El género en la vida sexual y corporal es una abstracción

1. Análisis de la realidad Para todos es sabido cómo durante siglos se vivió un modelo sexual y cultural que, aunque no siempre …

1. Análisis de la realidad

Para todos es sabido cómo durante siglos se vivió un modelo sexual y cultural que, aunque no siempre explicito, pero sí de forma intuitiva se configuró en el tiempo y en la cultura. Es el modelo original de vivir la sexualidad humana.

Sin embargo, desde hace unas décadas, de una forma o de otra está cuestionado este modelo original y comenzó la revolución sexual, propugnando nuevos modelos o roles de lo femenino y de lo masculino, pero que en la realidad actual está planteándose sin afianzar de una manera explícita, clara y coherente la identidad sexual. El modelo que se ha introducido como nuevo paradigma de la sexualidad es la ‘identidad de género’, que tiene repercusiones morales, crea confusiones y además está introducido en la legislación.

Si observamos la realidad que nos rodea referida a las personas, vemos que vida y verdad están en armonía y crecimiento personal, pero también observamos la muerte, producto en algunos casos de la violencia, y detrás existe la mentira en forma de mal. Por ejemplo, la mujer maltratada por su pareja que termina con su vida o la mujer que decide abortar. Así la vida es destruida por el mal, en este caso en forma de mentira y violencia.

El análisis de la realidad y su interpretación hace que la experiencia se refleje en los comportamientos sociales y se puede decir que hay actos buenos y malos y todos estamos inmersos o participamos de experiencia humana, por eso la pregunta que se plantea es sobre la ‘identidad de género’.

La ideología de género fue introducida en América y en Europa. En España recibe un auge más fuerte en la última década, impulsada por la forma de gobierno socialista, y ha tenido repercusiones en la cultura y en la sociedad. La legislación ha favorecido esta ideología produciendo cambios éticos y hábitos de vida distintos, sobre todo en la forma de relacionarse los sexos, y se han creado nuevos modelos familiares con aumento de las familias monoparentales.

Se inicia con la crítica al modelo de familia tradicional. Cambiando las ideas y valores establecidos, se ‘deconstruye’ la identidad femenina y masculina clásica y repercute en las relaciones heterosexuales, maternidad y paternidad, y la vivencia de amor en el matrimonio. Aparecen conceptos nuevos: matrimonio homosexual, progenitor A y B, sin especificar sexo, y derecho a decidir sobre el cuerpo.

2. ¿Por qué el avance de la ideología de género?

Durante estas décadas pasadas, la sociedad convive con los términos sexo y género como si fueran sinónimos, tanto en lenguaje cotidiano como en el espacio de lo público. Se destruye la ética de los principios anteriores e impera una cultura dominante que está marcada por esta ideología de género arraigada en un fuerte laicismo y en el mas ciego relativismo, afirmando que el sexo es lo dado -la condición biológica- pero no es determinante y que “el género se construye socialmente” y es lo que cada cual quiere hacer consigo mismo.

Esto crea una honda fisura en el ser humano, un antagonismo entre lo natural -la corporeidad necesaria y sexuada- y la cultura -espacio para la libertad- pero esta cultura dominante elude el debate sobre la raíz existencial y antropológica como seres humanos, haciendo imposible un asentamiento real, por eso esta ideología se sostiene en ideas carentes de bases científicas.

3. Necesidad de referentes antropológicos

La sociedad actual, tal como se vive en la actualidad en algunos sectores de la misma, carece de referentes antropológicos ciertos y veraces. Estos referentes pueden estar más claros en determinados ámbitos educativos, universitarios y de ciencia o en el ámbito de la referencia religiosa trascendente, siendo necesario que la sociedad reciba los conocimientos necesarios para que conozca su identidad personal, que está marcada con la sexuación de todas sus células corporales, su ADN, y es su identidad sexual, no ningún ‘constructo social’.

Para facilitar una correcta educación en el ámbito familiar, social, educativo y cultural es necesario afirmar la identidad sexual, que es la base de una correcta identidad corporal. La persona tiene que afianzarse en su identidad aceptando su corporalidad, que es la dada por la naturaleza, así se evitan ‘desordenes de identidad’ que puedan llevar a mutilaciones corporales y puedan atacar la integridad corporal.

Estudios recientes confirman que el desorden de identidad corporal está asociado al estado psicológico y comparado al de las personas transgénero. Así, el individuo siente que alguna parte de su cuerpo no le pertenece y esta realidad se aplica a una variedad de individuos, grupos que con sus conductas suponen unas tendencias que se diferencian de las identidades sexuadas hombre y mujer, que están marcadas en el momento de la fecundación y son asignadas al nacer, determinando el rol que tradicionalmente tiene la sociedad.

En la ‘identidad de género’ uno mismo se autoidentifica como hombre, mujer o ambos. En ocasiones no se identifica con ninguno, diluyendo su ser personal, que no se corresponde con su sexo genético y su corporalidad, creando confusión para las demás personas, que no llegan a identificarlo como hombre o mujer en función del físico.

Es tarea de todos desde la educación familiar, escolar, universitaria, los ámbitos culturales, lo religioso trascendente, implicarse en fundamentar la persona y el bien común para todos, el mejor bien es el conocimiento personal y afianzar la libertad sobre la verdad.

El debate sobre la persona implica lo real de su cuerpo y su espíritu, las cosas se pueden administrar, las formas de vivir son cambiantes, pero el cuerpo es real y es la persona y no se puede eludir por ideologías que niegan un asentamiento en la tierra corporal.

Los políticos no están exentos de velar sobre el bien personal y social, legislando sobre el fundamento de la identidad corpóreo espiritual, base del asentamiento personal, que no existe en lo abstracto y se manifiesta en la visibilidad externa como hombre y como mujer.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>