El pensamiento lateral (I)

Reconozco que este dicho o refrán popular me escandalizaba algo por subjetivo. Pues ¿qué pasaría de aplicarse a la Verdad …

Forum Libertas

Reconozco que este dicho o refrán popular me escandalizaba algo por subjetivo. Pues ¿qué pasaría de aplicarse a la Verdad objetiva –la del Evangelio- que empezaba a interiorizar en mi etapa adolescente? ¿Y de aplicarse a los dogmas y verdades universales?

Recogí hace un breve tiempo un artículo sobre el lateral thinking, término acuñado por Edward de Bono en su libro publicado en 1967 New Think: The Use of Lateral Thinking (buscador Google, Edward de Bono y la Wikipedia nos presenta el resto). Con libros al alcance de este autor en lengua española, de pensamiento lateral y concepto fundamental para avanzar en lo económico: la creatividad como impulso en toda empresa.

Un amigo me manifestó hace unos meses que éste es el autor de un simple y difícil ejercicio de resolución que ahora les presento y que fui incapaz de solucionar hace unos años. Lo leí -como tal vez ustedes- en un periódico de calle de distribución gratuita y limosna de ayuda al pobre- eso decían- vendido por indigentes (verificado por mí) denominado La Farola. ¿Para beneficio de quién? No hay una solución única al problema que les expongo, pues en la vida práctica cotidiana no hay resoluciones únicas a los problemas o problemillas corrientes. Eso lo he sabido recientemente. La Farola no obstante me presentaba una solución.

Yo les planteo este asunto dibujando cinco puntos así tal como lo leí en este periódico. Recuerdo aún mi carta de felicitación a su redacción. Carta sin respuesta como suele pasar con todos aquellos que instrumentalizan cosas grandes al servicio de sus causas sin mencionar a sus autores intelectuales. En concreto con ésta -por su vergonzante silencio conmigo- pasé de mi enhorabuena a mi más sincera desconfianza. No señalaban de donde habían sacado la idea. Mucha gente actúa así. Se apodera sin más de lo que otros han expuesto con brillantez, preparación y creatividad. Yo les expongo a ustedes clicando en el buscador Google para todos los públicos a partir de la conversación previa con un amigo tertuliando con él:

Y díganme: ¿qué ven en este dibujo?. Yo cinco crucecitas ordenadas simétricamente. De este modo.

X X

X

X X

¿Y cuál es el problema a solucionar?: Pues unir los cinco puntos en cuatro trazos rectilíneos unidos. ¿Es posible eso? Es. Pero para que lo sea es imprescindible abandonar la personal, absurda, irracional e intransferible cuadratura del círculo rehusando toda cuadratura ajena del prójimo.

Es también un modo práctico para entender el alcance diabólico del error doctrinal del voluntarismo y un resquicio en la propia libertad interior para entender que todos hemos sido creados por Dios a su imagen y semejanza.

Si se bloquean en las creo veinte y tantas posibilidades de solución existentes según el libero arbitrio de cada uno, por favor sean humildes y no se avergüencen en pedir ayuda. En pedirla a quién pueda y quiera dársela. Es decir a quien sepa. Pienso que toda catequesis para niños y adolescentes debería empezar por ahí a fin que el niño empiece a razonar sin manipulaciones familiares, escolares y de integración social. Y si no encuentran la solución no se preocupen. Se lo refiero razonando metafísicamente en mi próximo artículo. ¡Vale la pena intentarlo! ¡Vale la pena reconocer la propia impotencia en solucionar el tema antes claro está de leerlo en un libro!

Hazte socio

También te puede gustar