¿El País orquestó con Pedro Sánchez la destitución de Tomás Gómez?

El pasado lunes, 9 de febrero, el diario El País publicaba una información con el siguiente titular: "El fiscal indaga víncu…

El pasado lunes, 9 de febrero, el diario El País publicaba una información con el siguiente titular: "El fiscal indaga vínculos delictivos del Gobierno de Tomás Gómez", actual secretario general de los socialistas madrileños.

El caso, relativo a la posible relación entre miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Parla, en Madrid, y el encarecimiento en 41 millones de euros de las obras del tranvía de esta ciudad, afectaba directamente a Gómez, el también candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, porque era alcalde de Parla cuando se aprobó la primera modificación.

Dos días después, el día 11, "Pedro Sánchez fulmina a Tomás Gómez", titulaba el mismo diario este jueves, 12 de febrero, en referencia a la decisión del secretario general del PSOE de suspender en funciones al secretario general de los socialistas en Madrid y a sus órganos de dirección por "la mala imagen" que proyectan y su "inestabilidad", según El País.

La decisión, un tanto insólita por tratarse de un cargo elegido democráticamente y no estar imputado Gómez por nada en concreto ni tener ninguna causa judicial abierta, sorprendió a propios y extraños, ya que en todo caso tendrían que haber sido los militantes quien exigieran su dimisión si hubieran razones para hacerlo. Al respecto, los argumentos esgrimidos por Sánchez no encajan con los que en numerosas ocasiones ha resaltado en relación a su propia elección como secretario general del Partido Socialista.


El PSOE "desplaza a Podemos"

Pero lo que llama poderosamente la atención es que, este mismo jueves, El País publica el resultado de una encuesta realizada el mismo día 11, miércoles, por Metroscopia mediante 800 entrevistas telefónicas y los titulares de El País en portada y en páginas interiores son: "Sánchez se fortalece y el PSOE sube al primer puesto en Madrid" y "La destitución de Gómez sitúa al PSOE en primer lugar y desplaza a Podemos".

Los resultados de la encuesta muestran que el PSOE crecería en intención de voto en las elecciones autonómicas hasta el 19,2%, mientras que el PP estaría en el 18%; y por detrás Podemos (13,6%), Ciudadanos (8,8%), UPyD (2,8%) e IU/ICV (2,6%).

En cuanto a las elecciones generales, PSOE obtendría el 19% y el PP el 18%, seguidos de Podemos (16,1%), Ciudadanos (12,9%), UPyD (4,5%) e IU/ICV (3,1%), como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir de la información de El País.


Además, dos preguntas más planteaban si los encuestados conocían la noticia de la destitución Gómez: el 76% afirmativo y el 24% era la primera noticia que tenían; y si creían que la decisión era acertada: 47% decían que sí, 13% la consideraban desacertada y 40% NS/NC.

2


¿Cómo interpretarlo?

En cualquier caso, entre la mencionada destitución de Gómez, que se produjo a media mañana del miércoles, y los resultados de la encuesta transcurrieron menos de 24 horas, en las que El País encargó la encuesta a Metroscopia y a esta le dio tiempo de preparar el sondeo y hacer 800 entrevistas, lo que supone bastantes más de mil llamadas telefónicas. Algo que, como mínimo, requiere normalmente un par o tres de días. ¿Creíble? Aún poniendo mucha fe, genera dudas.

Una visión sensata de este proceso lleva a la conclusión de que no se puede realizar y dar resultados de una encuesta de este tipo con esta velocidad y en tan reducido tiempo.

¿Cómo interpretarlo, pues? Una primera lectura podría llevar a la deducción de que la encuesta ya estuviera realizada con anterioridad por El País, al menos en la parte que afecta a la intención de voto. Podría haber presentado los resultados a Sánchez y este tomar la decisión de "fulminar" a Gómez dado que la subida en la intención de voto se refiere al PSOE y no al propio Gómez, para quien las últimas encuestas pronosticaban un descalabro.

De esta manera, El País podría haber montado una operación para apear al secretario general de los socialistas madrileños y facilitar la elección de un nuevo candidato, que según este diario podría ser Ángel Gabilondo, ex ministro de Educación entre 2009 y 2011. "La cúpula socialista ve en Gabilondo un candidato ganador", titula el diario en páginas interiores este jueves.

La cuestión aquí es que en los resultados publicados por El País también se incluye la pregunta de si ya conocían los entrevistados la destitución de Gómez y si creen que la decisión de destituirle es acertada o desacertada.

En ese sentido, una segunda interpretación, con la limitación del factor tiempo, sería que la encuesta se hubiera realizado el mismo día 11, aunque se hubiera preparado antes porque El País y Sánchez ya se hubieran puesto de acuerdo en la información publicada el lunes para luego destituir a Gómez.

También se podría haber hecho la encuesta en dos partes, aunque esto no tiene sentido. La hipótesis sería que la hicieron el mismo día, pero es muy difícil de entender cómo tuvieron tiempo para realizarla.

Autoridad ante el avance de Podemos

En cualquier caso, la decisión de Pedro Sánchez no deja de mostrarse como una demostración de autoridad por su parte ante una persona bajo sospecha, porque, además de ser un candidato incómodo para él, y en ese sentido a nadie se le escapa que sus relaciones no son precisamente óptimas, su demostración de fuerza le otorgaría un ‘aura’ de incorruptible ante Podemos.

Pero,… ¿y qué gana El País? Lo que gana siempre con el PSOE, apoyar a un líder socialista aliado y ser su abanderado.

En cualquier caso, ante toda esta cronología de los hechos, no puede por menos que calificarse de anormal lo sucedido.

Así, no es normal que porque un diario publique una información negativa sobre un responsable político, tan importante como el secretario general de los socialistas en Madrid y con las elecciones a la vista, su superior le destituya fulminantemente. Normalmente suele suceder al revés: en función de unos malos resultados.

Una segunda cuestión es que no es normal que en un partido democrático, sin causa judicial ni conflicto en las bases del partido, la Secretaría General decida expulsar al secretario general de un territorio a pocos meses de las elecciones.

Y no es normal que el mismo día que esta decisión se toma y se hace pública a media mañana, El País tenga tiempo en menos de 24 horas de publicar los resultados de un sondeo basado en 800 entrevistas telefónicas.

¿Te ha gustado esta noticia?

Ayúdanos a pagar el precio de la libertad

Hazte socio

También te puede gustar