El Gobierno combate las prejubilaciones, excepto en RTVE

En el inicio de su legislatura, el Ejecutivo de Zapatero tenía como una de sus prioridades la lucha contra las prejubilaciones en el sector privado. S…

En el inicio de su legislatura, el Ejecutivo de Zapatero tenía como una de sus prioridades la lucha contra las prejubilaciones en el sector privado. Sin embargo, el Gobierno se otorga ahora el privilegio de poner en práctica en las empresas públicas lo que considera “una locura” para las privadas. La directora general de RTVE, Carmen Cafarel, califica de “documento histórico” el acuerdo sobre el plan de saneamiento del ente público alcanzado entre la SEPI y los sindicatos, que incluye la prejubilación de 4.150 trabajadores.

 

Con el dinero de los ciudadanos, el Gobierno autoriza este miércoles, 12 de julio, unas prejubilaciones de lujo que suponen una considerable merma de ingresos para la Seguridad Social. Y lo hace el mismo día en que el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, anuncia su batalla contra una de las lacras del mercado laboral, el de las subcontratas o autónomos encubiertos, precisamente porque también representan una reducción de ingresos para las arcas del Estado.

 

Quiebra a la vista

 

No es ningún secreto la más que previsible quiebra de la Seguridad Social para el 2015, debida, básicamente, a los bajos índices de natalidad que hay en España. Sencillamente, la gente no tiene hijos, mientras la población continúa envejeciéndose a un ritmo creciente. Es lo que se ha dado en llamar ‘el suicidio de Europa’. Sólo a duras penas la natural tendencia de los inmigrantes a tener hijos, a pesar de sus bajos sueldos, consigue atenuar ese camino a la fractura social que se avecina.

 

En este contexto, sorprende que Caldera, un ministro que intenta bloquear las prejubilaciones en el sector privado para paliar la futura quiebra de la Seguridad Social, no diga nada sobre el importante coste económico que supone para el Estado el acuerdo que se acaba de cerrar en RTVE. “La prejubilación es una locura” y lo que hay que hacer es prohibirlas e incluso aumentar la edad de trabajo hasta los setenta años (algo que ya se está haciendo en Europa), venía a afirmar el Gobierno al llegar al poder. Pero, sin embargo, ese mismo Gobierno recurre a las prejubilaciones para solucionar sus problemas.

 

Hemos cumplido nuestra obligación de dejar una empresa económicamente saneada”, explicó Cafarel tras el acuerdo. Un acuerdo que supone reducir la plantilla de RTVE en 4.150 personas, que ofrece prejubilaciones a partir de los 52 años y bajas incentivadas para los que tengan menor edad y deseen marcharse. Con el recorte de plantilla, el ente público funcionará con 5.900 trabajadores fijos y 500 contratados.

 

“Saneada”, ¿a qué precio?

 

Ahora bien, cabe preguntarse a qué precio se consigue ‘sanear’ RTVE. En un mercado de trabajo precario, repleto de asalariados ‘mileuristas’ y de trabajadores fijos ‘indespedibles’, el ente publico televisivo no tiene ningún problema para prejubilar a más de cuatro mil personas. Hasta la edad de jubilación, estos empleados, muchos de ellos con sueldos ostentosos, cobrarán el 90 por ciento de su actual salario, un dispendio que hay que sumar a la repercusión sobre los fondos de la Seguridad Social comentados anteriormente.

 

Además, entre los prejubilados están muchos de los trabajadores más veteranos de la radiotelevisión pública, técnicos cualificados que van a pasar de activos a pasivos, con el consecuente efecto sobre los sistemas de productividad de RTVE.

 

Agravios comparativos

 

Por otra parte, hay que insistir en que los sueldos de RTVE son altísimos comparados con los de otras televisiones o empresas privadas, donde no se podrían hacer este tipo de prejubilaciones.

 

El agravio comparativo no acaba aquí. La nueva Corporación empresarial de RTVE nacerá, a pesar de las prejubilaciones, con una plantilla cuatro veces superior a la de sus principales competidoras: Antena 3 y Telecinco. Mientras RTVE tendrá alrededor de 6.500 empleados, Antena 3 dispone de 1.500 y Telecinco de unos 1.100.

 

Además, las previsiones de la televisión pública incluyen la contratación, a partir del próximo año, de unas 1.300 ‘caras nuevas’ más, con lo que estas nuevas incorporaciones restan todavía más sentido a las prejubilaciones.

 

Así las cosas, teniendo en cuenta la posibilidad de sucesivos cambios de color político en el Gobierno, se podría vaticinar a RTVE un futuro cargado de nuevos ‘enchufes’, nuevos aumentos de plantilla por tanto y, ¿por qué no?, nuevas prejubilaciones. 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>