El Estado hunde a las empresas

¿Quién tiene que sacar a España de la crisis? La respuesta lógica es que esa tarea corresponde a las empresas, encargadas …

¿Quién tiene que sacar a España de la crisis? La respuesta lógica es que esa tarea corresponde a las empresas, encargadas de dinamizar el mercado de trabajo, reducir las cifras de paro y conseguir cada vez más competitividad mejorando su productividad.

La fórmula parece sencilla en su planteamiento, pero inmediatamente surge una nueva pregunta: ¿cómo van a conseguirlo cuando el propio Estado y las Administraciones de las diferentes Comunidades Autónomas se convierten en uno de sus principales lastres?

Los trabajadores por cuenta propia continúan adelantando a la Administración Pública el Impuesto de Valor Añadido (IVA) de todas sus facturas aunque todavía no las hayan cobrado.

De hecho, a pesar de sus reivindicaciones, el colectivo de autónomos ya había adelantado al Estado un total de 1.638,8 millones de euros por el IVA hasta el mes de abril, cuando se presentó la declaración de retenciones del primer trimestre, según se puede ver en la siguiente tabla elaborada a partir de los datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomas (ATA).

IVA ADELANTADO EN LAS DIFERENTES CC. AA.

(en millones de euros)

Comunidad Autónoma

IVA

adelantado

Porcentaje

sobre el total

Cataluña

392,6

24,0%

Madrid

322,8

19,7%

Andalucía

200,7

12,2%

Comunidad Valenciana

180,5

11,0%

País Vasco

87,3

5,3%

Galicia

84,0

5,1%

Aragón

58,4

3,6%

Murcia

53,5

3,3%

Castilla-La Mancha

53,0

3,2%

Castilla y León

52,1

3,2%

Baleares

32,3

2,0%

Canarias

29,8

1,8%

Navarra

26,0

1,6%

Asturias

24,2

1,5%

Extremadura

17,9

1,1%

La Rioja

13,2

0,8%

Cantabria

9,9

0,6%

España

1.638,8

100,0%

900 millones de morosidad

De esos 1.638 millones de adelanto en concepto de IVA, más de 900 millones ya se cuentan como morosidad, al haber vencido las facturas emitidas por los autónomos sin que éstos hayan cobrado.

Los otros 700 millones tampoco se han hecho efectivos, pero no se pueden establecer de momento como mora al no haber transcurrido el plazo máximo, que para la Administración Pública está estipulado en 50 días.

Sin embargo, tal como recordaba hace un par de meses Rafael Barón, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM), la fuerte demora en los plazos de pago de las Administraciones se ha convertido en un “cáncer” para la economía de las empresas.

Según sus cálculos, el plazo de cobro medio real del sector público ha subido de 154 a 157 días en 2010, lo que supone una diferencia de 107 días respecto a lo fijado por la norma. Eso por no hablar de comunidades como la Valenciana, donde el Consell y los ayuntamientos se acercan a los 300 días de demora.

Cabe recordar que la media europea para el pago de las facturas por parte de las administraciones está en 63 días, y que España es el tercer país con el plazo de pago real (acordado + retraso) más largo tras Grecia e Italia.

Financiarse a costa de las empresas

Esta demora en el pago de las facturas es una forma de financiarse para el Estado.El sector público tiene que dejar de financiarse a costa de las pymes y debe ser consciente de que debe cumplir con los plazos fijados por la ley”, denunciaba Rafael Barón.

Por su parte, Juan José Rubio Guerrero, catedrático de Hacienda Pública y miembro del Observatorio del Trabajador Autónomo de ATA, alerta sobre la oprimente fiscalidad que soporta el colectivo de autónomos y pide reformas que supongan, entre otras cosas, el pago del IVA de las facturas solo cuando se cobren.

Y es que el Estado hunde a las empresas de dos modos: con los retrasos en el pago de las facturas y al hacerles pagar el IVA sin haber cobrado la factura. De esta manera, las empresas financian al Estado por partida doble, con lo que dejan de cobrar de las administraciones durante el tiempo que excede al vencimiento, con unos intereses que van a parar a las arcas del Estado en lugar de ir a las empresas; y con lo que les adelantan del IVA hasta el cobro de las facturas, que genera más intereses a favor del Estado y no de los autónomos.

Con el agravante de que una parte de este IVA adelantado no es que lo acaben cobrando las empresas con retraso, sino que puede que nunca lo cobren porque acabarán siendo impagados.

Las más ‘morosas’

En el cuadro con los datos de la ATA se puede observar también qué comunidades son las que acumulan más IVA adelantado sin que las empresas hayan cobrado las facturas. Las más ‘morosas’ son Cataluña, con 392,6 millones de euros de IVA adelantado, y Madrid (322,8 millones).

Le siguen Andalucía (200,7), Comunidad Valenciana (180,5), País Vasco (87,3), Galicia (84), Aragón (58,4), Murcia (53,5), Castilla-La Mancha (53), y Castilla y León (52,1).

En el otro extremo de este preocupante ranking, Cantabria (9,9 millones) y La Rioja (13,2), son las comunidades que registran menos importe adelantado a las arcas del Estado en concepto de IVA de facturas no cobradas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>