El partido racista y laico de Lieberman podría gobernar en coalición con Netanyahu

Racista antiárabe y laico en estado puro, ha prometido en campaña regular el matrimonio civil en Israel, inexistente en ese país….

Racista antiárabe y laico en estado puro, ha prometido en campaña regular el matrimonio civil en Israel, inexistente en ese país. Se trata de Avigdor Lieberman, y su partido ultraderechista Israel Beiteinu podría formar parte del próximo gobierno. Su ascenso le ha llevado a ser la tercera fuerza política tras los resultados de los comicios celebrados en Israel este martes, 10 de febrero.

Con el 99% de los votos escrutados, el ganador de las elecciones parlamentarias ha sido el Partido Kadima, de la actual ministra de Asuntos Exteriores israelí, Tzipi Livni, al obtener 29 escaños, uno más de los que consiguió el opositor Likud de Benjamín Netanyahu.

Más de cinco millones de israelíes fueron convocados a las urnas este martes, y la participación fue superior al 60%.

Pese a haber ganado las elecciones, Livni no tiene asegurados los 61 diputados necesarios para formar gobierno. Así, su primera propuesta al rival conservador Netanyahu ha sido la de sumarse a un gobierno de unidad, que estaría liderado por el Kadima. El líder del Likud, de momento, ya ha dicho ‘no’ a la oferta.

“Hoy la gente ha elegido al Kadima y formaremos el próximo Gobierno”, aseguró Livni, quien se refirió a su propuesta a Netanyahu, aunque éste “lo rechazó y dijo que había que esperar a que la gente decidiese”. Además, pidió a la derecha que “respete los deseos de los votantes”.

Queda en el aire, pues, si la formación de Netanyahu acabará uniéndose al Kadima o bien forma coalición con el bloque de derechas del país, que es claramente mayoritario.

‘Nuestro Hogar es Israel’, ¿en el Gobierno?

Precisamente, una de las posibilidades a las que apuntan diversos medios es la de una coalición entre el Likud y el Yisrael Beiteinu (YB, Nuestro Hogar es Israel), que ha obtenido 15 escaños. De esta manera, el partido que lidera Lieberman podría gobernar junto al de Netanyahu.

Por su parte, el Partido Laborista de Ehud Barak habría conseguido 13 del total de 120 de la Knesset (Parlamento). Ni Barak ni Lieberman se decantaron con la difusión de los primeros resultados por ninguna de las dos formaciones mayoritarias, lo que genera todavía más dudas de cara a acordar una coalición de Gobierno.

Cabe recordar que el partido laico y antiárabe de Lieberman convirtió en uno de los pilares de su campaña la promesa de que regulará el matrimonio civil, que hoy por hoy no existe en Israel, y que promoverá la regulación de las conversiones al judaísmo para hacer más llevadero el proceso.

Alrededor de 300.000 personas, la mayoría de origen ruso, aguardan impacientes su aceptación en la comunidad judía, algo a lo que se opone taxativamente los rabinos ortodoxos, que exigen estudios religiosos durante prolongas años.

En ese sentido, el gran rabino Ovadia Yosef, líder espiritual del partido ultraortodoxo sefardí Shas, y aliado clave en los últimos gobiernos israelíes, arremetió de forma visceral recientemente contra Lieberman.

Hay quien no tiene Torá, quien promueve el matrimonio civil, vende cerdo en las tiendas y fomenta el alistamiento en el Ejército de estudiantes de las yeshivas (escuelas religiosas). Quienes respalden a Lieberman refuerzan a Satanás y cometen un pecado intolerable”, advirtió Yosef.

Simon Peres tiene la última palabra

En cualquier caso, para culminar la tarea de formación del Ejecutivo, proceso que durará unas seis semanas, el candidato ganador tiene que recibir el visto bueno del actual presidente Israel, Simon Peres, de ahí que la semana que viene el mandatario comience las negociaciones con el resto de líderes parlamentarios.

En el asunto de Oriente Próximo, las diferencias entre Livni y Netanyahu son evidentes. Mientras la candidata del Kadima, que ejerce como jefa de las negociaciones con los palestinos, apoya la creación de un Estado palestino, Netanyahu apuesta por cambiar el enfoque de las conversaciones de paz y abandonar las cuestiones territoriales que han impedido un acuerdo para concentrarse en mejorar su economía.

Noticias relacionadas:

Ariel Sharon, un año ‘vegetativo’

Victoria histórica, pero no holgada, del Kadima de Sharon en Israel

Shimon Peres deja el Partido Laborista para apoyar el nuevo proyecto centrista de Ariel Sharon

Sharon suspende las negociaciones con los laboristas para formar un gobierno de coalición

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>