El Movimiento Familiar Cristiano, ante las medidas del gobierno Zapatero

La Comisión Ejecutiva Nacional del Movimiento Familiar Cristiano, con asociados en más de treinta provincias españolas, en su reunión ordinaria de los…

Forum Libertas

La Comisión Ejecutiva Nacional del Movimiento Familiar Cristiano, con asociados en más de treinta provincias españolas, en su reunión ordinaria de los días 19 y 20 de junio de 2004 celebrada en Toledo, ha reflexionado acerca de las nuevas líneas de actuación anunciadas por el Gobierno de la Nación así como las manifestaciones que se vienen haciendo por diferentes grupos y que afectan directamente a la Familia como célula básica de la Sociedad y desea hacer públicas las siguientes consideraciones:

1. Sólo debe ser considerado matrimonio la unión entre un hombre y una mujer legitimada mediante un vínculo religioso o civil, para que, con sus hijos, formen una familia a la que el Estado tiene obligación de proteger y ayudar para su desarrollo y crecimiento.

2. Cualesquiera otras uniones no pueden ser consideradas ni matrimonio ni familia. Para estas situaciones se podrá establecer una adecuada regulación mediante un “contrato de convivencia”, pero nunca se les puede llamar matrimonio o familia.

3. Los Gobiernos Nacional y Autonómicos tienen la obligación de publicar leyes que apoyen el desarrollo y la vida familiar sin ingerencias en la voluntad de los padres en lo tocante a la educación de sus hijos, ya que ellos son los primeros y principales responsables de ella. Para ello será preciso hacer realmente efectivo el principio de “derecho a la libertad de elección del modelo de educación” consagrado en la Constitución española.

4. Consideramos imprescindible una educación positiva en el amor y la sexualidad humana que haga a las personas crecer como tales y les ayude a descubrir y vivir estas dimensiones no sólo como disfrute, sino también como donación, dentro de una visión integral, espiritual y trascendente de la persona humana

5. Reafirmamos el valor supremo de la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural y rechazamos el aborto y la eutanasia. El Estado tiene el deber de proteger este derecho fundamental a la vida, en especial de los más débiles e indefensos y no caer en la contradicción de hacerse instrumento de muerte.

6. Apoyamos las investigaciones científicas que ayuden a descubrir caminos para la mejora de la salud humana siempre que no atenten contra la vida de otros seres humanos incluso en su fase embrionaria. Denunciamos la manipulación informativa que se está haciendo en este asunto.

7. Estamos en contra de todas las guerras y de todo terrorismo. Ninguna guerra hace crecer a la Humanidad. Igualmente estamos en contra de toda violencia y en particular la que se ha dado en calificar de doméstica. Estamos convencidos que la única manera de acabar con la violencia en el mundo es erradicarla de los corazones de las personas y basar las relaciones humanas en la Justicia, la Igualdad y el Amor.

8. Exigimos el respeto a las creencias religiosas de cada persona y a la manifestación pública de las mismas. Por ello condenamos los ataques permanentes que sufren personas e instituciones religiosas en general y de una manera particular la Iglesia católica. Los poderes públicos han de favorecer y promover este respeto mediante leyes justas.

Enrique J. Alonso Hernández y TeresaGuardia Carrillo, Matrimonio Presidente Nacional del Movimiento Familiar Cristiano (MFC) en España

Hazte socio

También te puede gustar