El Gobierno vuelve a acudir al rescate de Prisa: Competencia autoriza la fusión de Digital+ con Telecinco

El Gobierno socialista ha vuelto a acudir al auxilio del Grupo Prisa –afín ideológicamente al mismo- esta vez para evitar su quieb…

Forum Libertas

El Gobierno socialista ha vuelto a acudir al auxilio del Grupo Prisa –afín ideológicamente al mismo- esta vez para evitar su quiebra. La Comisión Nacional de Competencia ha autorizado la fusión de Telecinco y Digital+ después de que el mismo organismo dependiente del Ejecutivo hubiera cuestionado la operación.

Los hechos sucedieron de la siguiente forma: Prisa acordó con Telefónica y Telecinco la adquisición por parte de los segundos del 44% de Digital+ por mil millones de euros. Competencia cuestionó esta operación en un informe del 21 de octubre ya que se vulneraba la libertad de mercado al crear un grupo dominante en el negocio de las televisiones.
Además de arrugar la nariz con la operación, la Comisión Nacional de Competencia imponía condiciones para realizar el trámite por lo que Telefónica y Telecinco acudieron al Gobierno para instarles a que eso no fuera así con la amenaza de abandonar el acuerdo. Eso hubiera significado un descalabro para Prisa que requería de esa condición para que el fondo de inversiones estadounidense Liberty diera el visto bueno a su entrada en Prisa.
Al parecer, Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Salgado presionaron a Competencia que levantó su bloqueo tres semanas después de haber vetado la operación con el inconsistente argumento de que Telefónica y Telecinco sólo entrarán en Digital+ como socios financieros y no participarán en decisiones estratégicas. Ver para creer.
Los socialistas y las licencias a televisiones
Con la presidencia socialista de Felipe González, el grupo Prisa entró en el sector televisivo gracias a la concesión del Gobierno de una licencia para Canal+ que a la postre sería Digital+, que tiene una licencia de televisión por cable.
Con la llegada de Zapatero a la Moncloa, Prisa ha incrementado su oferta televisiva al conseguir otra licencia, esta vez en abierto, para el canal Cuatro. EL PSOE volvía a favorecer a la niña de sus ojos audiovisual, Prisa, concediéndole una nueva emisión. El mismo Zapatero facilitó otra licencia al empresario catalán Jaume Roures y su conocido canal anticlerical y afín al PSOE denominado la Sexta.
El argumento que utilizó en aquel momento la entonces viceministra primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, para justificar tanta concesión fue que con estas nuevas licencias se incrementaba el pluralismo informativo ya que con más opciones había “más libertad”.
Por lo tanto Prisa contaba con dos canales, uno en abierto y otro por cable pero su situación económica era cada vez más insostenible. Por ello, Telecinco y Cuatro se fusionaron para salvar la situación económica de Prisa. De esa forma bajo etiquetas diferentes subyacía un mismo propietario que era Telecinco.
Pero el grupo Prisa sigue, en la actualidad, rozando la quiebra y necesita como agua de mayo la entrada de capital externo; la opción de Liberty en forma de socio capitalista ha significado una bocanada de aire para su renqueante estructura, pero el escollo de Competencia se hacía un hueso duro de roer… si no eres Prisa. Rubalcaba acudió al rescate del grupo para persuadir a Competencia sobre el imprevisto que se generaba con la entrada de Telecinco –propiedad del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi- en la operación.
Con este movimiento Telecinco quiere hacer lo mismo que hizo con Cuatro y bajo diferente fachada poseer diferentes licencias y canales creando la mayor cadena de televisión española. De esta forma el canal de Berlusconi tendría una participación total o mayoritaria de tres canales en España: Digital+, Cuatro y Telecinco. Esto, evidentemente, va en contra de la libre competencia de mercado
Hazte socio

También te puede gustar