El euro dispara los precios en España, mientras el ahorro familiar roza su mínimo histórico

Una barra de pan costaba 36 céntimos de euro a finales de 2001 y actualmente los españoles pagan por la misma barra 70 céntimos de media. Este exagera…

Una barra de pan costaba 36 céntimos de euro a finales de 2001 y actualmente los españoles pagan por la misma barra 70 céntimos de media. Este exagerado aumento del coste del más básico de los productos de primera necesidad ejemplifica la evolución que han seguido los precios en España desde que se instauró el euro. De hecho, los españoles pagan un 10,2 por ciento más, frente al 6,3 por ciento de aumento de la media europea.

 

Al mismo tiempo, la euforia consumista de los hogares provoca un nuevo descenso del ahorro familiar en España, cuya tasa cae otra décima y se sitúa en el nivel más bajo desde 1995, según los datos hechos públicos el pasado 27 de abril por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Un tópico que se cumple

 

Ese tópico que se suele utilizar en las colas de los supermercados o en las barras de los bares de que “con el euro, todo cuesta más” parece cumplirse sobradamente, si nos atenemos a un reciente informe de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU). Según este estudio, España es el país de la Unión Europea donde más han subido los precios en los tres últimos años.

 

Los principales culpables de esta estadística inflacionista española con respecto a Europa son los precios de la hostelería y alojamientos. Situándonos de nuevo en 2001, un café costaba alrededor de 60 céntimos y actualmente es difícil saborearlo por menos de un euro. En general, las cafeterías y hoteles se han incrementado en un 14,6 por ciento en este período.

 

Incrementos ineludibles

 

Mientras productos como las bebidas alcohólicas y el tabaco, con un 13,4 por ciento de aumento entre 2002 y 2004, son más o menos eludibles por parte de los consumidores, la mayoría de los productos de primera necesidad se han visto incrementados de forma abusiva. Así, la enseñanza se ha encarecido un 13,8 por ciento en el mismo período de tiempo; los arrendamientos de vivienda un 13,2 por ciento; el transporte un 12,5 por ciento (si el Metro de Madrid costaba 65 céntimos hace 4 años, ahora está en un euro); la alimentación y bebidas un 12,2 por ciento; la vivienda nueva un 10,2 por ciento; y el vestido y el calzado un 10,1 por ciento. Otros aumentos se han producido en los sectores de el menaje y las comunicaciones, con un 6 por ciento y en los gastos sanitarios, con un 4,9 por ciento de aumento, siempre según el informe de la CECU.

 

Euforia consumista, caída del ahorro

 

El aumento de precios, como consecuencia de la llegada del euro a los bolsillos de los españoles, coincide este año con un más que notable descenso del ahorro familiar. El fuerte incremento del consumo privado en el último año ha provocado que la capacidad de financiación de las familias caiga a su nivel más bajo en los últimos 10 años.

 

La tasa de ahorro de los hogares españoles se ha situado en el 10,5 por ciento de su renta disponible, sólo 2 décimas por encima del mínimo histórico de 2001. Este descenso se produjo porque la renta disponible de las familias creció un 6,5 por ciento, mientras que el ritmo del gasto de consumo final se situó en el 6,6 por ciento. Los datos están también directamente relacionados con el alza del endeudamiento con el que, en definitiva, las familias españolas gastan más de lo que ingresan, pese a que su riqueza aumenta.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>