El Papa en el Sínodo: “los cristianos de Tierra Santa están llamados a ser piedras vivas de la Iglesia en Oriente Medio”

El objetivo principal del Sínodo que se ha iniciado este domingo, 10 de octubre, es fundamentalmente pastoral: el de reavivar la comunió…

El objetivo principal del Sínodo que se ha iniciado este domingo, 10 de octubre, es fundamentalmente pastoral: el de reavivar la comunión entre los católicos de Oriente Medio. Así lo afirmó hoy durante la Misa de inauguración el Papa Benedicto XVI.

El Pontífice presidió la solemne Misa con la que se abren los trabajos del sínodo, y que concelebró con los Patriarcas de cada una de las Iglesias sui iuris y con los demás Padres sinodales, en la Basílica de San Pedro del Vaticano.
Durante dos semanas los católicos de Oriente Medio estarán en el centro de la atención de toda la Iglesia porque todos sus obispos estarán reunidos en Roma en el Sínodo.
En el transcurso de la homilía, el Papa subrayó sobre todo la necesidad de la comunión entre las Iglesias locales, que es el testimonio que, afirmó, es necesario “más que nunca” en estos momentos, según informa el portal de noticias Zenit.
La Iglesia cumple su misión “sencillamente siendo ella misma, es decir, comunión y testimonio", afirmó el Papa. “Sin comunión no puede haber testimonio: el gran testimonio es precisamente la vida de comunión”.
Y, en ese sentido, el Santo Padre explicó que “a pesar de las dificultades, los cristianos de Tierra Santa están llamados a reavivar la conciencia de ser piedras vivas de la Iglesia en Oriente Medio, en los Lugares santos de nuestra salvación”.
El Papa afirmó que los cristianos de Oriente Medio están llamados a un testimonio esencial: la unidad en la diversidad, que podría favorecer enormemente al ecumenismo, de la Iglesia entera, y también al diálogo interreligioso.
No es casual, aseveró, que en estas tierras “la única Iglesia de Cristo se expresa en la variedad de las Tradiciones litúrgicas, espirituales, culturales y disciplinarias de las seis venerables Iglesias Orientales Católicas sui iuris, como también en la Tradición latina”.
Otro de los aspectos fundamentales del Sínodo, afirmó el Papa, es el de ayudar a reforzar y valorar la identidad de las pequeñas comunidades cristianas, que a menudo caen en el desánimo y optan por la emigración.
“Todos deseamos que los fieles sientan la alegría de vivir en Tierra Santa, tierra bendecida por la presencia y por el glorioso misterio pascual del Señor Jesucristo”, subrayó el Papa, añadiendo que el propio Sínodo “demuestra el interés de toda la Iglesia por la valiosa y amada porción del Pueblo de Dios que vive en Tierra Santa y en todo Oriente Medio”.
Semillas de paz para Oriente Medio
En un análisis del portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, el sacerdote ha explicado que el Sínodo de los Obispos de Oriente Medio diseminará semillas de paz en esa región atribulada, considera el portavoz de la Santa Sede.
Lombardi, director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha analizado los objetivos que se plantea esa asamblea sin precedentes de patriarcas y obispos junto al Papa, en el editorial del último número de Octava Dies, semanario del Centro Televisivo Vaticano.
El padre Lombardi ha reconocido que Oriente Medio “es una región en la que los cristianos son una minoría, en algunos países verdaderamente muy pequeña y carente de cualquier influjo político o social, en donde la situación de guerra o de tensión permanente merma la esperanza en el provenir e impulsa a emigrar”.
“Pero es también la región en la que el cristianismo nació -añade-, donde tiene raíces y tradiciones antiquísimas y de extraordinaria riqueza cultural y espiritual”.
“Por ello, los problemas de las Iglesia en Oriente Medio nos interesan y nos competen a todos, y por ello el Papa convocó esta asamblea, que por primera vez no está dedicada a un tema o a un continente o a un país en especial, sino a una específica región del mundo”
Por otro lado, el secretario general del Sínodo de Obispos, monseñor Nikola Eterovic, valoró la iniciativa como “una feliz ocasión para presentar la riqueza de las Iglesias orientales católicas al mundo entero”.
El prelado intervino en la presentación de este evento eclesial que se realizará del 10 al 24 de octubre bajo el lema “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma”, Hechos de los apóstoles 4, 32.
Monseñoir Eterovic resaltó la importancia de que las iglesias en este lugar del planeta “sostengan cada vez más, sea espiritual como materialmente a sus hermanos y hermanas en el Medio Oriente”, especialmente “aquellos que viven en situaciones difíciles a causa de la violencia, incluyendo el terrorismo, la inmigración y la discriminación”.
Católicos orientales
La Asamblea Sinodal de este año se centrará así en las iglesias presentes en los países del Medio Oriente que son Arabia Saudita, Bahréin, Chipre, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Irán, Irak, Israel, Kuwait, Libano, Oman, Qatar, Siria, Turquía, territorios palestinos y Yemen.
En total son 7.180.912 kilómetros cuadrados en los que viven 356.174.000 de los cuales 5.707.000 son católicos, lo que representa un 1,6% de la población. El número de aproximado de cristianos de otras religiones es de 20.000.000, lo que representaría un 5,62% del total de los habitantes.
En la Iglesia en Medio Oriente hay seis iglesias sui iuris, cada una con su patriarca que vive en comunión con el Papa. Estas son la Iglesia Copta, la Siria, la Greco – melquita, la Maronita, la Caldea y la Armena.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>