El Islam en Europa: un tema de reflexión

Un vídeo que corre por la Red arroja unas cifras impresionantes acerca de las consecuencias de la baja demografía que sostiene Europa en…

Un vídeo que corre por la Red arroja unas cifras impresionantes acerca de las consecuencias de la baja demografía que sostiene Europa en referencia a la propia islamización del Viejo Continente.

Las cifras que sostiene este reportaje, que se puede ver a continuación, sugieren una profunda reflexión necesaria que admite numerosas dimensiones ya que resulta un error situarlo en el simplismo del antagonismo con respecto los musulmanes.
La primera reflexión que se deriva es que el problema real es que los ciudadanos europeos y sus gobiernos serán los únicos responsables de la islamización de Europa. La razón es tan simple como que son incapaces de tener hijos y de crear un contexto adecuado para que se tengan.
Según explica el documental, una población se puede mantener si la tasa de nacimientos por pareja es de 2,11 hijos o superior. Cuando esta tasa se sitúa en 1,6 hijos por pareja la sociedad en cuestión está en claro declive. Si la tasa es de 1,3 hijos por pareja la situación es irrecuperable. Este dato resulta inquietante en tanto en cuanto muchos países de Europa como España han alcanzado esta cifra.
Europa no ha hecho los deberes en lo que a demografía se refiere y no puede utilizar a los musulmanes y la inmigración musulmana de chivo expiatorio.
El incremento de musulmanes en Europa, ¿motivo de preocupación?
Otra reflexión que se deriva de esta circunstancia es que el incremento de musulmanes en Europa es un elemento de preocupación (que no es sinónimo de peligro).
Sobre este aspecto existen dos tesis que llevan por caminos equivocados: la primera afirma que ser musulmán no determina al individuo social, cultural y políticamente. Este hecho es cierto en lo referente a algunas singularidades, pero como comportamiento global de los integrantes del Islam es falso. El proyecto islámico se presenta también como un proyecto social y político en la mayoría de sus presentaciones. Por esa razón, sorprende que progresistas, seguidores del pensamiento correcto y laicistas sostengan una visión idílica del Islam y confundan deseos con realidades.
La segunda tesis que cuenta con numerosos adeptos es la que automáticamente condena al Islam en bloque como una ideología totalitaria. Lo cierto es que buena parte del mundo islámico tiene esta ideología o como mínimo su tentación, pero no es un problema monolítico.
Lo que sí se puede contemplar como cierto es que conceptualmente el Islam tiene un problema estructural, y es que cuando crees que tienes la verdad el error no tiene cabida y, de esa forma, niegas la libertad del hombre. El propio cristianismo sufrió esa deriva en el pasado, pero finalmente se plegó a las enseñanzas del propio Génesis que explica que si Dios permite al hombre pecar, ¿cómo el hombre puede censurar a otros porque lo hagan?
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>