El juez del caso Morín decide que las mujeres que abortaron en las clínicas no podrán ser imputadas

E-Cristians valora positivamente la decisión que manifestó ayer martes, 9 de octubre el magistrado que juzga el caso Morín por ab…

E-Cristians valora positivamente la decisión que manifestó ayer martes, 9 de octubre el magistrado que juzga el caso Morín por abortos ilegales. Según el juez, las mujeres que abortaron en las clínicas del doctor podrán declarar sin la presión añadida que generaba el hecho de que se les pudiera abrir una causa a ellas si se confirmaba que habían incurrido en una ilegalidad manifiesta.

De este modo, según el juez que instruye la causa, las mujeres que se realizaron abortos supuestamente ilegales con el doctor Morín no podrían ser juzgadas puesto que, en el caso de haber cometido un delito, este ya habría prescrito.
El presidente de la asociación, Josep Miró i Ardèvol, valora positivamente el giro que ha supuesto esta noticia para el proceso y recuerda que e-Cristians, personada como acusación particular, nunca planteó la inculpación de las mujeres, “esa ha sido nuestra posición desde el inicio”. “Nosotros –afirma Miró- siempre centramos la responsabilidad en los autores de los abortos. Para nosotros las mujeres tenían valor como testimonio y esperamos que ahora las mujeres digan lo mismo que en su momento declararon”.
Miró hace estas declaraciones después de que la semana pasada varios testimonios, entre ellos la testigo protegida, se desdicieran de sus declaraciones originales alegando falta de memoria.
Para e-Cristians el proceso debe servir para juzgar a unas personas que se lucran del aborto y que lo han convertido en un negocio y que continúa siéndolo.
Miró i Ardèvol espera ahora que los testimonios de las mujeres que abortaron sean coherentes “con lo que dijeron en su momento cuando sin ser objeto de ninguna presión declararon ante la Guardia Civil”. El presidente de e-Cristians se refiere a los testimonios que explicaron que para realizarse abortos en las clínicas del doctor Moríon, firmaban documentos en blanco, no tenían ninguna enfermedad psicológica para acogerse al supuesto de riesgo físico o psicológico para la madre, que no se les había hecho ningún reconocimiento psiquiátrico previo al aborto, etcétera.
Hazte socio

También te puede gustar