El plan de Artur Mas, destruyendo la democracia

La situación del presidente Mas y de su partido es esta: 62 diputados en las elecciones 2010; sólo 50 en 2012. Ahora las encuestas le se…

La situación del presidente Mas y de su partido es esta: 62 diputados en las elecciones 2010; sólo 50 en 2012. Ahora las encuestas le señalan 34 diputados como máximo. En poco más de cuatro años habría perdido la mitad de escaños. En Occidente ningún político con este balance electoral continuaría. Además, sobre CDC pesan dos grandes hipotecas judiciales, el Caso Palau, por lo que tiene su sede embargada, y el caso Jordi Pujol. Entonces, ¿a quien le puede extrañar "la candidatura presidencial unitaria de país" que margina a los partidos, los instrumentos que dan sentido a la democracia representativa? Es la única forma de salvarse él y su equipo, enterrando discretamente la losa de CDC.

Su discurso, despojado de toda retórica, el resumía uno de los ‘Ninots’ (muñecos) del genial dibujante Batllori en La Vanguardia. "Se trata de ponerse a mi disposición … Porque yo haga lo que quiera". El planteamiento de Mas nos dice que los partidos son tan malos y cainitas que para alcanzar un hito histórico hay que hacerlos desaparecer de las elecciones. Precisamente, el acto que periódicamente los valida. Mas propugna la suspensión del procedimiento democrático. Él es como un espejo roto y cada trozo es un partido. Nadie pretende arrogarse el todo, y la buena política radica en hacer la mejor reconstitución posible, que nunca será total. Es bueno que así sea porque es el espacio para la libertad. Ahora viene Artur Mas y dice: "el Espejo soy yo. Solamente yo decido como debe ser". Es la erosión de la idea de democracia representativa.

Si aceptamos esta vía asumimos también que quien "decrete" una situación excepcional (de crisis social, por ejemplo) podrá impulsar su movimiento electoral totalizador. Una política de "totalidades contra totalidades", de "frentes". ¿Dónde nos lleva esto? Ciertamente que la incapacidad del PP para hacer política favorece el crecimiento del discurso que busca soluciones fuera del cauce de debate y colaboración entre los partidos, en razón de su interés por el bien común, pero la estupidez suicida de los otros nunca puede justificar una respuesta que empeore la situación.

El proyecto crea una dinámica y un precedente favorable a los intereses de Podemos, porque es la mejor demostración de la inutilidad del régimen de partidos. También porque Cataluña permanecerá dos años más (seguidos de un tiempo indeterminado, y añadidos a la inacción precedente del Gobierno) sin afrontar las necesidades urgentes de las personas, hogares y empresas. La angustia de la empresa que no cobra, la falta del plato en la mesa, el trabajo perdido o en riesgo, la incertidumbre del hogar, no encuentran respuesta, más allá del anuncio de un Cielo lejano incapaz de ningún gesto en la Tierra. Mas, siguiendo el mal ejemplo histórico de una cierta derecha catalanista, ceba así la bomba del conflicto social y deja su defensa en manos de los "Podemos". Es un caudillo, pero en formato Kerenski.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>