‘El fin del bienestar’, en un futuro inmediato: lo advierte Josep Miró en su último libro

“Todos aquellos que tienen menos de cincuenta años están destinados a vivir el fin del Estado del Bienestar de la mano de la crisi…

“Todos aquellos que tienen menos de cincuenta años están destinados a vivir el fin del Estado del Bienestar de la mano de la crisis del sistema público de pensiones […] Esta crisis es en realidad una crisis de la sociedad, de sus virtudes y vicios, valores y antivalores. Superarla eficazmente sin cargar su coste sobre las espaldas de los más débiles, de los que menos ingresos tienen, de los jóvenes, de los jubilados, y de las familias con hijos, requiere replantear, reconstruir el modelo social”.

Entre estas dos afirmaciones, al inicio y final de su libro El fin del bienestar, Josep Miró advierte de que este sistema se romperá en un futuro inmediato, debido al envejecimiento de una sociedad cada vez más desvinculada e irresponsable.

Sin embargo, el autor, director del Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la Universidad Abat Oliba-CEU, también propone en su libro, editado por Ciudadela, “algunas soluciones políticamente incorrectas” para evitar que la mayoría de los ciudadanos acaben convertidos en neoproletarios”.

Miró explica en su libro que esta nueva categoría de proletarios está compuesta por trabajadores “con ingresos que no superan los 1.200 euros mensuales, pero que sobre todo se caracterizan , si tienen edad de trabajar, por sus contratos eventuales y dificultades con la vivienda”.

El fin del bienestar fue publicado en catalán el pasado mes de abril por la editorial Mina con el título El retorn a la responsabilitat.

“Sociedad del low cost

El también colaborador habitual de diarios como La Vanguardia y El Mundo, y que tiene un programa semanal en COPE Cataluña, señala que “vivimos bajo el paradigma de la sociedad de bajo coste”, una sociedad donde el consumo masivo de todo tipo de bienes y servicios está a la orden del día, “gracias al endeudamiento masivo”.

Pero, la única manera de poder disfrutar de este “engañoso ritmo de vida” y gran consumo de low cost es disponer de un buen empleo y de un subsidio de paro suficiente.

Evidentemente, para completar el actual sistema de bienestar hay que seguir contando con una buena sanidad, una enseñanza digna para los hijos, y un sistema de pensiones suficiente para cubrir las jubilaciones presentes y futuras.

Y es precisamente este sistema del bienestar el que está en peligro, tal como detalla en su libro Josep Miró. El fin del bienestar “nos hace poner los pies en el suelo y explica como esta situación afectará a nuestras vidas y al conjunto de la sociedad”.

Envejecimiento y baja natalidad

Las principales causas de esta situación hay que buscarlas en progresivo envejecimiento de la población y la baja natalidad, con el consecuente desajuste demográfico, así como en la baja productividad española, entre otras razones.

Cabe recordar que la natalidad española (1,3 niños por mujer) está todavía muy por debajo de la tasa de reposición, situada en 2,1 niños por mujer.

Miró explica en su libro que, con tanto envejecimiento, el gasto en pensiones en 2010 será de un 9% del PIB, llegando al 16% en 2050, lo que supone el doble del gasto actual. Si a este hecho se suma el incremento del gasto sanitario en millones de ancianos de vida larga, el gasto en sanidad puede suponer entre un 7,7 y un 8,7% del PIB, lo que da una idea global del gasto público en estos conceptos.

Cultura de la desvinculación

A toda esta crisis del bienestar hay que añadir la actual cultura de la desvinculación en que nos hallamos inmersos, que “marca con su huella hegemónica a gran parte de Europa, y que lo hace de una manera creciente en España”, dice Miró en su libro.

La concepción desvinculada considera que la autorrealización individual sólo es posible si se satisface todo deseo individual”, añade.

Así, “el máximo bien es ser libre de toda ligadura permanente, de todo compromiso personal y colectivo, creencia, tradición e historia”, una situación en la que la familia, el máximo exponente de las instituciones socialmente valiosas, queda relegada a algo más que un segundo término.

Las alternativas

Los caminos de la respuesta” a estos problemas, tal como señala el autor, pasan primero por asumir la gran dimensión del problema, algo que ya han hecho “la mayoría de países europeos, adoptando medidas para paliar la crisis del Estado del Bienestar”, dice en el libro.

Además, hay que tener en cuenta a las generaciones futuras, para dejarles unas condiciones de vida que garanticen su futuro.

Entre las alternativas propuestas por Miró, hay que resaltar las siguientes: “equilibrar de forma justa las pensiones de los jubilados con acuerdo a lo cotizado a la Seguridad Social a lo largo de su vida laboral”; “retrasar la edad de jubilación en tres años para equilibrar las cuentas”; poner en práctica políticas que fomenten el “aumento de la natalidad en el marco de instituciones matrimoniales estables y dotadas de capacidad educadora”; garantizar el sistema del bienestar mediante una reforma; adoptar una “política inmigratoria ajustada al ciclo de la deuda intemporal”; “promover el capital social y mejorar el capital humano”; y poner en marcha mecanismos para mejorar “dos condiciones económicas básicas: productividad y competitividad”.

Noticias relacionadas:

Contra la ideología de género y el relativismo, mayor compromiso de los laicos en la vida pública

Volver a la responsabilidad: el último libro de Josep Miró

Josep Miró i Ardèvol, nombrado miembro del Pontificio Consejo para los Laicos

Josep Miró: “La exclusión religiosa implica la exclusión cultural”

El desafío de los cristianos hoy, en un libro de Josep Miró

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>