El nuevo Gobierno de Ecuador prevé mantenerse hasta el final del mandato

El nuevo presidente de Ecuador, Antonio Palacio, un cardiólogo de 66 años originario de Guayaquil, “se mantendrá en el cargo hasta el año 2007”. Así l…

El nuevo presidente de Ecuador, Antonio Palacio, un cardiólogo de 66 años originario de Guayaquil, “se mantendrá en el cargo hasta el año 2007”. Así lo comunicó el ministro del Interior, Mauricio Gándara. En el gabinete formado tras la renuncia de Lucio Gutiérrez, el nuevo mandatario ha situado en el Ministerio de Economía a Rafael Correa, conocido por su oposición a la dolarización de la moneda nacional, el sucre, que se materializó en 2000, mientras que Antonio Parra Gil, con experiencia diplomática en Brasil y abogado en organismos financieros internacionales, ocupará la cartera de Asuntos Exteriores. Hasta el mismo jueves por la noche, centenares de ciudadanos concentrados ante la sede del Parlamento, donde Palacio juraba su cargo, reclamaban con fuerza la convocatoria de elecciones anticipadas. Pero al final, todo apunta hacia una continuidad de la legislatura actual.

 

En el contexto internacional, las valoraciones no se han hecho esperar. Desde Lituania, donde participa en una reunión de la OTAN, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dijo que “ahora deberá abrirse un proceso constitucional que culmine en una cita con las urnas” y que “toda la región tiene que seguir un camino democrático”. Por su parte, la Organización de Estados Americanos (OEA) acaba de convocar una reunión urgente para discutir la crisis ecuatoriana. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, se mostró “preocupado por la violencia en el país”, y reiteró su llamamiento “a todas las partes para que muestren moderación y reconduzcan un diálogo urgente para un completo retorno a la legalidad”.

 

También en los ámbitos sociorreligiosos, la noticia ha generado comentarios interesantes, según recoge la agencia MISNA (www.misna.org). Enea Mauri, superior provincial de los combonianos en Ecuador, explicó que la situación “sigue siendo más bien confusa porque todavía no está claro si el depuesto presidente Lucio Gutiérrez ha abandonado el país”. Sin embargo, destacó que, “al menos hasta este momento, no se han producido nuevas protestas en Quito”.

 

Dos días que precipitaron todo

 

Los episodios conflictivos y de enfrentamientos que han afectado al país sudamericano en las últimas horas, después de semanas de agitación y movilizaciones y la posterior destitución de Gutiérrez por parte del Parlamento, empezaron concretamente el pasado miércoles por la noche, con destituciones en cadena. Todo cambió cuando el ejército anunció que había retirado su apoyo al presidente y, casi al mismo tiempo, la mayoría de los diputados de la cámara legislativa (60 sobre 101) votaban que el mandatario no debía seguir dirigiendo el país.

 

El ya ex presidente intentó huir del país en avión, pero fue bloqueado por una multitud de ciudadanos en la misma pista del aeropuerto de la capital. Inmediatamente se refugió en la sede de la Embajada de Brasil, que posteriormente pidió y logró para él asilo político en el país luso. Sin embargo, en el momento de cerrar esta edición de ForumLibertas.com, aún no se sabía donde se encontraba Lucio Gutiérrez, aunque algunas fuentes periodísticas internacionales, citando fuentes próximas al embajador brasileño en Ecuador, Sergio Florencio, hablan de un tiempo de espera hasta que se le pueda garantizar una salida segura.

 

Al menos tres personas han muerto, y se habla también de un estudiante que sería la cuarta víctima, como consecuencia de los violentos altercados de estos días. Mientras la tensión parece que disminuye, los ciudadanos esperan los primeros movimientos de Antonio Palacio, que se definió, en su primer discurso, como “la única esperanza para el país, pero sólo porque lo dice la Constitución”. Las principales instancias internacionales, especialmente la ONU, la OEA y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), se han ofrecido para mediar y pone a punto un “diálogo nacional” capaz de superar la inestabilidad institucional, así como la extrema pobreza, que actualmente afecta a casi el 70 por ciento de los 13 millones de ecuatorianos y que es, por otro lado, una de las principales causas del descontento social de este momento.

 

Duro panorama, pero con esperanza

 

“Ecuador ya ha conocido muchas crisis en los últimos años. Lo que sorprende ahora es que esta vez ha sido el pueblo de Quito, los estudiantes pero también las mujeres, quienes se han movilizado entre la desesperación”. Así resume el religioso Enea Mauri la situación de hoy. Para el misionero, la dolarización de la economía nacional ha disparado los precios de los productos de primera necesidad y, más que el petróleo o el sector bananero, la principal fuente de entrada de dinero en el país es lo que aportan los ciudadanos emigrados en el extranjero (muchos en Europa).

 

Muchos analistas califican de dramático el contexto actual, sobre todo por el estado en que se encuentran la sanidad, la agricultura y el textil, realidades a las que hay que añadir la corrupción y el nepotismo. “La emigración ha fragmentado a las familias y ha provocado un aumento de los niños de la calle. La gente sobrevive como puede, vendiendo fruta o hielo en la calle, cuando no en la delincuencia o en la venta de droga”, lamenta el Padre Mauri. Según el provincial de los combonianos, ahora lo más urgente en Ecuador es “relanzar el buen nivel cultural que siempre ha tenido el país, y en esto la Iglesia colabora con fuerza, aunque el camino por recorrer todavía es largo”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>