El exterminio de los ‘nasrani’, nazarenos cristianos iraquíes

Cuánto dolor en estos días de verano del año 2014, las palabras son apenas nada. Entre los enfrentamientos de judíos y pal…

Cuánto dolor en estos días de verano del año 2014, las palabras son apenas nada. Entre los enfrentamientos de judíos y palestinos, los conflictos en Siria, Irak, Ucrania etc…, nuestro mundo envuelto en ropajes sangrientos no se inmuta ante las atrocidades de fanáticos y el consentimiento de los poderes fácticos, que practican su poder al borde de los cauces juiciosos y se sirven de su autoridad inconsecuente o su fuerza de coacción para influir políticamente, no hacen nada para solucionar los problemas que aqueja a este mundo deshumanizado y carente de afecto hacia el prójimo.

Ha llegado el momento para que haya una expectativa, un futuro y una protección para los cristianos en Irak. El patriarca de los caldeos, Louis Sako, ha lanzado un grito de exasperación y petición de ayuda: “Es necesario que la comunidad internacional haga algo para socorrer a los miles de personas que huyen por las carreteras, […] la mayor parte de la gente va a pie. Cuando el calor del día apriete, ¿qué va a suceder con los ancianos y las mujeres embarazadas?”

Los "nasrani" o nazarenos, cristianos iraquíes, son brutalmente perseguidos. En Mosul los persiguen con “la espada”, en Siria los han crucificado de igual forma que Jesucristo. Si deciden por la supervivencia, deben abandonar sus ciudades, pueblos, casas, propiedades, iglesias, cultura etc. Si no pueden huir, desafían a la muerte. Podrían expedirse de ese odio convirtiéndose al Islam, pero no lo hacen, asistiendo a su propio exterminio, que acogen antes que abandonar la fe.

El líder de los Caldeos iraquíes, Mark Arabo, aseveraba en la CNN, en la mañana del día 8 de agosto de 2014, estos terribles acontecimientos. “En un parque de Mosul decapitan sistemáticamente a los niños, poniendo sus cabezas encima de palos y cada vez más niños están siendo decapitados. Sus madres son violadas y asesinadas y están colgando a sus padres”.

La limpieza religiosa que están llevando a cabo los yihadistas es el último genocidio del siglo XXI. Según Naciones Unidas, un genocidio es “cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”.

De más de un millón y medio de iraquíes cristianos caldeos, el pasado año no llegaban a quinientos mil, y puede que actualmente queden menos.

¿No es posible que paren esta barbarie? ¿Dónde están los cristianos de todo el mundo para hacer fuerza y acabar con este exterminio? Los líderes políticos no escuchan las indicaciones de los guías espirituales de muchas confesiones para detener esta tragedia.

Acabo con las palabras de un caldeo iraquí desesperado: "No hacen más que hablar de la paz y nos piden que recemos. Claro que rezamos, a todas horas y a Dios le pido protección, pero que la comunidad internacional haga por favor algo", concluye suplicando desesperado.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>