El libro de contabilidad de un narcotraficante

El negocio rentable del tráfico de hachís a las costas españolas se mide en millones. Por cada operación los ingresos pueden ascender a los seis millones de euros

narcotraficante

Los beneficios del narcotraficante pueden superar los dos millones de euros por operación. La Línea de la Concepción, situada en Cádiz, es uno de los municipios con más paro de España (33,41%). Los narcotraficantes llegan, desde las costas de marruecos, con lanchas que tienen como carga más de una tonelada de hachís. Para disponer de suficiente velocidad y capacidad de carga, los narcos usan motores de 350 caballos para poder escapar de la policía y llegar indemnes a las playas españolas. Una vez allí una red de personas escoltan y trasladan los fardos a diferentes puntos para posteriormente transportarla hacia el resto de Europa. El diario El Español consiguió hace un año entrevistarse con el lanchero más reputado del Estrecho de Gibraltar. Didí, originario de Tetuán, reveló las cifras que se mueven en este negocio ilegal cada vez más común en el sur de España.

Droga

Coche patrulla neutralizado por los narcos durante la huida

Didí, que ha estado dos veces internado en una prisión, explica que en los costes que vienen a continuación se incluyen los sobornos a las autoridades marroquíes y españolas. Para un mayor entendimiento, se expresarán los gastos por orden cronológico: desde las costas del norte de África hasta Andalucía.

“Es mejor que mi rey no vea nada de esto”

Este lanchero marroquí explica que los narcotraficantes suelen sobornar a las autoridades locales para tener una salida del país lo más rápida y segura posible. Mientras que los policías se sobornan por un precio aproximado de 8.000 euros, se entiende como coste total, los oficiales que ostentan un cargo importante se compran por 12.000 euros (en el caso del Ejército de Tierra) y 15.000 euros (oficiales de la Marina Real). Sin salir del país de origen la inversión es aproximadamente de 35.000 euros. Didí explica que todos ellos cobran por adelantado e incluso son protegidos por estos.

Droga

Embarcación de la Guardia Civil con la cubierta severamente dañado tras la detención de una lancha de narcotraficantes.

Sin embargo, Didí tuvo que quemar su lancha con varias toneladas de droga en su interior dada la proximidad con un buque importante de la marina marroquí. La razón se encuentra en que en ese barco se encontraban oficiales de un rango demasiado alto para ser sobornados. “Es mejor que mi rey no vea nada de esto. Aunque es consciente de lo que pasa en el Estrecho, sólo actúa con dureza casi siete u ocho años. Quema plantaciones, detiene a narcos… Pero es por pura propaganda de cara a Europa, para que se sepa que actúa contra nosotros”.

Una vez que salen del país, cargados con una media de 1.200 kilos de hachís (valorados por 2,4 millones de euros), la tripulación se dirige hacia España. Normalmente se encuentran a bordo el lanchero, un copiloto, un marroquí que trabaja como intérprete y el radarista. Este último no sólo se dedica a saber la posición y dirección del objetivo sino que también trabaja para detectar a las autoridades. Si detectan la presencia de embarcaciones de la Agencia Tributaria, Guardia Civil, de la Armada Española o de la Marina Real de Marruecos rápidamente cambian de rumbo y buscan otras rutas para llegar a su destino.

Para evitar ser detectados por las cámaras del SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior), Didí reconoce que ellos ya saben cómo actuar. “A veces entramos despacio, para no dejar estelas en el mar por la velocidad y no calentar el motor, que es lo que detectan… Cuando salen a por nosotros, ya estamos en la playa. Cogen a uno de cada cien. Además, utilizamos señuelos para despistarlos”.

Droga

Coches que esperaban la mercancía abandonados en la playa

En cuanto a los costes de la tripulación, suele rondar en total los 12.000 euros sin contar al lanchero. Este se le puede pagar de media los 60.000 euros. En el caso de Didí, sus beneficios son mayores al prescindir de la tripulación y por encargarse él de cometer sólo el delito en el mar.

En la playa se encuentran los vigilantes, cuyo sueldo por trabajo rondan los 1000 euros, esperando a la llegada de la lancha. En una zona azotada por el paro y la pobreza, son muchos los que se adentran en este oscuro y peligroso negocio ilegal. Si contamos con que en la zona de recogida se encuentran cinco vigilantes, se le añadirían 5.000 euros más al gasto total.

Droga

Estimación de los gastos por parte de los traficantes de drogas, en el Estrecho de Gibraltar, sin tener en cuenta los sobornos a las autoridades. Datos: El Español . Fuente: Elaboración propia.

Estos vigilantes cobran menos que los cargadores, que también se encuentran en la playa. Una vez que la embarcación irrumpe en la arena, estos tienen menos de dos minutos para cargar las toneladas de estupefacientes a los coches. El sueldo de los cargadores es de 3.000 euros cada uno por operación. Esto supone que el jefe desembolse unos 24.000 euros más. Rápidamente abandonan la playa para correr a los vehículos que tienen como misión esconder la droga. Los conductores, suelen ser tres, llevan la droga infringiendo todas las leyes de circulación y poniendo en peligro la vida de los demás. Sólo el transporte de la droga a los polígonos o chalets representan otros 18.000 euros. No sería la primera vez que son escoltados por otros coches para embestir a los coches patrulla.

El soborno tampoco se escapa en España. “A los guardias civiles solemos pagarles 120.000 euros por trabajo. Normalmente, se compra a una o varias parejas que sabemos que van a patrullar durante la noche del traslado por la zona en la que queremos descargar la droga. Si son un equipo, se reparten el dinero. Eso es sencillo. Ellos lo negarán, claro, pero es cierto. (…)Yo pagué 24.000 euros para que un amigo saliera de la cárcel bajo fianza. Le entregué el dinero a su abogado, que lo repartió entre un fiscal y un juez. A las pocas semanas estaba en la calle”.

narcotraficante

Estimación de los gastos e ingresos por operación. Datos: El Español. Fuente: Elaboración propia.

Didí asegura que él puede ganar 2,5 millones de euros de los 6 millones que vale la mercancía. Más de la mitad (el 58,3%) de los ingresos por operación son destinados a los sobornos y a los otros miembros. Se han incluido la compra de las autoridades como si lo hicieran por cada operación.

La impotencia del estado

A pesar del esfuerzo de las fuerzas armadas y de seguridad del estado la situación no mejora. El alcalde de La Línea asegura que, a pesar de las actuaciones contra los narcos, la situación es insostenible. “Eso les facilita entrar a la playa con coches 4×4. Pusimos bloques y un muro, pero los movieron y derribaron. Su infraestructura es casi mejor que la que tiene el Estado“, reconoce con desesperación Juan Franco, alcalde de La Línea.

Este se lamenta de que su población sufre muchos problemas por culpa del desempleo y que el 45% del total no tienen los estudios primarios terminados.

El crimen llama al crimen

Didí terminó la entrevista mostrando su miedo por nuevos tipos de negocios que están surgiendo en las costas andaluzas. Desde el año 2010 se están instalando bandas de rusos y franceses entre Cádiz y la Costa del Sol para atacar a los narcotraficantes. “Se dedican al secuestro de traficantes y de sus familiares. Antes no ocurría”, dice. “Me da miedo que esto se parezca a México o Colombia”.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>