El Islam “moderado” es Islam abortista: ejemplos de España e Italia

El sociólogo italiano Massimo Introvigne, experto en religiones y director del CESNUR (www.cesnur.org), hace mucho que distingue entre musulman…

El sociólogo italiano Massimo Introvigne, experto en religiones y director del CESNUR (www.cesnur.org), hace mucho que distingue entre musulmanes "centrista-conservadores" y musulmanes laicistas. La prensa generalista, en cambio, habla de "musulmanes moderados", donde engloba corrientes muy distintas… y simplemente oculta a los "centrista-conservadores".

El Islam "centrista-conservador" no es integrista, rechaza la violencia, está abierto a los derechos humanos y -con matizaciones- a bastantes grados de libertad religiosa. Cree en la vida y no ve con buenos ojos el aborto, defiende la familia, el respeto a los mayores y las tradiciones, pero abierto a Occidente. Quiere libertad pero sabe que existe una crisis moral, y que la moral, basada en seguir la voluntad de Dios, es clave para transformar el mundo. Millones de personas en movimientos turcos o indonesios, y de forma práctica muchos musulmanes más en África, Asia, y algunos de Europa, viven este islam.

En cambio, la prensa europea llama "Islam moderado" a algunos musulmanes que de musulmanes no tienen casi nada, excepto que se declaran tales, guardan algunos ayunos, saben decir cuatro cosas en árabe y piden subvenciones a las autoridades europeas. Más que un Islam moderado, es un vago deísmo progresista, aunque se sepa de memoria los 99 nombres de Alá. No es el Islam que practican los inmigrantes, sino al que se apuntan europeos post-cristianos o élites magrebíes liberales y emigradas. Los gobiernos les tratan como interlocutores, cuando su capacidad de puente con el Islam mayoritario es muy limitada.


El aborto y la Junta Islámica de España


Un ejemplo en esta línea es la Junta Islámica de España. En 2009 llamé a la Junta Islámica de España para preguntar por la postura del Islam ante el aborto. Isabel Romero, por aquel entonces portavoz de la Junta Islámica de España, me declaró que “en el Islam cada uno es responsable ante Dios, es un tema de la conciencia de cada mujer, según sus circunstancias, y ningún juez ha de juzgarlo de forma religiosa”. ¡Lo mismo que diría un episcopaliano o unitarista ultraliberal para justificar el aborto libre!

Según ella, “la Junta Islámica Española cree que cada mujer debe elegir, que no debe haber imposición social sobre ella, porque el Islam, al contrario que el catolicismo, no condena unánimemente el aborto desde la concepción”.

Respecto a la edad en que una chica puede abortar, afirmó: “en algunos países las chicas se pueden casar con diez años; en la Junta en España no estamos de acuerdo, pero si consideramos que una chica tiene edad para casarse también la tiene para decidir abortar”. ¡Parece copiado del manual de quien era por esas fechas ministra Bibiana Aído para ampliar el aborto!

¿Y el padre del bebé puede elegir salvar al niño?, pregunté. "Creo que el padre no puede elegir, la decisión debe ser de la mujer", afirmó Romero, en flagrante oposición a lo que enseña el Islam hegemónico en el Magreb y en España, la corriente jurídica malikí, que exige el consenso del marido.

El Islam de por sí ya tiene algunos coladeros teológicos que permiten el aborto en ciertos casos, pero la postura de la Junta Islámica de España es de poco menos que una liberalización total, la hubiera firmado el gobiernoZapatero, y para nada representa el sentir mayoritario de los musulmanes que viven en España ni de nuestros vecinos de Marruecos, Argelia o Túnez.

El aborto y la diputada "musulmana" Souad Sbai

En el Meeting de Rímini que organizó Comunión y Liberación la última semana de agosto de 2009, pude hacer un par de preguntas sobre el aborto a Souad Sbai, diputada del partido de Berlusconi, el Polo de la Libertad. Nacida en Marruecos en 1961, legalmente italiana desde 1981, ha sido periodista en "Avvenire", el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, y jefa de redacción de una revista mensual en árabe para inmigrantes. Es representante de la "Federación del Islam Moderado y Pluralista" y siempre está hablando contra la sharia, los tribunales islámicos en Europa, los malos tratos a mujeres musulmanas y la poligamia.

– Me gustaría saber su opinión personal sobre el aborto, y también si un Islam "moderado" será pro-vida o pro-aborto -pregunté en rueda de prensa.

– El Islam moderado, como el de Marruecos, tiene leyes moderadas; la ley del aborto en Marruecos es parecida a la italiana -respondió Sbai, sin especificar que esta ley "moderada" italiana causó 121.000 abortos en 2008.

Y añadió: -Yo personalmente estoy en contra del aborto, pero respeto la decisión de la mujer. Creo en la sacralidad de la vida, pero también creo que si una mujer decide abortar es una decisión sacrosanta, no se la puede obligar a no abortar. Eso sí, personalmente, estoy contra el aborto.

Los argumentos de Sbai son idénticos a los de tantos políticos que defienden el aborto libre: la decisión de una mujer de abortar a su hijo, es sacrosanta, no punible. En cambio, si esa mujer decide vender a su hija, practicarle la ablación del clítoris, pegarle, obligarle a ir con burka, etc…, les parece fatal, punible, condenable… Castigar a una mujer por matar a su hijo seis meses después de parirlo, les parece bien; si lo mata seis meses antes del parto, les parece mal. "Personalmente en contra" significa "no hago nada por combatirlo".

Al lado de la diputada Sbai estaba otro musulmán "moderado", el presidente de la Casa de la Cultura Islámica de Milán, Asfa Mahmoud, que recientemente estuvo explicando al arzobispo Tettamanzi ciertos malentendidos por una oración musulmana multitudinaria en la plaza ante la catedral milanesa durante una manifestación a favor de los uigures en China.

"El Islam, al contrario que el catolicismo, admite el aborto en casos excepcionales, hasta cierto mes. En esto no hay diferencia entre integristas o moderados", explicó. Pero no hizo un esfuerzo por explicar las distintas escuelas jurídicas.

Lo que de verdad enseña el Islam

En realidad, una lectura estricta del Corán considera que ningún aborto debería permitirse. En árabe existe una palabra para referirse a los niños ya nacidos (“maoluud”) y otra que se refiere a un niño, tanto antes como después de nacer (“ualed”, de la que proviene, por ejemplo, el catalán “vailet”). El Corán usa “ualed” cuando dice: “no matarás a tus niños por miedo a la pobreza, Nosotros [Dios] proveemos por ellos y por ti. No matarás a ninguna persona, Dios ha hecho sagrada su vida, excepto por causa de justicia”.

La religión Baha’i, que también considera sagrado el Corán y se opone al aborto, cita estos y otros versículos a los musulmanes que justifican la eliminación del feto, y les recuerda que en el Corán no hay plazos ni excepciones.

La cita “no matarás a tus niños por miedo a la pobreza, Nosotros proveemos" hace que el aborto por causas económicas -el más común en la rica Europa- sea visto con desprecio en todo el mundo islámico, excepto entre los inmigrantes en países ricos educados en el consumismo y el materialismo.

El largo brazo de Aristóteles

Si el islam en general ve a los niños como una riqueza siempre positiva, los marroquíes y norteafricanos pertenecen a la corriente más hostil al aborto, la escuela malikí, que sólo lo permite por consenso de ambos padres y sólo en los primeros 40 días. Por influencia de Aristóteles, ciertos teólogos musulmanes consideraron que antes de los 40 días el espíritu (ruj) aún no ha animado el feto. Pero esto no es algo que diga el Corán.

Otras escuelas afirman que el alma llega a los 120 días, apoyándose en un hadiz (dicho oral atribuido al Profeta, no registrado en el Corán) que afirma: “cada uno de vosotros está recogido en el seno de su madre cuarenta días, y después es un coágulo otros 40 días, y después un trozo de carne otros 40 días, y entonces Alá envía un ángel que escribe sus hechos, momento de su muerte, medios de vida y si será bendecido o maldito, y entonces se insufla el alma en su cuerpo…”

Diversas escuelas exigen causas serias para abortar: grave malformación del feto es la más común. Algunos debaten si es justificado abortar un niño fruto de violación (no de un simple adulterio), y casi todos admiten el aborto si hay grave riesgo de muerte de la madre (no basta el mero “riesgo para la salud”).

Esta jurisprudencia, en las culturas tradicionales de África y Asia, genera una fuerte oposición al aborto, mientras que, en cambio, en Occidente es un “coladero” para el aborto libre.

En cualquier caso, el llamado "islam moderado" no explica las escuelas jurídicas ni elige a cual se adhiere. Aceptando y aprovechando la confusión, simplemente afirma que "hay causas que lo justifican, que cada uno elija" y en la práctica predica el aborto libre. Por eso, las personas que crean de verdad en la defensa de la vida -de cualquier afiliación religiosa- harán bien en acudir sobre todo al Corán y al islam que Introvigne llama "centrista-conservador" (no al "moderado", que es liberal y abortista), y desde esa postura tender puentes y alianzas en defensa de la vida.

El aborto según cada escuela jurídica musulmana

Escuelas jurídica suníes:

Hanbalí [Arabia]: sin restricción en los primeros 120 días; permitido en algunos supuestos después.

Hanafí [Balcanes, Turquía, Asia Central, India]: sin restricción en los 120 primeros días, prohibido después.

Shafí [Sudán, Cuerno de África, Indonesia]: sin restricción en los 120 primeros días, prohibido después.

Malikí [Norte de África, algún emirato árabe]: permitido hasta el día 40, pero requiere el consenso del marido; prohibido después.

Tradiciones chiíes:

Zaydí: sin restricción en los primeros 120 días.

Iznasharí: prohibido, excepto para salvar la vida de la madre o si se consigue una fatua (decisión judicial) particular.

Ismailí: prohibido siempre, pero la multa es menor si se aborta antes del día 40. Hay una rama de ismailíes liberales que lo permiten siempre.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>