El Papa, Turquía, y el aborto: la distorsión informativa

Toda la realidad que no nos es vecina, que no podemos percibir directamente, nos llega en gran medida por los medios de comunicación. Y eso es una ven…

Forum Libertas

Toda la realidad que no nos es vecina, que no podemos percibir directamente, nos llega en gran medida por los medios de comunicación. Y eso es una ventaja pero también un grave problema. La ventaja es obvia, nos permite acceder a hechos que de otra manera no conoceríamos. Pero el inconveniente gravísimo ha sido apuntado reiteradamente: un gran número de medios de comunicación distorsionan deliberadamente la realidad.
Tres datos de actualidad lo constatan:
Primero, los preludios del viaje del Papa a Turquía. Es cierto que hay agitación, es exacto que ha habido manifestaciones pero también lo es que afectan a una muy pequeña minoría del país. Presentar a la sociedad turca como convulsionada por la visita del Papa como inducen a creer la mayoría de informaciones, es falso.
 
Constatemos un hecho: se ha promovido una gran manifestación por un partido islamista minoritario que anunciaba que sacaría a la calle a un millón de personas. Ha congregado, como mucho, a veinte mil. Una cifra pequeña para las pretensiones previas y para la dimensión de una ciudad como Estambul. En realidad, ha sido una de las manifestaciones que ha tenido menos éxito.
 
Esto no significa que la visita del Benedicto XVI no sea complicada y de alto riesgo, representa solamente ajustar la percepción de lo que se transmite a la realidad.
Si el primer dato consistía en una transmisión inadecuada de la realidad, el segundo es mucho más escueto. Se trata lisa y llanamente de suprimirla. La mayoría de los medios de comunicación han censurado una información sobre Chile que posee un doble relieve, político y cultural, y del que venimos dando cuenta en ForumLibertas.
 
Se trata del acuerdo interparlamentario que ha otorgado la mayoría suficiente a los diputados chilenos para prohibir el aborto. Chile es un país desarrollado, con una economía pujante, gobernado por una presidenta socialista que dice inspirarse en Zapatero, apoyada por una coalición donde el Partido Socialista y la Democracia Cristiana constituyen los dos pilares básicos, la llamada “Concertación”.
 
El actual acuerdo sobre el aborto constituye una de las escasísimas ocasiones en que la Democracia cristiana ha roto con la mayoría gubernamental y se ha alineado con los restantes partidos de la oposición. Esto también constituye un hecho extraordinario que demuestra que los temas ligados a las concepciones sobre el ser humano, a la vida, y a la visión moral tienen peso político en muchas partes, aunque en España sean una excepción.
Y precisamente, en España estas semanas también estamos viviendo otro caso de censura global con el enorme fraude del aborto. Un delito que ha permitido forjar fortunas personales, grupos empresariales, sin que ninguna institución responsable, incluidos los Colegios de Médicos, dijeran esta boca es mía.
 
Por esto tiene tanto valor el reportaje de Época que de esta manera rompe con un bloqueo informativo que llega al extremo de que España sea uno de los pocos países de Europa donde ninguna televisión, absolutamente ninguna, se ha interesado por comprar el reportaje de la televisión pública danesa que mostraba un caso concreto de presunto fraude de ley.

Hazte socio

También te puede gustar