El náufrago

Esta semana Esopo nos da una lección actualizada que tiene que ver con la cultura del esfuerzo. En El náufrago nos recuerda que no podem…

Esta semana Esopo nos da una lección actualizada que tiene que ver con la cultura del esfuerzo. En El náufrago nos recuerda que no podemos confiar en el esfuerzo de los demás para solucionar nuestros problemas sino en el propio.

El náufrago

“Navegaba un rico ateniense en una nave junto con otros pasajeros.

De pronto, a causa de una súbita y violenta tempestad,

empezó rápidamente a hacer agua el navío.

Y mientras los demás pasajeros, con su esfuerzo,

trataban de salvarse a nado,

el rico ateniense, invocando a cada instante a la diosa Atenea,

le prometía efusivamente toda clase de ofrendas

si por su medio lograba salvarse.

Uno de los náufragos que lo oía a su lado le dijo:

-Pide a Atenea, pero también a tus brazos”.

Mi apreciado amigo Esopo: el sabio naufrago tenía "más razón que un santo", que dicen por tierras hispanas. Y él recitó, con otras palabras, el sabio refrán: "A Dios rogando y con el mazo dando". Como hoy estamos en la era digital, eso que llamamos internet y que tus coetáneos ni siquiera se imaginaron, me permito ponerte una interpretación del dicho que he leído: La oración debe estar acompañada de las obras. Se aplica también, para señalar su doble moral, a aquellas personas que siendo muy beatas hacen lo contrario de lo que predican.

Se ve que este tipo de "beatos", que presumen de orar mucho y no hacen nada, también existían en tu época. Afortunadamente hay muchos beatos, o sea, felices, alegres, realizados, santos, que no responden a este prototipo. Rezan a Dios ante los problemas, pero a la vez se ponen manos a la obra y trabajan por resolverlos. Contemplación en la acción, rezar trabajando y trabajar rezando.

Hasta en la vida profana constatamos que, casi siempre, la ayuda nos llega cuando la buscamos, cuando nos esforzamos por solucionar algo, haciendo aquello que está a nuestra mano, y confiando en los demás, en Dios y en otras personas, para que el problema se solucione.

Cuando pidas ayuda en tus problemas, primero demuestra que ya estás trabajando para solucionarlos

Hazte socio

También te puede gustar