‘El peregrino de la voluntad de Dios’, por Manuel Ruiz Jurado

San Ignacio es una de las figuras más importantes en la historia de la Iglesia y de la espiritualidad. Dios le otorgó unos dones excepcionales y él co…

San Ignacio es una de las figuras más importantes en la historia de la Iglesia y de la espiritualidad. Dios le otorgó unos dones excepcionales y él correspondió con generosidad a su llamada. El mismo título de este excepcional libro nos resume la actitud fundamental del santo de Loyola: buscó en todo cumplir la voluntad de Dios.

Manuel Ruiz Jurado, que ha dedicado mucho tiempo y trabajos a estudiar la figura del fundador de los jesuitas, ha conseguido en este libro una síntesis de la vida del santo. Con acierto el autor ha seguido el enfoque de la biografía espiritual. De hecho la dimensión histórica de los santos no es más que el reflejo de lo que Dios hace en sus almas y de cómo ellos corresponden a los dones recibidos.
En este libro, que se ciñe a los episodios más importantes de la vida de Ignacio, se subraya el carisma de los Ejercicios Espirituales, decisivo en el origen y constitución de la Compañía y, también, en la gran capacidad para discernir que recibió san Ignacio. El autor, que nos relata sólo los hechos fundamentales para que no se pierda lo sustancial de la acción de Dios en él, nos descubre también la vertiente mística del santo. No sólo las grandes revelaciones que tuvo en el Cardener o en Storta, sino también otros dones que de forma habitual recibía el santo fundador, como el de lágrimas.
Es difícil leer esta biografía y no quedar enamorado de Ignacio de Loyola. De hecho este libro consigue el principal fin del género hagiográfico que es no quedarse en la figura del biografiado sino mover al lector hacia Dios. Ciertamente, conforme se avanza en su lectura uno siente encenderse en su corazón los deseos de servir con mayor radicalidad a Dios.
Con acierto el autor vincula los ideales caballerescos del XVI con ese deseo de Ignacio de consagrarse totalmente al servicio de Dios e, incluso, de peregrinar a Montserrat para velar ante la imagen de la Virgen. También nos dibuja su ideal de pobreza radical y sus afanes apostólicos que lo llevaron a abandonar Alcalá y Salamanca, para instalarse en París, cuando las incomprensiones de algunos no le permitían cumplir con su misión de comunicar la experiencia espiritual que había tenido.
Ruiz Jurado es un autor conocido en los estudios ignacianos. Pero aquí debemos agradecerle el esfuerzo por acercar con rigor y de forma harto atractiva la figura de un gran santo. Es uno de esos libros en los que consigues paladear, aunque sea mínimamente, la acción de la gracia. Y ese es el resultado fundamental de su lectura siempre provechosa. Ojalá muchas biografías de santos se escribieran como esta.
 
 
EL PEREGRINO DE LA VOLUNTAD DE DIOS
Manuel Ruiz Jurado
BAC
Madrid 2006
236 páginas

 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>