El Papa exhorta a salir de la cultura del “ojo por ojo”

El Papa Francisco afirmó este domingo que "si vivimos según la ley ojo por ojo, diente por diente, no salimos del círculo de…

El Papa Francisco afirmó este domingo que "si vivimos según la ley ojo por ojo, diente por diente, no salimos del círculo del mal". Jorge Bergoglio, durante el Angelus, sostuvo que "el Maligno es astuto y nos ilusiona que con nuestra justicia humana podemos salvarnos y salvar al mundo. En realidad, sólo la justicia de Dios nos puede salvar", según reproduce la agencia Ansa.

"¿El peligro cuál es?", preguntó el Pontífice, y dijo: "Que nosotros presumimos ser justos, y juzgamos a los otros. Juzgamos también a Dios, porque pensamos que debería castigar a los pecadores, condenarlos a muerte, en vez de perdonar".

"Si en nuestro corazón no hay misericordia, la alegría del perdón, no estamos en comunión con Dios; si bien respetamos todos los preceptos, porque es el amor que salva, no sólo la práctica de los preceptos. Es el amor por Dios y por el prójimo que da cumplimientos a todos los mandamientos", agregó.

Explicó que "la misericordia es la verdadera fuerza que puede salvar al hombre y al mundo del `cáncer´ que es el pecado, el mal moral, espiritual".

"Sólo el amor llena los vacíos, las cosas negativas que el mal abre en los corazones y en la historia", sostuvo.

Un recuerdo para el Cura Brochero

El papa Francisco, al término del Angelus en plaza San Pedro, recordó que el "sábado en Argentina fue proclamado Beato José Gabriel Brochero, sacerdote de la diócesis de Córdoba, nacido en 1840 y muerto en 1914".

"Empujado por el amor a Cristo se dedicó enteramente a su gente, para portar a todos al reino de Dios con inmensa misericordia y cuidado por las almas", subrayó.

"Estaba con la gente y trataba de llevar a tantos otros a los ejercicios espirituales", dijo Jorge Bergoglio sobre el llamado cura gaucho. El Papa sostuvo: "Al final estaba ciego y leproso, pero lleno de alegría, la alegría del buen Pastor!".

Un “pionero” de la evangelización para los pobres

El Cura Brochero, quien evangelizó a lomo de mula las sierras cordobesas e hizo propias las necesidades de los sectores más pobres de la región, fue proclamado este sábado beato en Córdoba por el cardenal Angelo Amato, enviado especial del papa Francisco.

"Concedemos que el venerable siervo José Gabriel del Rosario Brochero, sacerdote diocesano, pastor según el corazón de Cristo, fiel ministro del evangelio, testigo del amor de Cristo a los pobres, sea llamado beato de ahora en adelante", leyó el purpurado el decreto firmado por pontífice.

A las 10.27 una gigantografía con la imagen del primer sacerdote argentino beato fue desplegada en el altar, en medio de vítores y aplausos de una multitud reunida en el predio ubicado en el Cerro de la Cruz, del poblado de Traslasierras.

El cardenal Amato indicó, además, que el Papa estableció que la fiesta litúrgica en honor del sacerdote sea el 16 de marzo "en los lugares y modos establecidos".

En ese marco, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, leyó una carta en la que el Papa destacó la figura del flamante beato como "pastor con olor a ovejas" y aseguró que Brochero fue un "pionero" de la evangelización al llevar el mensaje de Cristo a las "periferias existenciales" y al hacerse "pobre entre los pobres".

También se difundió un video del momento en que el Papa bendice en el Vaticano una campana con la leyenda "Brochero, un cura con olor a oveja", que será colocada en la parroquia del pueblo.

Al terminar el ritual de beatificación, Nicolás Flores, el niño del "milagro", acercó al altar las reliquias del beato junto con sus padres, un sacerdote del lugar y una religiosa, y el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, agradeció al Papa por este momento "histórico" para la Iglesia argentina.

Previamente, el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, solicitó al enviado papal la inscripción del Cura Brochero en el libro de los beatos, mientras Silvia Correarle, postuladora de la causa, hizo una semblanza de su vida y el sacerdote jesuita Julio Merediz reseñó su "espiritualidad sacerdotal".

En la homilía, el cardenal Amato dio una dimensión superior a la figura de Brochero al compararlo con el Santo Cura de Ars, quien es patrono de los párrocos del mundo.

"Su beatificación es un acontecimiento de suma relevancia tanto social como religiosa. No sólo para Córdoba y Cruz del Eje sino para toda la Iglesia", subrayó. "Su trabajo en pos de la dignificación de la persona humana provenía de su santidad, un rasgos que todos reconocía en él ya en vida", agregó.

Las autoridades municipales estimaron que unas 180.000 personas llegaron hasta Villa Cura Brochero para participar de la ceremonia religiosa, entre unos 60 obispos y 1.200 sacerdotes.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>