El integrismo de ‘El País’

El periódico El País muestra una vez más lo que no debe ser periodismo, sino puro doctrinarismo y manipulación política. No sólo es el medio de comuni…

Forum Libertas

El periódico El País muestra una vez más lo que no debe ser periodismo, sino puro doctrinarismo y manipulación política.

No sólo es el medio de comunicación que menos información ha dado sobre el escándalo internacional de las clínicas abortistas del Dr. Morín en Barcelona, sino que se esfuerza en desviar la atención sobre la dimensión y la relevancia del hecho.

El editorial sobre este tema del viernes 30 empezaba calificando a E-Cristians como grupo católico integrista.

Esto es obviamente una forma de intentar adjetivar de entrada el problema. Si integrismo significa algo concreto desde el punto de vista conceptual, es evidente que E-Cristians, que se mueve en el marco estricto de la Doctrina Social de la Iglesia, y actúa en este sentido en la vía pública, no merece otro adjetivo que el de católico y punto. A menos que se considere integrista desde el Papa hasta el último de los obispos, cuestión que tratándose de El País no debería descartarse del todo.

Pero, al margen de esta nimiedad, lo grave es que El País deforma el hecho. ¿Cuál es el problema relevante que pone en evidencia el escándalo de Barcelona? Pues que una vez se empieza la ilegalidad con la muerte de las vidas humanas de los no nacidos, ésta no tiene fin. Que cuando se empieza cometiendo abortos ilegales de menos de 22 semanas, se termina “rompiendococos” de no-nacidos de 7 y 8 meses, es decir de criaturas perfectamente viables en el estado actual de la neonatología.

Se instalan trituradoras para que, después de trocear los cadáveres, se puedan introducir en las mismas y desaparezcan por los desagües convertidos en pulpa.

No se trata de si el aborto es a plazos o no y si esto resolvería la cuestión. ¿A caso hay sistemas legales más permisivos que el británico o el danés? Y siendo así ¿por qué han estado viniendo tantas mujeres de estos países a abortar a España? Sencillamente por lo que oculta El País, y es que aquí el aborto es radicalmente libre, porque el sistema está montado de manera tal que la propia administración pública fomenta el aborto ilegal con los protocolos de sus hospitales y las cuantiosas subvenciones a clínicas y a mujeres que quieren abortar.

El País esconde que con dinero de la sanidad pública se mantiene a las clínicas privadas que practican tales salvajadas.

El País ignora que en el último Congreso de la Federación Internacional de Clínicas dedicadas al aborto, realizada en Roma el 2006, el médico ponente de la clínica Tutor, miembro de la Asociación española, explicaba en una ponencia “por qué en España se practican hasta las 26 semanas” con total libertad y “por qué se puede extender sin límite”.

Cuando existen documentos públicos de este calibre está claro que el problema no es de leyes sino de fraude e inhumanidad, a la que colaboran medios de comunicación como El País.

Hazte socio

También te puede gustar