (foto de la izquierda), que había presentado su método "Tornar a Creure" para encauzar hacia la fe a adultos alejados.

"No hay que dar nunca por supuesto que las personas que atendemos en la parroquia han abierto su corazón a Jesús: sean niños, padres que buscan apuntar a sus hijos en los sacramentos… en todos los niveles hay que impartir el kerigma, el anuncio básico de Jesús, hay que aportarlo antes de formar para los sacramentos. Hay que incorporar el testimonio: a los cursos de novios, llevar matrimonios que hablen de cómo Dios les hizo superar una crisis. También hay que crear encuentros específicos de primer anuncio, con nombres que no suenen kitsch ni beatos. A nivel supraparroquial hay que desarrollar itinerarios de reiniciación o renovación cristiana de adultos. Y para todo ello, contar con Internet, con los dones de los artistas, los músicos, y con el atractivo de los santuarios y las peregrinaciones", resumió Morlans.

"La gracia de Dios, usando también las redes de Internet, que han atraido a tanta gente, ha permitido este congreso", comentó ya al final el obispo Casanova. "A ver si hay un segundo congreso de nueva evangelización, si Dios quiere". ¿Quién se animará antes?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>