El País ‘se convierte’: reconoce como ser humano que merece ser salvado a un feto de casi dos meses

El pasado 24 de julio, el diario El País se desmarcaba de sus tradicionales postulados antinatalistas y abortistas al publicar un artícu…

Forum Libertas

El pasado 24 de julio, el diario El País se desmarcaba de sus tradicionales postulados antinatalistas y abortistas al publicar un artículo de opinión en el que se reconocía que la baja natalidad en el seno de la sociedad española "puede poner en peligro su propia supervivencia".

El artículo ‘Política de Estado para rejuvenecer la población’ venía firmado por Josefina Cruz Villalón, y en él se aseguraba que "España se encuentra en un momento crítico por lo que a la renovación de su población hace referencia", por lo que debe acometer "la recuperación de la fecundidad" con "políticas estables y efectivas".

Tan solo tres días después, El País nos vuelve a sorprender con una información en la que viene a reconocer que un feto de siete semanas es una vida humana digna de ser salvada.

Al describir el caso de Marisol Echeberría, una mujer que consiguió sobrevivir junto a su hijo de siete años al accidente ferroviario de Santiago de Compostela, explica cuál fue su sorpresa al descubrir en el hospital que estaba embarazada de casi dos meses.

"No se salvaron dos, sino tres"

El doctor que la atendió en la planta de Neurología del Hospital Clínico, tras palparle las manos y los pies para comprobar que tenía sensibilidad y quitarle el collarín producto de una lesión cervical, le anunció que ese mismo día podía dejar la cama a ratos y empezar a moverse.

A continuación, le palpó el vientre y le preguntó cómo se encontraba. En su pregunta había una doble intención, porque ya sabía que la mujer estaba embarazada.

Según parece, ella recordó todo al día siguiente, ya que cuando la ingresaron estaba medio inconsciente. También acertó a decir tras varias pruebas que sospechaba que estaba embarazada, algo que constataron los médicos.

"Los facultativos comprobaron que el feto estaba en perfecto estado. ‘Hay que ver, otras lo pierden en seguida y yo después de todo esto, aquí lo tengo’, comentó horas después a una doctora con incrédula alegría", narra el diario.

"Esta víctima del accidente ferroviario de Santiago no solo salvó su vida, sino también la del bebé que, si todo continúa a este ritmo, nacerá dentro de siete meses", añade.

Y, por si hubiera alguna duda sobre que ese bebé de siete semanas es un ser humano, lo remata con el titular: "No se salvaron dos, sino tres".

A continuación El País informa de que también salió ileso el hijo de siete años que la acompañaba, y que "el abrazo protector con el que intentó salvarle del impacto es el último recuerdo que conserva Marisol antes de desmayarse. El niño fue dado de alta el viernes sano y salvo".

También explica la alegría de su pareja, Pablo, al saber que ambos estaban bien, y que, además, Marisol estaba embarazada. "El anuncio de que iba a ser padre le llegó por sorpresa cuando aguardaba en urgencias a que le dieran información sobre el estado de su mujer, ahora reconoce que no es la mejor manera de enterarse: ‘La preocupación se me multiplicó por cien, pero ahora lo único que tengo es alegría’".

Hazte socio

También te puede gustar