El Espíritu es concreto, de Josef Sudbrack, S.J.

 Espiritualidad es una de esas palabras primarias que, como decía Karl Rahner, todo el mundo sabe qué significan, pero se hacen difíciles de definir. …

 

Espiritualidad es una de esas palabras primarias que, como decía Karl Rahner, todo el mundo sabe qué significan, pero se hacen difíciles de definir. El autor parte de que hoy en día se habla mucho de espiritualidad y, sin embargo, el sentido cristiano de ésta, unido al Espíritu Santo, queda a menudo olvidado. Y más, teniendo en cuenta que el Espíritu Santo se ha manifestado unido a realidades concretas como la Creación o la Encarnación. De ahí que aborde el intento de delinear en qué consiste la espiritualidad desde la perspectiva cristiana. Y, lo hace teniendo en cuenta que el Espíritu se manifiesta en lo concreto. De ahí que al inicio del libro recoja un iter de su vida en el que nos da a conocer su trayectoria y las influencias que ha recibido.

 

A partir de ahí Sudbrack realiza una apasionante exposición sobre la espiritualidad cristiana. Se trata de un libro ciertamente importante, aunque no definitivo. El autor, con muchos años de docencia e investigación, manifiesta un conocimiento envidiable de la materia y, en conjunto, de todos los campos de la teología. Sobre el eje Iglesia del Logos (lo estable, jerárquico) – Iglesia del Pneuma (lo variable, concreto, carismático), aborda los grandes temas: la oración, la contemplación, el conflicto ley-conciencia, la necesaria o no adaptación de la Iglesia y de sus normas morales, la cuestión del mal, la liturgia, la realidad dialógica del hombre…

 

Su intento no ha sido proponer algo acabado, sino mostrar las múltiples interrelaciones que se dan en el campo de la espiritualidad, que no puede dejar de lado ni el hecho de la Creación, ni la realidad de la acción del Espíritu en la historia. El autor toca el tema en relación con las ciencias actuales como la psicología o la sociología y, en la última parte aborda el tema de la praxis, teniendo en cuenta, especialmente, la relación entre trabajo y contemplación. Igualmente se muestra conocedor de las aportaciones del zen, aunque no ignora sus limitaciones, y muy receptivo a la doctrina de autores como Teilhard de Chardin (con matizaciones en algunos puntos), Eckhart, Ignacio de Loyola, y de los filósofos que como Buber o Levinas han insistido en el carácter relacional del yo con un tú.

 

Es una obra a tener en cuenta. Si bien por su lenguaje y temática queda lejos del público en general, es muy recomendable para teólogos que, encontrarán ponderadas reflexiones y propuestas, susceptibles di diálogo, que pueden ayudar a un enfoque renovado de la Teología Espiritual. No hace falta compartir todos los puntos de vista del autor para reconocerle que ha escrito un libro meritorio.

 

EL ESPÍRITU ES CONCRETO

La espiritualidad desde una perspectiva cristiana

Josef Sudbrack, S.J.

Traducción de Santiago Arzubialde, S.J.

Mensajero

507 páginas

24 €

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>