El número de católicos crece en Cuba un 45% desde 1990

Coincidiendo con la visita a Cuba hasta el próximo día 26 del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI, las últimas cifras sob…

Coincidiendo con la visita a Cuba hasta el próximo día 26 del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI, las últimas cifras sobre la situación de la Iglesia en la isla constatan que el número de católicos está creciendo.

 

Al mismo tiempo, Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) cree que la reciente renuncia de Fidel Castro a la presidencia de Cuba puede ser “una gran oportunidad” para la Iglesia, por lo que animó a los católicos a acompañar solidariamente en la oración y “con una especial atención” al pueblo cubano.

 

Por su parte, los recientes discursos del cardenal Bertone y del Papa Benedicto XVI a los obispos de Cuba animan también a un esfuerzo evangelizador que irá de la mano de una perestroika que se supone inminente.

 

Un 45% en 17 años

 

A pesar de las dificultades, la última versión del Estadístico Pontificio (2007) revela que en Cuba, un país de más de once millones de habitantes, el 59,66% son católicos. En el Anuario de 2001 los católicos eran el 55,26%, y en el de 1990 el 41,21%.

 

Este crecimiento se ha producido a pesar de la aguda crisis que había experimentado la Iglesia tras la revolución comunista. Nominalmente, antes de que Fidel Castro llegara al poder los católicos eran el 85%.

 

El hecho de que en años pasados el gobierno hubiera dificultado la concesión de visas a sacerdotes y religiosos extranjeros ha hecho de Cuba uno de los países con el mayor número de católicos por sacerdote.

 

En la isla hay 19.507 católicos por un sacerdote, mientras que en Togo, por hacer una comparación, son 2.956, en Sierra Leona 1.922, y en Sudáfrica 2.798.

 

De todos modos, en los últimos años ha crecido un poco el número de agentes pastores. En el Anuario del año 2007 se registran 200 sacerdotes diocesanos (169 en el de 2001), 145 sacerdotes religiosos (134 en 2001), 60 diáconos permanentes (52 en 2001), 37 religiosos no sacerdotes (28 en 2001), 642 religiosas (546 en 2001), 1.800 misioneros laicos (520 en 2001).

 

El único dato en tendencia contraria, según las estadísticas, es el número de catequistas: en 2007 había 4.627, mientras que, en 2001, eran 5.024. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que muchos de los misioneros laicos, cuyo número se ha triplicado, hacen el servicio de catequista.

 

“Una gran oportunidad”

 

El asistente eclesiástico de la asociación AIN, Joaquín Alliende, consideró que la reciente renuncia de Castro a la presidencia de Cuba es “una gran oportunidad” para la Iglesia, por lo que animó a todos los católicos a solidarizarse con el pueblo cubano.

 

“Quiera Dios que los acontecimientos permitan a Cuba recuperar su solidaridad nacional y empezar a planificar su futuro”, expresó Alliende en declaraciones difundidas por AIN, a la vez que destacó la labor de los obispos cubanos en todos estos años, e indicó su confianza en que serán capaces de dirigir al pueblo cubano “con sabiduría y firmeza” en los momentos actuales.

 

La Iglesia, recordó, forma parte de la historia de los pueblos e intenta en todo momento “dar renovada presencia a su señor Jesucristo en las situaciones cambiantes de cada nación”.

 

El padre Alliende calificó la visita del cardenal Bertone como “un regalo especial de Jesús” con el que los cubanos “experimentarán el apoyo del carisma, la sabiduría y la fuerza del sucesor de San Pedro, el Santo Padre Benedicto XVI”.

 

Dos discursos pastorales

 

Precisamente, los discursos pastorales que el cardenal Bertone y el Papa han dirigido a los obispos cubanos animan a la evangelización.

 

El secretario de Estado de Benedicto XVI, en su discurso a la Iglesia cubana, celebra la conmemoración del décimo aniversario “de la inolvidable visita del Papa Juan Pablo II a este País”.

 

“Estoy plenamente convencido de que esta efeméride será también un tiempo de gracia abundante y una ocasión privilegiada para impulsar una intensa labor pastoral que, por un lado, permita consolidar los frutos espirituales ya cosechados durante estos años y, por otro, produzca una honda renovación de la vida cristiana en todo el Pueblo de Dios que camina en esta hermosa tierra”, dice el cardenal Bertone en su discurso.

 

Por su parte, Benedicto XVI, en su mensaje a los obispos, alienta a la Iglesia cubana en su capacidad de transformación y recuerda que “una pequeña luz puede iluminar toda la casa, la levadura es poca cosa, pero hace fermentar toda la masa (cf. Mt 13,33)”.

 

El Papa insiste en “la misión que la Iglesia en Cuba desarrolla en favor de los más necesitados, con obras concretas de servicio y atención a los hombres y mujeres de cualquier condición, que merecen ser sostenidos no sólo en sus necesidades materiales, sino acogidos con afecto y comprensión”.

 

Documentos y artículos relacionados:

 

Mensaje del Papa a los obispos de Cuba

 

Discurso del cardenal Bertone a los obispos cubanos

 

Primer contacto vaticano con la Cuba post castrista

 

Oswaldo Payá, nominado al Nobel de la Paz: “los cubanos tenemos derecho a los derechos”

 

Inmovilismo en Cuba: 234 presos políticos siguen encarcelados, 34 al borde de la muerte

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>