El extremista Pym Fortuyn, elegido “holandés de todos los tiempos”

Una corriente de falsa conciencia y una cierta crisis de identidad parecen extenderse entre la sociedad holandesa después de los últimos acontecimient…

Una corriente de falsa conciencia y una cierta crisis de identidad parecen extenderse entre la sociedad holandesa después de los últimos acontecimientos de violencia multicultural y política que sacuden la pacífica y libre convivencia en Holanda. En un claro ejemplo de pérdida del sentido de la lógica y la coherencia, los holandeses han elegido al fallecido extremista político Pym Fortuyn como el “holandés de todos los tiempos”, relegando de ese puesto a personalidades como Anna Frank, Erasmo de Rótterdam, Vincent van Gogh, Rembrant o Johan Cruyff, entre otros. Ante esta situación, cabe preguntarse: ¿Dónde están el sentido de la tolerancia e integración que han caracterizado a Holanda? 

Votación masiva

Un programa concurso de la televisión holandesa ha servido para que los holandeses votaran masivamente a su personaje más admirado: Pym Fortuny, el polémico político asesinado el 2 de mayo de 2002, en vigilias de elecciones generales. Holanda se avergüenza con la elección y no sabe cómo explicar, sobre todo de cara al extranjero, el resultado de una votación que pone en entredicho los estereotipos que han caracterizado al país como icono de la libertad. “Una elección estúpida… en el extranjero se morirán de risa”, han manifestado los historiadores del pequeño país. 

En Holanda, como en otros países europeos, se considera que hay una relación implícita entre tolerancia y algunas de las leyes calificadas de “progresistas”, como la que permite el consumo de drogas, la que regula la eutanasia o la que da vía libre al matrimonio homosexual. Sin embargo, más que un indicador de tolerancia, todas estas leyes manifiestan una falta de sentido de la propia sociedad que, cuando estalla un conflicto de características similares al que ahora padece, se hace manifiestamente evidente. 

El programa televisivo ha sido importado de Alemania, donde eligieron a Konrad Adenauer como el personaje de la historia más admirado. Sin embargo, el país inventor de este tipo de programas concurso fue Inglaterra, donde escogieron a Winston Churchill como el inglés de más trascendencia de la historia. Ahora, Holanda escoge también a un político, pero muy alejado de la categoría que el peso de la historia ha otorgado a los anteriores.

200 candidatos

Los historiadores se preguntan cómo es posible que Fortuyn haya sido seleccionado por los telespectadores como el “holandés de todos los tiempos”, de entre los 200 candidatos que figuraban en la lista elaborada por un comité de sabios y que procedían de todos los ámbitos públicos de la sociedad. Después de las primeras votaciones, se llegó a una lista única de 10 finalistas. La televisión dedicó una hora a cada uno de ellos, durante unas cuantas semanas, en la que se desgranaba su biografía y un experto defendía su candidatura.

La segunda posición fue para Guillermo de Orange (1533-1584), denominado “el padre de la patria”. En tercer puesto se lo llevó el ex primer ministro Willem Drees, promotor del alabado sistema de protección social holandés. Antoni van Leeuwenhoek, pionero de la medicina, quedó cuarto. El universal filósofo Erasmo de Rótterdam, quinto. El sexto puesto fue para el único candidato vivo, Johan Cruyff. El almirante Michiel de Ruyter quedó en séptimo lugar. Anna Frank, la única mujer candidata, quedó en octava posición. Y los 2 últimos puestos fueron para los pintores Rembrant, noveno, y Vincent van Gogh, décimo.

El dedo en la llaga

Los defensores de la elección de Pym Fortuny como personaje más admirado intentan justificar la votación con el argumento de que el líder populista de extrema derecha había despertado la política holandesa y, de paso, a la ciudadanía con sus contundentes manifestaciones sobre uno de los principales problemas en Holanda: la inmigración. Fortuyn se había convertido en un dedo en la llaga en el país europeo considerado como el adalid de la tolerancia en Europa, que desapareció cuando un ecologista radical decidió matarle.

Ante la situación que se vive actualmente en Holanda, se puede constatar que, detrás de la imagen de libertad que los holandeses exportan a Europa, subyace un poso que ha convertido a este país en uno de los políticamente más agresivos. En poco tiempo se han sucedido 2 asesinatos con connotaciones políticas: el de Pym Fortuyn y el de Teo van Gogh, además de las amenazas que han sufrido políticos como Ayaan Iris Ali, la refugiada somalí que es actualmente diputada liberal en el parlamento holandés; el alcalde de Ámsterdam, Job Cohen; la ministra de Inmigración, Rita Verdonk, y el político ultraderechista Geert Wilders, considerado como el sucesor de Fortuyn.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>