“El paro no bajará y probablemente seguirá subiendo al menos tres años”

El debate en torno al aspecto de la crisis económica que más preocupa a los ciudadanos, o sea el constante aumento del número de …

El debate en torno al aspecto de la crisis económica que más preocupa a los ciudadanos, o sea el constante aumento del número de personas en paro, sigue generando opiniones contrarias a las tesis del Gobierno. Este fin de semana, otros tres expertos han manifestado su preocupación por la gravedad de la situación económica en España.

El paro no bajará y probablemente seguirá subiendo durante al menos tres años”, asegura uno de ellos, Stephen Roach, presidente de Morgan Stanley Asia.

Por su parte, José Manuel Garayoa, articulista y experto en Economía, afirma que “el Gobierno ha fracasado en su primer intento de subir el IRPF y ahora quiere preparar una nueva fiscalidad” para intentar frenar un déficit público sin freno.

Al mismo tiempo, el economista y abogado Joaquim Muns habla de los tres factores que explican “la brutalidad del impacto de las fases de descenso de la coyuntura sobre el empleo”.

“Va a ser muy duro”

En una entrevista a Stephen Roach publicada por el diario La Vanguardia este domingo, 28 de junio, el presidente de Morgan Stanley Asia considera que las autoridades de países con economías ‘postburbuja’, como Japón, Irlanda, Estados Unidos o España “deberían haber adoptado medidas para prevenir burbujas”.

En el caso concreto de España, Roach cree que las secuelas de su economía postburbuja todavía harán mucho daño. “Creo que va a ser muy duro. El paro ha subido mucho y en un entorno económico mundial débil –mi previsión es un 2% para los próximos tres años- las expectativas para España no pueden ser buenas”.

“Si tienes un 2% de crecimiento mundial, el crecimiento europeo va a ser 1%. Y en España probablemente va a ser por debajo, debido al factor postburbuja. Lo cual quiere decir que el paro no bajará y probablemente seguirá subiendo durante al menos tres años”, prevé este experto.

Esto tiene consecuencias enormes para la economía y la sociedad españolas. Es la dura herencia de la burbuja”, sentencia Roach.

Déficit público: fracaso del Gobierno

Desde otro artículo publicado el mismo día en el mismo diario y titulado Un debate envenenado, José Manuel Garayoa analiza otra de las cuestiones que parece habérsele escapado de las manos a este Gobierno, el déficit público.

Garayoa recuerda que “tras meses diciendo que en la segunda parte del año la economía española daría las primeras señales de recuperación, el Gobierno ha cambiado de discurso y ha reconocido que hay problemas serios, como el déficit público”.

El articulista explica que “para atajarlo (el déficit), han empezado los primeros aumentos de impuestos y las escaramuzas”. “El Gobierno ha fracasado en su primer intento de subir el IRPF y ahora quiere preparar una nueva fiscalidad”, añade.

“Los españoles han podido observar el episodio casi bufo protagonizado por un Gobierno dispuesto a subir el IRPF a los ricos para lograr los votos de Esquerra Republicana y al cabo de unas horas archivarlo por falta de apoyo político”, dice.

En cualquier caso, el Gobierno parece haberse dado cuenta de que el incremento del déficit público le puede acarrear más problemas de los previstos.

“A causa de la crisis económica se ha pasado de un superávit fiscal del 2,4% en 2007 a un déficit del 10% en 2009 y, probablemente, ‘de más del 10,5%’ el 2010, según José Barea, catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid”, explica Garayoa en su artículo.

De este déficit, “el 50% se debe al empeoramiento de la coyuntura y el otro 50% a los planes aprobados por el Gobierno para afrontar la crisis. Según José Barea, ‘el Gobierno se ha gastado 60.000 millones de euros, un 6% del PIB, en los planes desde mediados del 2008’”,

“En cualquier caso –insiste Garayoa- el impacto del conjunto de los planes gubernamentales no ha logrado revertir la profunda caída de la actividad”. “Según la OCDE, la economía española tendrá un crecimiento negativo del 4,2% en 2009”, advierte el experto.

Tres factores que explican la ‘brutal’ caída

Por otra parte, Joaquim Muns, premio de Economía Rey Juan Carlos I y catedrático de OEI en la UB, explica en otro artículo de La Vanguardia, Una economía con síndrome maniaco depresivo, que el comportamiento de la economía en España se ha caracterizado desde hace medio siglo por “unos fuertes movimientos expansivos de la actividad y el empleo en los periodos favorables y otros de bajada estrepitosa en las fases descendentes del ciclo”.

De hecho, “hace un par de años éramos el país con mayor aportación al crecimiento del empleo en la zona euro y la economía se expandía por encima de la media de nuestros socios”, hasta el punto de que el Gobierno “alardeaba, frívolamente, de que incluso Alemania estaba a nuestro alcance en pocos años”, recuerda Muns.

Sin embargo, “en un abrir y cerrar de ojos, España se ha convertido, de largo, en el mayor creador de paro de la Unión Europea, con una tasa de parados que dobla la media de la UE”, añade. Este irregular comportamiento “pone de manifiesto la existencia de serias fragilidades estructurales de la economía española”.

Y es que las actividades que han empujado más a la economía española han sido la construcción, el turismo y la automoción. Pero, con la misma facilidad con que captan mano de obra en los ciclos expansivos de forma rápida, “en la fase descendente del ciclo los trabajadores son expulsados del sistema”, aclara.

Dice el economista y abogado que “lo que realmente sorprende es la brutalidad del impacto de las fases de descenso de la coyuntura sobre el empleo”; y cita tres factores que, combinados, explican lo que los analistas consideran “un fenómeno que es prácticamente único”.

“Por una parte, el que ya he mencionado de la vocación del país por actividades intensivas de mano de obra, que normalmente corresponden a una fase de desarrollo que España teóricamente ya ha superado”, dice el economista sobre el primer factor.

En segundo lugar y como factor determinante, el autor se refiere a “la baja productividad de la economía española y la incapacidad endémica de incrementarla significativamente”. Una productividad alta, además, “permite amortiguar los movimientos bruscos del empleo”, algo imposible en el caso español.

Por último, llegamos a lo que Muns considera el “elemento clave, que es el funcionamiento del mercado de trabajo. Hay práctica unanimidad en considerar que el mercado laboral español tiene una estructura y funcionamiento incompatibles con el desarrollo de una economía moderna”.

Según valora el economista, “las reformas estructurales –y no sólo la laboral- siguen siendo la asignatura pendiente de la economía española”.

“No hace falta inventar nuevos modelos ni sistemas. Lo verdaderamente necesario y urgente es introducir las necesarias reformas en la economía española para, entre otros muchos objetivos deseables, eliminar su pernicioso síndrome maniaco depresivo”, concluye Muns.

Noticias relacionadas:

Zapatero se equivoca: lo peor de la crisis seguirá castigando a los ciudadanos

España se ha quedado sin dinero para estímulos fiscales

El Banco de España estaba en lo cierto: El sistema de pensiones “rozará el déficit” en 2010

Hasta 2015 ó 2017 España no recuperará las tasas de paro que tenía hace dos años

España, a la cola del crecimiento de la productividad en Europa

Zapatero: “la economía puede estar tocando fondo”; Funcas: el PIB caerá hasta un 3,8% en 2009

Varios expertos cuestionan el nuevo modelo de crecimiento económico de Zapatero

Estamos ante la mayor recesión de los últimos 65 años

Con los que ‘desaparecen’ de las cifras oficiales, nos acercamos a los cinco millones de parados

La caída del PIB y la morosidad de la banca son más graves de lo que dice el Gobierno

Zapatero: el paro entrará en fase de “desaceleración” en abril; pero, ¿cuándo se generará empleo?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>