El Papa advierte: “Jesús no vino al mundo para hacer un desfile”, sin embargo “a veces se ve arrogancia en el servir a los pobres”

Francisco pidió el esfuerzo y la colaboración de todas las instituciones para garantizar el derecho al trabajo, durante la homilí…

Francisco pidió el esfuerzo y la colaboración de todas las instituciones para garantizar el derecho al trabajo, durante la homilía de la misa ante el Santuario de Nuestra Señora de Bonaria, en Cagliari, capital de la isla de Cerdeña.

En el que constituye el segundo viaje del Pontífice en el interior de Italia, Francisco agregó: "es necesaria la colaboración leal por parte de todos, el esfuerzo de los responsables de las instituciones, para garantizar a las personas y a las familias los derechos fundamentales", y después agregó: "hay que garantizar el derecho al trabajo, el derecho a ganarse el pan con el trabajo".

Ecos bonaerenses

El primer viaje del Papa en Italia fue a la isla de Lampedusa, como ciudad ejemplo del drama del desempleo. También, como él mismo explicó el pasado mayo al anunciar la visita, porque esta localidad está muy unida a su ciudad natal, Buenos Aires.

El fundador de la capital argentina, Pedro de Mendoza, quiso denominarla ciudad de la Santísima Trinidad, pero los marineros que le acompañaban eran sardos y le pidieron que se llamase como la patrona de los navegantes, ciudad de la Virgen de Bonaria.

"He venido hasta aquí para compartir vuestras alegrías y esperanzas, fatigas y esfuerzos, los ideales y las aspiraciones de vuestra isla, y confirmaros en la fe", agregó. Sobre la situación de Cerdeña, el Papa destacó que la región "sufre desde hace tiempo muchas situaciones de pobreza, acentuadas por su condición insular".

También recordó a todos los sardos que han emigrado, "dejando esta tierra con gran dolor y nostalgia, para buscar un nuevo trabajo y un futuro para ellos y sus seres queridos".

Durante la homilía, Francisco afirmó que "existen personas que instintivamente menospreciamos y que, sin embargo, necesitan más ayuda, como los abandonados, los enfermos, aquellos que no tienen nada para vivir, aquellos que no conocen a Jesús, los jóvenes que atraviesan dificultades o los que no encuentran trabajo".

En dos pasajes de su sermón, Jorge Mario Bergoglio invitó a los fieles a invocar a la Virgen para que ésta les "done su mirada".

Antes de la misa en la plaza del Santuario de Bonaria, el Papa bendijo y besó a varias decenas de enfermos que habían sido trasladados en sus camillas o sillas de ruedas al interior del templo. Posteriormente, el pontífice se detuvo unos instantes a rezar en el interior del Santuario de la Virgen de Bonaria (‘Buen aire’).

Según cifras de la organización, cerca de 1.600 enfermos asistieron a la celebración.

“A veces hay arrogancia en el servir a los pobres”

Continuando su visita a la ciudad de Cagliari en la isla de Cerdeña, el Papa Francisco recorrió en el papamóvil las calles de la ciudad entre la gente que lo esperaba y lo aplaudía. Después de haber saludado y besado a algunos niños, entró en la catedral. Y mientras el coro creaba una atmósfera recogida, el Papa se sentó adelante, al pié del altar.

El papa subrayó, en algunas palabras fuera del discurso que había preparado: “Aquí sentimos de manera fuerte y concreta que somos todos hermanos. Aquí el único Padre es el Padre Celeste, y el único maestro es Jesucristo”. Y volviendo al mensaje escrito recordó: “La primera cosa que quiero compartir es esta alegría de tener a Jesús como Maestro”.

Y les aconsejó: “Miremos hacia Él, esto nos da tanta fuerza, tanta consolación en nuestras fragilidades, en nuestras miserias y dificultades”. Porque “todos los que estamos aquí somos iguales delante del Padre”, y señaló que “Jesús decidió de hacerse hombre y como hombre hacerse siervo, hasta la morir en la cruz”. El Papa precisó que esta es la vía del amor, y señaló que “la caridad no es asistencialismo” porque advirtió que eso “es hacer negocios”.

Sobre la palabra solidaridad en esta cultura de lo descartable consideró “que corre el riesgo de ser borrada del vocabulario, porque da fastidio y en cambio nosotros decimos que este es el camino”. Y recordó que la humildad de Jesús fue real, porque eligió de estar con los pequeños, con los excluidos, con nosotros. Pero volvió a advertir: “Atención, no es una ideología”.

Un segundo aspecto que quiso subrayar el santo padre es que “Jesús no vino al mundo para hacer un desfile, para hacerse ver” y por eso agradeció a Dios por el empeño de aquellos que quieren seguirlo, en particular los voluntarios a quienes instó a “realizar obras de misericordia con misericordia, las de caridad con caridad, con ternura y siempre con humildad.

“¿Saben?, a veces se encuentra arrogancia en el servir a los pobres” dijo, y “estoy seguro que ustedes lo han visto, la arrogancia de quienes saben que necesitamos de su servicio”. Y señaló que “algunos instrumentalizan a los pobres por intereses personales o del propio grupo. Sé que esto es humano ¡pero no está bien! Y digo más: esto es pecado, pecado grave, porque es usar a los que son carne de Jesús para su vanidad propia”, y concluyó el santo padre: “Sería mejor si estas personas se quedaran en su casa”.

“Siguiendo a Cristo en la vía de la caridad sembramos la esperanza” dijo. Recordó que la sociedad italiana y en general, necesita esperanza, “y algunos miembros de ella deben empeñarse en el sector político que es una forma alta de caridad”. Matizó que como Iglesia existe una responsabilidad de colaborar con las instituciones públicas respetando las propias competencias.

Y repitió “No se dejen robar la esperanza y vayan adelante”. Concluyó bendiciendo “a todos ustedes junto a vuestras familias”. Al despedirse pidió: “recen por mí que tengo mucha necesidad de oraciones”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>