El ex director del programa Petróleo por Alimentos, acusado de apropiarse de 1,2 millones de dólares

El ex director del programa Petróleo por Alimentos, Benon Sevan, se habría apropiado de 1.200 millones de dólares procedentes de comisiones ilegales y…

El ex director del programa Petróleo por Alimentos, Benon Sevan, se habría apropiado de 1.200 millones de dólares procedentes de comisiones ilegales y sobornos del régimen de Sadam Husein. Eso es lo que se deduce de los documentos de la State Oil Marketing de Irak, hechos públicos por el subcomité del Senado de los Estados Unidos que investiga este escándalo. Según esta información, Sevan obtuvo el dinero haciendo de intermediario entre Bagdad y la African Middle East Petroleum, propiedad de un amigo suyo. En el affaire también está implicado Kojo Annan, hijo del secretario general de las Naciones Unidas.

El subcomité norteamericano afirma que los documentos obtenidos “pueden revelar violaciones de numerosas leyes criminales estadounidenses”, aunque Sevan goza de inmunidad diplomática. El ex director de Petróleo por Alimentos, junto con otro funcionario encargado de los contratos, fueron suspendidos de su cargo por Kofi Annan después de que una investigación independiente les puso en el punto de mira de algo más que posibles irregularidades en su gestión.

Benon Sevan, a cargo del programa humanitario, y Joseph Stephanides, de la División de Asuntos del Consejo de Seguridad de la ONU, fueron informados el pasado 4 de febrero de que habían sido suspendidos con derecho a sueldo, al mismo tiempo de que se les avisaba de que recibirían una carta “estableciendo los cargos en su contra”.

Manipulando un programa humanitario

El programa humanitario Petróleo por Alimentos disponía de unos fondos de 64.000 millones de dólares para permitir a Bagdad vender petróleo y gastar los ingresos para comprar alimentos y material humanitario. Ahora, el programa está siendo investigado debido a las acusaciones que afirman que Husein manipuló el programa con sobornos. 

Benon Sevan ya había obstaculizado una anterior auditoria a su oficina en la misma época en que presuntamente trataba de obtener sustanciosos contratos petroleros en Irak. Uno de los equipos de auditoria de la ONU consideraba que dirigir el programa de 64.000 millones de dólares era razón suficiente y una “actividad de alto riesgo” susceptible de ser revisada. Sin embargo, Sevan rechazó la solicitud de los auditores internos de contratar a un consultor para que examinara su oficina en mayo de 2001, algo que ahora cuestionan los investigadores del programa.

El subcomité también estudia un posible conflicto de intereses que implicaría al hijo del secretario general de Naciones Unidas, Kojo Annan, que ha negado cualquier implicación en este asunto y que trabajaba para la compañía suiza Cotecna, encargada de hacer las inspecciones de los bienes importados por Irak dentro del mismo programa.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>