El obispo “más guapo” del mundo en la portada de Vanity Fair

Inédito: la edición italiana de la conocida revista para mujeres Vanity Fair dedica su portada a un obispo católico. El tí…

Inédito: la edición italiana de la conocida revista para mujeres Vanity Fair dedica su portada a un obispo católico. El título que acompaña a la fotografía del prelado no podía ser menos sugerente: “Padre Georg, ser guapo no es pecado”. No son palabras textuales de monseñor Georg Gänswein, pero tampoco es la primera vez que revistas análogas le regalan calificativos similares.

La portada fue casi como un regalo de ordenación episcopal, pues apenas el 6 de enero de 2013 el padre Georg recibía el episcopado de manos del Papa Benedicto XVI, de quien es secretario particular y también actual Prefecto de la Casa Pontificia.

El artículo del número tres de Vanity Fair (16 enero de 2013), que en su edición digital ha pasado al top story como el más leído de la semana, repasa los piropos que monseñor Georg ha recibido: desde “Georg, el bello”, pasando por el “George Clooney del Vaticano”, hasta recordar la colección de ropa que le dedicó nada menos que Donatella Versace o los piropos de la ex primera dama italiana Franca Ciampi. También se recuerda aquella portada de 2006 de la revista italiana ‘Chi’ donde un paparazzi le capturó en pantalones cortos mientras jugaba a tenis.

Más allá de frivolidades, es significativa la alusión que se hace a aquella entrevista que monseñor Gänswein concedió a la edición alemana de Radio Vaticana, justo cuando él cumplió 50 años.

Cuando le preguntaron sobre su alabado aspecto físico, monseñor Georg contestó con franqueza: “Finjo no oír y con el tiempo ya me he acostumbrado”. Y en una entrevista al diario alemán Süddeutsche Zeitung, que le hizo una pregunta en la misma línea, dijo: “No hay que detenerse en la apariencia exterior sino que hay que tomar conciencia de los sustancial, de lo que está en el fondo”. Y agregó: “La gente lo hace con buenas intenciones y tal vez ayude a romper algunos tópicos sobre los sacerdotes”.

Quizá sin buscarlo, una revista que lleva por nombre el de un vicio (‘vanidad’) está posibilitando que miles de lectoras y lectores reflexionen sobre algo más importante: en la importancia de la belleza interior y, de paso también, en mostrar que no está dicho que los sacerdotes (u obispos) deban ser feos.

@mujicaje

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>