El liberal Tusk y el conservador Kaczynski se jugarán la Presidencia polaca el día 23

Polonia y Portugal vivieron sendas jornadas electorales este domingo. En el primer caso, se trataba de la primera vuelta de las presidenciales, una ci…

Forum Libertas

Polonia y Portugal vivieron sendas jornadas electorales este domingo. En el primer caso, se trataba de la primera vuelta de las presidenciales, una cita que podría elegir ya directamente al nuevo mandatario polaco si el ganador obtenía como mínimo el 50 por ciento de los votos. Pero no fue así y, por tanto, el liberal Donald Tusk y el conservador Lech Kaczynski se disputarán la Presidencia en una segunda vuelta el próximo 23 de octubre. Por su parte, los portugueses votaron en unas elecciones municipales que han sorprendido a los analistas. Los socialdemócratas de centroderecha, que pasarán a gobernar en ciudades como Lisboa y Oporto, han sido los claros ganadores en una jornada donde los socialistas obtienen su peor balance de gobiernos locales desde 1982. Lo significativo de todo esto es que el resultado se produce sólo medio año después de la victoria socialista por mayoría absoluta en las últimas legislativas, las que llevaron a José Sócrates al poder.

 

En las presidenciales polacas, el liberal Donald Tusk, del partido Plataforma Cívica (PO), fue el más votado con el 35,8 por ciento de apoyo, frente al 33,3 que obtuvo Lech Kaczynski, candidato del centroderechista Partido de la Ley y la Justicia (PiS). Ambos se disputarán el cargo de presidente de Polonia el próximo 23 de octubre, justo un mes después de que estas dos fuerzas políticas derrotasen claramente a la izquierda poscomunista en las recientes elecciones legislativas, donde sin embargo fueron los conservadores los más votados. Ahora se invierten los papeles y el aspirante liberal parece que se perfila como favorito. Se da la circunstancia de que Lech Kaczynski es hermano gemelo de Jaroslaw Kaczynski, el candidato del PiS en los comicios del pasado 25 de septiembre.

 

Los dos principales adversarios de estas presidenciales fueron, en la década de los 80, activistas del movimiento sindical Solidaridad, liderado por Lech Walesa. En su aspiración común, ambos prometen combatir la corrupción y la influencia de los ex comunistas en instituciones como el Ejército o los servicios de inteligencia. El Partido de la Ley y la Justicia (PiS) es una formación de perfil conservador y de centroderecha, partidaria del Estado del bienestar y con un discurso de reafirmación nacional frente a lo que considera constantes desafíos de Rusia y Bielorrusia. No es confesional, pero mantiene una inspiración cristiana. La Plataforma Cívica (PO) es un partido liberal, heredero del sindicato Solidarnosc (Solidaridad) , igual que la formación centroderechista. Sus principales discrepancias con el que será su socio de Gobierno son de carácter económico, especialmente en cuestiones de impuestos, ya que defienden que se fije un tipo único para el IRPF y el IVA.

 

La cohabitación portuguesa

 

En cuanto a las municipales celebradas también este domingo en Portugal, cabe destacar que los socialdemócratas del PSD se han asegurado el control de al menos 147 alcaldías (ya que faltaban 19 municipios por escrutar en el momento de cerrar esta edición), mientras que el Partido Socialista (PS), actualmente en el Gobierno del país, sólo ha obtenido 102, entre las que no están, además, ni Lisboa ni Oporto. A nivel global, los socialistas son los más votados con el 37 por ciento, mientras que los socialdemócratas se sitúan en el 30, pero con la seguridad de que controlarán un mayor número de alcaldías gracias al apoyo del CDS-PP en muchas de ellas. La abstención llegó al 39,17 por ciento de los 8,7 millones de ciudadanos llamados a las urnas.

 

Al conocerse los primeros resultados provisionales de estas elecciones locales, la televisión TVI difundió un primer sondeo que da la victoria al socialdemócrata Aníbal Cavaco Silva de cara a las elecciones presidenciales, previstas para el próximo mes de enero. El socialista Mario Soares, que ya presidió Portugal en los años 80, podría perder los comicios ante un adversario que despierta mayores simpatías entre los electores. Curiosamente, otro candidato del PS no apoyado por esta fuerza política aparece segundo en el sondeo y desplaza al ex presidente de la República hasta el tercer puesto. Concretamente Cavaco obtiene el 45,9 por ciento de la intención de voto para una primera vuelta, mientras que Manuel Alegre logra el 16,5 y Soares, el 15,8. En una segunda, el ex primer ministro se llevaría el 64,9 por ciento del apoyo.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar